Fundación con 5 empresas de mecenas

Los Mossos preparan un 'think tank' para vender la imagen de Cataluña por el mundo

El 'lobby' se plasmaría en la creación de la Fundación Mossos d’Esquadra, un instrumento más, según fuentes internas de los propios Mossos, de propaganda al servicio del Govern

Foto: Mossos d'Esquadra de patrulla. (EFE)
Mossos d'Esquadra de patrulla. (EFE)

Uno de los objetivos que tiene la nueva cúpula de los Mossos d'Esquadra es poner en marcha un 'think tank' que 'vendería' la imagen de Cataluña y de su Policía no solo entre la población de la comunidad, sino también en el extranjero. El recientemente nombrado jefe de los Mossos, Eduard Sallent, fue quien diseñó ese 'lobby' que se plasmaría en la creación de una Fundación Mossos d’Esquadra, un instrumento más, según algunas fuentes internas de los propios Mossos, de propaganda al servicio del Govern.

Ese instrumento lleva gestándose un tiempo. En realidad, ya fue propuesto hace un par de años a los representantes sindicales de los Mossos por parte de la cúpula del Cuerpo. Un acta a la que ha tenido acceso El Confidencial señala que la Fundación Mossos d’Esquadra es una prioridad inmediata y ese proyecto tiene como pilares básicos cuatro puntos: la protección social, la memoria histórica (poner en valor qué es el Cuerpo, realizar exposiciones…), la solidaridad y la cultura de la seguridad. "Habrá una participación de todos los socios de la Fundación, pero al mismo tiempo será una organización profesionalizada".

La entidad, según el acta referida, tendría cuatro vías diferentes de financiación: por un lado, se nutriría de aportaciones de mecenas que deberían poner entre 60.000 y 80.000 euros cada uno (estos grandes patrones no llegarían a la media docena). La segunda vía era la aportación mensual de los socios. La tercera vía serían aportaciones de la propia Administración. Y la cuarta, las campañas de microfinanciación, en las que participarían entidades privadas de forma puntual. Su sede estaría en la propia consejería.

En otro punto, el acta recoge que "el responsable de poner en marcha este proyecto de Fundación Mossos d’Esquadra (intendente Eduard Sallent) nos informa de que, tras más de un año de trabajo, ya es hora de llevarlo adelante". Los representantes de los trabajadores pidieron, entonces, que todo lo que se aportó verbalmente en la reunión se plasmase en un informe por escrito para estudiarlo con detenimiento.

Con su proyecto esperaba "aglutinar todas las energías dispersas en el ámbito de la investigación"

Sallent era entonces el responsable de la Comisaría General de Relaciones Institucionales, Prevención y Mediación de los Mossos. Y con su proyecto esperaba "aglutinar todas las energías dispersas en el ámbito de la investigación" y "generar espacios de reflexión en torno a la seguridad". Curiosamente, este año se cumplen tres siglos desde la creación de los Mossos, efeméride que puede ser la excusa para materializar el proyecto.

Cada una de las vías de financiación se destinaría a proyectos diferentes. Las aportaciones de los grandes mecenas, por ejemplo, servirán para la promoción de la cultura de la seguridad; las cuotas servirán para dar servicio a los agentes del Cuerpo; la aportación de la Administración, a sufragar los gastos de la sede; y las campañas de 'crowfunding', a proyectos solidarios concretos. La importancia de la actividad internacional El proyecto de la Fundación se resume en un documento de más de 70 páginas, al que este diario ha tenido acceso, que detalla que quiere ser "una entidad eficaz y eficiente en la gestión de nuestros proyectos y ofrecer el máximo de información a la ciudadanía, teniendo en cuenta los elementos colaterales que aseguren la sostenibilidad de nuestros proyectos".

Respecto al ámbito geográfico, señala que su actividad "se circunscribe en el ámbito territorial de actuación del Cuerpo", es decir, en Cataluña, aunque "a nivel nacional e internacional también se podrá colaborar en acciones solidarias en respuesta a situaciones de emergencia". Fuentes internas de los Mossos subrayan a este diario que los mandos policiales explicaron que la actuación a nivel internacional "tendría una grandísima importancia".

Los mecenas serían "cuatro o cinco empresas" que aportarían anualmente "alrededor de 80.000 euros"

En este nuevo documento se detalla que los mecenas serían "cuatro o cinco empresas" que aportarían anualmente "alrededor de 80.000 euros". Pero no sería puntual, sino que se ha de salvaguardar su continuidad en el tiempo "para garantizar la viabilidad de la Fundación". La aportación pública serían 30.000 euros para la constitución y la aportación de recursos materiales y humanos. A los agentes se les detraería de la nómina una aportación mensual "como hacen los Cuerpos policiales que disponen de Fundaciones".

El modelo a seguir, según este documento, es un diseño de "un modelo funcional de carácter gerencial participativo que posibilitará llevar una gestión profesionalizada y eficiente y dar protagonismo a las entidades representativas y afines al Cuerpo para la consecución de sus objetivos". Serían miembros permanentes de su Patronato el consejero de Interior, el director general de la Policía y el 'major' de los Mossos. Los miembros no permanentes serían 30 representantes del Consejo de la Policía, el presidente del comité de ética de los Mossos, 3 representantes de la sociedad civil elegidos "entre personas de reconocido prestigio" y los comisarios jefes de comisarías.

Tendrá también un consejo ejecutivo con un presidente, un vicepresidente, varios vocales (de ellos, 3 del Consejo de la Policía) y un director general o gerente. Este será la figura clave de la administración del órgano y tendrá "los recursos humanos y materiales que requiera la labor a realizar". Entre las tareas específicas que puede desarrollar figuran desde el apoyo y acompañamiento de familiares de agentes en el caso de defunción hasta la promoción de programas y actividades de carácter cultural, académico o lúdico.

La priorización de proyectos

Otro de los apartados es el de Mossos Solidarios, que implica apoyar "acciones sociales comunitarias de base territorial que se solidaricen con causas de cariz social". En este ámbito, se prevén, por ejemplo, la "identificación de entidades colaboradoras para analizar la posibilidad de alianzas concretas". Ahí se incluye el "análisis de las opciones de colaboración mediante la evaluación del impacto y del coste asociado, priorizando iniciativas con elevado impacto que estén alineadas con la estrategia y los valores de la propia organización".

Para ello, se han de seguir determinados criterios a la hora de seleccionar asociaciones, entidades u organismos con los que colaborar y es el punto que puede permitir una estrecha colaboración con entidades cívicas que realizan labores puramente políticas y, especialmente, de apoyo a la realización de actos para la implantación de la República. "Se trataría de apoyar e impulsar no los proyectos alineados con los valores y principios del Cuerpo, como dicen los estatutos, sino con los de la cúpula política de la consejería, que es muy diferente. Los recelos vienen dados por el hecho no solo de que se pueden primar determinados colectivos identificados con el soberanismo, sino también por la proyección exterior que se le quiere dar a todo lo que haga la Fundación, que puede servir de justificación del 'procés' en el extranjero", critican fuentes internas.

Los recelos también tienen excusa en las actividades que se quieren promocionar desde la Fundación: su cometido será organizar o participar en "charlas, jornadas, 'workshops'… así como la elaboración y difusión de contenidos que promuevan un foro de discusión sobre modelos, perspectivas y proyectos vinculados al mundo de la seguridad. También la difusión de la mediación como modelo de gestión alternativa de los conflictos experimentado y logrado en el Cuerpo, por medio de charlas, publicaciones, conferencias, exposiciones…". Ahí es donde, según los críticos, "se puede colar el mensaje político y se puede poner la Fundación como 'think tank' al servicio de una causa".

Blindar el espacio propio en el apartado de la divulgación de la memoria histórica del Cuerpo ocurre otro tanto de lo mismo, ya que la divulgación y difusión de sus actividades, entre las que priman investigaciones, becas, conferencias, material didáctico, exposiciones, asesoramiento, recreaciones históricas, publicaciones o premios, es un ámbito propicio a la utilización política del 'lobby'.

El proyecto prevé también la cesión de un local "por parte de la Generalitat de Cataluña que compute a efectos de aportación a la Fundación". Se ha de valorar si es un espacio aportado por la consejería de Interior o por la Dirección General de Patrimonio. Y se desecha, así sea una entidad privada la que preste la sede y que sea otra Administración (local, provincial o estatal) la que ceda el inmueble, ya que de ese modo se veta la entrada en el Patronato a una administración ajena.

El desembolso inicial para gastos de funcionamiento se situaría en unos 200.000 euros anuales. El responsable de la Fundación cobraría por encima de 60.000 euros; dos técnicos con salarios de 45.000 euros cada uno; y dos administrativos con salarios de 30.000 euros. Además, se pueden cubrir puestos con agentes que pasan a segunda actividad o realizando encargos a funcionarios de la Dirección General de la Policía. "También se puede acordar que parte de las aportaciones de empresas sean con la cesión de personal o el pago de su nómina", explica el proyecto.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios