Protestas independentistas frente a la sedeht

La Eurocámara arranca con el fantasma de Puigdemont y el secesionismo a las puertas

Normalidad parlamentaria en la sesión constitutiva del Parlamento Europeo mientras, a sus puertas, independentistas catalanes piden que dejen ocupar su escaño a Puigdemont, Comín y Junqueras

Foto: Tusk suspende el consejo europeo sobre el reparto de cargos hasta mañana
Tusk suspende el consejo europeo sobre el reparto de cargos hasta mañana

¿Dónde está Puigdemont? La pregunta sobrevuela el primer pleno del Parlamento Europeo, pero la respuesta no está por ningún lado. Aunque se ha rumoreado que podría estar en la frontera de Alemania, a apenas unos kilómetros de Estrasburgo, lo cierto es que no deja de ser una hipótesis.

Lo único seguro es que cientos de independentistas se han apostado antes las puertas del edificio del Parlamento Europeo, custodiado por la policía antidisturbios, sin que hasta el momento se hayan producido incidentes. Gritos a favor de Puigdemont y de la república catalana, las viejas canciones de Lluis Llach y poco más. Tranquilidad absoluta. Como decía una de las manifestantes en catalán: "No sirve para nada hacer mil kilómetros para llegar hasta aquí, pero algo habrá que hacer".

Jaume Duch, el portavoz de la Eurocámara, ha dicho que no se han previsto medidas de seguridad especificas por si aparece Puigdemont. Y si las tuviera, ha confesado, tampoco las revelaría.

El parlamento, en todo caso, se acoge a la resolución del tribunal europeo en la que niega la acreditación de Puigdemont como eurodiputado porque no ha jurado la Constitución antes las autoridades españolas. El único independentista catalán que está ya en la cámara de Estrasburgo es Diana Riba, la esposa de Raúl Romeva, en prisión provisional, que esta mañana se ha limitado a hacer un gesto simbólico colocando en un asiento un retrato de Puigdemont. Algún diputado -belga o irlandés- se ha solidarizado con los independentistas.

Lo que sí está claro es que la constitución del Parlamento sigue su curso normal aunque falten los tres diputados independentistas que han renunciado a acatar los procedimientos ordinarios. En el caso de Puigdemont y Comín por estar huidos de la justicia, mientras que en el de Junqueras por encontrarse en prisión. En palabras de Jordi Cañas, eurodiputado de Ciudadanos, ahora encuadrado en el grupo Renew Europe, "hubiera sido una mala señal que alguien que ha perpetrado un golpe de Estado contra la democracia hubiera podido representar a los ciudadanos europeos". Para Cañas, "algunos han querido ser diputados para garantizarse la impunidad polítíca, no la inmunidad".

La elección del nuevo presidente se producirá mañana, pero el nombre saldrá del resultado de las negociaciones de hoy mismo en Bruselas.

La Eurocámara arranca con el fantasma de Puigdemont y el secesionismo a las puertas

El portavoz de Estrasburgo, en todo caso, ha dejado bien claro que se debe respetar el nombre de los candidatos que acudieron a las europeas como cabezas de lista. Es decir, el 'spitzenkandidat' que se pactó en su día con la oposición de Macron, y que ha estado a punto de salgar por los aires (aunque a estas alturas no es seguro que no haga). Al tiempo que se reclama que el nuevo presidente de la Comisión Europea negocie su programa de gobierno con la Eurocámara, que colegisla.

La nueva cámara es la más representativa desde 1994, ya que han participado más del 50 por ciento de los europeos. El 60 por ciento son hombres y el resto mujeres. La diputada más joven una danesa de 21 años inscrita en el grupo de los Verdes

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios