NUEVO PRESIDENTE DEL CONSEJO EUROPEO

Los 'indepes' confían en su 'aliado' Charles Michel para internacionalizar el 'procés'

Michel es presentado como el "valedor de la causa catalana" y se ha convertido, de repente, en el principal político europeo

Foto: Charles Michel. (EFE)
Charles Michel. (EFE)

Quien no se consuela es porque no quiere. El nombramiento de la alemana Ursula von der Leyen como presidenta de la Comisión Europea y del español Josep Borrell como jefe de la diplomacia europea han sido los más duros golpes que los independentistas han recibido en los últimos días. Pero ante la adversidad, siempre queda tiempo para obviar lo obvio y mirar hacia otro lado. Así, el independentismo vive con ilusión el nombramiento del belga Charles Michel como nuevo presidente del Consejo Europeo, en sustitución del polaco Donald Tusk.

Michel es presentado como el “valedor de la causa catalana” y se ha convertido, de repente, en el principal político europeo. Visto desde la perspectiva soberanista, lógicamente. Los secesionistas confían en él para terminar de internacionalizar el conflicto. En las redes sociales, se hacen eco de que siempre ha considerado que el tema catalán es “un asunto europeo” y fue de los pocos políticos europeos que criticaron las cargas policiales del 1 de octubre y el posicionamiento del Gobierno español.

Las redes independentistas llevan tiempo siguiendo a Charles Michel, que nunca suscitó rechazo en el universo secesionista. En realidad, tras el 1 de octubre, en su cuenta de Twitter escribió: “La violencia nunca puede ser la respuesta. Condenamos todas las formas de violencia y reafirmamos nuestro llamamiento al diálogo político”. Un mes más tarde, su secretario de Estado, Theo Francken, nacionalista del partido de extrema derecha N-VA, decía que podía dar asilo político a Carles Puigdemont. El N-VA, que ofreció incluso al ‘expresident’ presentarse en sus listas, es el protector del político catalán fugado y, paradójicamente, comparte grupo parlamentario en Europa con Vox.

Michel también se destapó en una entrevista en los diarios ‘Le Soir’ y ‘De Standaard’ diciendo que la crisis catalana “pone a prueba a Europa” y que “solo si constatáramos un fracaso definitivo del diálogo habría que preguntarse la cuestión de una mediación internacional o europea”. Hay una verdad incontrovertible: Michel acaba de perder las elecciones en su país (quedó séptimo en las elecciones federales de mayo, perdiendo seis escaños) y ya ha encontrado acomodo en las instituciones europeas.

Michel también se destapó en una entrevista en los diarios ‘Le Soir’ y ‘De Standaard’ diciendo que la crisis catalana “pone a prueba a Europa”

Esta semana, el presidente español, Pedro Sánchez, dijo que Michel es “un amigo de España”. Pero los independentistas creen que es más un “amigo de Cataluña”. Y confían en que no será neutral. En realidad, las esperanzas del soberanismo están puestas en Michel. Aleix Sarri, exjefe de gabinete del eurodiputado Ramon Tremosa y actual asesor de Quim Torra en política internacional, también solo tiene ojos para Michel. “La mejor noticia del día es que Charles Michel, actual primer ministro de Bélgica, es nombrado futuro presidente del Consejo Europeo. Denuncia la violencia de la policía española el 1-O. Siempre planteó la cuestión catalana como un tema europeo. Llamó al diálogo el 27-O”. Y Josep Lluís Alay, director de la Oficina del ‘expresident’ Carles Puigdemont, se conformó con un: “Buena elección como presidente del Consejo de la US. Nos ha respetado siempre el primer ministro belga Charles Michel”.

Y ante las adversidades, pecho: Joan Maria Piqué, responsable de comunicación internacional de la Generalitat, es optimista. Tras el varapalo del Tribunal Constitucional al recurso del 155, tras la negativa del Tribunal de Justicia de la UE contra el recurso de Puigdemont y tras el mutis por el foro y la tocata y fuga de Estrasburgo, donde Puigdemont no apareció, Piqué saca su artillería: “Reúne a 10.000 personas en la manifestación más grande de la historia de Estrasburgo [una cifra nueva, por supuesto]; el TJUE admite a trámite su recurso (admite poquísimos) [y silencia que ya ha sido resuelto en contra de los intereses de Puigdemont]; el TC sentencia de muerte la tercera vía: o centralismo o independencia, y se saca de encima a Borrell y lo aparca en la UE”. Claro que muchos ya querrían ser ‘aparcados’ en un cargo de tanto poder y tanta visibilidad como el de Borrell. Lo dicho: quien no se consuela es porque no quiere.

Objetivo: Borrell

El independentismo, en cambio, tiene también otro objetivo en Europa: Josep Borrell, nuevo jefe de relaciones exteriores y de seguridad, una de las ‘bestias negras’ del soberanismo. La propia portavoz del Govern, Meritxell Budó, no dudó en acusar a Borrell de “encender fuegos y generar conflictos diplomáticos por donde pasa”.

Especialmente duro fue también Ernest Maragall, que no dudó este miércoles en criticar el nombramiento de Borrell porque es “el exponente más duro de las políticas reaccionarias, de fronteras cerradas y vulneración de los derechos civiles y políticos”. Y eso lo dice alguien que compartió con él silla política durante décadas. El abogado internacional del 'procés', el bien engrasado Ben Emerson (que pidió a sus compañeros de despacho el famoso informe de la ONU, enarbolado por la Generalitat, confeccionado ‘a la carta’ y sin pisar España) echó una mano a sus empleadores. Fue de los primeros en apuntarse a la campaña contra Borrell señalando que su nombramiento es inapropiado y que hace “un daño significativo a la UE”, recordando que “fue multado el año pasado por uso de información privilegiada” por el caso Abengoa.

Pero también dice el abogado en otro mensaje que Borrell “apoya la política de encarcelamientos de políticos catalanes, que fue condenada por la ONU el mes pasado. ¿Qué está pasando? #Stop Borrell”. Dos matices: el informe tiene fecha de hace meses (fue hecho público en mayo para esconder las repercusiones de una sentencia del Tribunal Europeo de Derecho Humanos que culpaba a los independentistas de no respetar los derechos civiles y políticos); por otro lado, el informe aludido es el que hicieron sus compañeros de despacho, firmado por un relator de la ONU acusado en su país de cobrar porcentajes de las indemnizaciones que pide en sus informes.

La campaña de insultos, informaciones y contrainformaciones contra Borrell es de alto voltaje. La Asamblea Nacional Catalana (ANC) ya distribuyó este miércoles un vídeo propagandístico de casi dos minutos de duración contra el ministro con retazos de discursos para subrayar un supuesto carácter antidialogante. “Nos gustaría despedirnos del señor Borrell, por lo que hemos recopilado un poco de su ‘registro”, dice el texto que acompaña al vídeo. Josep Lluís Alay, director de la Oficina de Puigdemont y defensor de Michel, machaca a Borrell. Ante las alabanzas a este y su experiencia para hacer oír la voz de Europa, solo acertó a decir que “no saben ni mentir”.

Incluso la polifacética Karmele Marchante, alineada con el independentismo, se ha pronunciado: “El señor más espeso y aburrido de la UE. Fascista a tope con el independentismo. Lo conocí en París, cuando C. Narbona tenía una supercasa, un supersueldo y un supernada que hacer. Él era su superdesocupada pareja”. Claro que no hace mucho tiempo este Borrell fue quien dejó en evidencia al mismísimo vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, en un debate mano a mano y el que sacó los colores al soberanismo con su libro ‘Las cuentas y los cuentos de la independencia’.

Un abogado que se gana el sueldo

El independentismo ya ha comenzado una cruenta ‘caza’ en las redes sociales contra el español, bajo el lema ‘Stop Borrell’. El propio Emerson, que tacha al nuevo jefe de la diplomacia europea de ‘Donald Trump de Europa’ y dice que “es partidario de las violaciones de derechos humanos”, lanzó un tuit este miércoles diciendo que “si apoyas a la UE, entonces debes apoyar la campaña Stop Borrell”. En algunos círculos incluso se achaca al propio Emerson el alumbramiento de la campaña contra el español. Para algo le pagan los independentistas, claro.

La entidad Sociedad Civil Catalana (SCC) es la primera entidad que salió en su defensa. “Hoy los independentistas tuitean Stop Borrell. Quieren una Europa débil para romper España. Quieren levantar fronteras, separar familias, lo contrario al proyecto europeo. Las fronteras son las cicatrices de la Tierra”, dice SCC. El nuevo presidente de esta entidad, Fernando Sánchez Costa, también salió en su defensa. “El catalán con mayor proyección internacional de la historia. Orgullosos de Josep Borrell. Lamentable campaña, fruto de la rabia y el complejo. La madurez, también en política, pasa por aceptar la realidad de las cosas. Y trabajar desde allí, no desde el autoengaño”.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios