Reunión del Círculo de Economía de Sitges

Torra exige al empresariado catalán que pida el referéndum en Madrid

El 'president' ha criticado que las "interferencias y vulneraciones de derechos políticos" no se han aplacado con la llegada de los socialistas a Moncloa

Foto: Quim Torra, en la XXXV Reunión del Círculo de Economía de Sitges. (EFE)
Quim Torra, en la XXXV Reunión del Círculo de Economía de Sitges. (EFE)

A Cataluña le sienta bien el independentismo. Eso es lo que dice el ‘president’ Quim Torra. En la XXXV reunión del Círculo de Economía que se celebra en Sitges, el mandatario catalán aprovechó la presencia de la elite de los empresarios para lanzar una dura diatriba política contra el Gobierno español y para sacar pecho detallando cómo la economía de Cataluña va disparada mientras que España se hunde.

Torra exige al empresariado catalán que pida el referéndum en Madrid

“Reclamo desde aquí la celebración de un referéndum para decidir el futuro de Cataluña. No exijo nada que no les beneficie a ustedes. El conflicto se ha de solucionar de manera democrática. Hablen ustedes alto y claro, aquí y en Madrid. Les pido su implicación para hacer de Cataluña un país mejor”, ha dicho a la ‘crême de la crême’ de empresariado catalán.

Era una reunión económica y habló algo de economía. Pero el plato fuerte era el político. Y en aprovechar el foro, Torra es un lince. Por ello, no se ha mordido la lengua al afirmar que “el conflicto, la fractura, es una consecuencia de prohibir, de imponer silencios”. De ahí a la justificación del ‘todo vale’ solo hay un paso, porque la culpa ya está en el tejado del adversario.

Para empezar, Torra dejó claro que lo suyo no es nacionalismo. “Hay que distinguir el nacionalismo de los estados y otros nacionalismos como el escocés o el catalán. No tienen nada que ver”. O sea: uno es malo; los otros, buenos.

Hay que distinguir el nacionalismo de los estados y otros nacionalismos como el escocés o el catalán

Ha apoyado su alegato en que el independentismo ha salido reforzado de todas las últimas contiendas electorales y de que más del 80% de la población reclama el derecho a decidir. Son sus números. “Venimos de una estrategia del miedo, de las amenazas. Y en las últimas elecciones europeas, ningún otro gobierno europeo tuvo un 50% del apoyo popular”.

Esta afirmación se basa en que el independentismo afirma que los votos de Puigdemont y Junqueras suman 10.000 sufragios más que los del resto de fuerzas unionistas en las elecciones al Parlamento Europeo. Claro que en el cómputo no contabiliza los cientos de miles de votos de los ‘comunes’.

La tercera vía manda

Juan José Brugera, presidente del Círculo de Economía, que ha dejado claro en la presentación de Torra de qué van las jornadas (llevan por lema ‘Un mundo desordenado: economías en transición, democracias en peligro’), ha explicado que "empieza a notarse" la pérdida de poder económico en Cataluña. Además, ha recordado que “en los próximos cinco años es preciso reforzar el papel de la UE para defender los valores e intereses de las empresas en el contexto internacional”.

También ha subrayado que la UE ha de dar respuesta a inquietudes ciudadanas que no pueden ser abordadas exclusivamente en clave nacional, como la inmigración, el medio ambiente o la seguridad. Y ha advertido de que “España, su política y sociedad, tiene la oportunidad de asumir un papel más relevante en las instituciones europeas”.

Se ha referido, asimismo, a la necesidad de encauzar el conflicto catalán “por la vía del diálogo y la negociación”. Y, con Torra al lado, ha recordado que la última encuesta del CEO de este mismo mes de mayo otorga el protagonismo a la tercera vía, “alejada de la vía del independentismo y muy alejada de quienes aspiran a un retroceso en el autogobierno”.

Hay una constante interferencia y vulneración de los derechos civiles y políticos, que se sigue vigente con el Gobierno socialista

Pero el ‘president’ le ha dado la vuelta a la tortilla. Fiel a su estilo radical, Torra ha comenzado explicando los ataques del Estado español contra Cataluña. No ha tenido empacho en asegurar que España quiso hundir a Cataluña. “Vivimos en un estado de excepción que pone en riesgo la democracia”, ha enfatizado. Y acusó al Gobierno español de la “aplicación ilegal del artículo 155 de la Constitución, sin olvidar a un Govern y a un Parlament disueltos y perseguidos”.

También ha argumentado que “con mucho esfuerzo", tuvieron que revertir la "situación que dejó el 155”. Y ha señalado que la “acometida del Estado” está certificada por un informe del Colegio de Economistas hecho público este miércoles que "denuncia las presiones a empresas" para que trasladasen su sede social fuera de Cataluña.

"Ese fue el verdadero impacto del 1-O. Pero el cambio de sede tuvo muy poco impacto. Fue más nominal que efectivo. Además, tuvieron que afrontar la retirada de depósitos de las entidades del Estado, que volvieron después de trasladar sus sedes. Ahí pusieron en riesgo a dos de las principales instituciones financieras de este país", ha declarado.

El dictamen de la ONU

Torra ha acusado al Estado español de poner muchos obstáculos a Cataluña, de mantener "presos políticos" y, especialmente, “de no aceptar los resultados electorales". "Hay una constante interferencia y vulneración de los derechos civiles y políticos, que se sigue vigente con el Gobierno socialista. Pero la primera regla de todos es respetar la voluntad del pueblo”.

Luego, ha sacado a colación el dictamen de un grupo de trabajo de la ONU critica la detención de los Jordis y de Oriol Junqueras. Por eso, ha anunciado que este viernes reunirá a su Gobierno para pedir a la Fiscalía que cumpla “el mandato de la ONU”. Y ha subrayado al mismo tiempo que ese dictamen se conocía “precisamente el día en que la Fiscalía y la Abogacía del estado pedían más de 175 años de prisión para los acusados por el 1-O”.

Esas alusiones y ataques le supieron poco al respetable público, que en el turno de preguntas, la primera ha sido contundente: la omisión del contundente fallo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) que echa por tierra la estrategia y las triquiñuelas antidemocráticas del independentismo.

“Hubo esta sentencia, como ayer hubo la resolución de la ONU. El Tribunal no recoge el hecho de que el pleno se realizó después, por lo que no tiene sentido esa sentencia”, ha zanjado el ‘president’. Un peligroso quiebro que le resta la imparcialidad que ha de tener el representante de una institución. Porque, en otras palabras, el propio ‘president’ reconoce que se hizo el pleno prohibido por el TEDH aunque fuese antidemocrático.

Ha sido la única alusión a esa sentencia que el independentismo quiere esconder debajo de las alfombras de la Generalitat. Y, a continuación, ha vuelto al tema del dictamen de la ONU y del juicio. “Repito, es un escándalo que se pidan 175 años de cárcel por parte de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado y toda la sociedad catalana ha de reaccionar con una pulcritud democrática. Este juicio no se ha debido hacer nunca”.

Llevamos cinco años ininterrumpidos mejorando, precisamente los cinco años con gobierno independentista

Una parte de su discurso ha versado sobre la vertiente económica. Ha sacado pecho poniendo números encima de la mesa: Cataluña tiene una tasa de paro 3 puntos por debajo de la de España. Y el crecimiento “pasó de el -3 o -4% en el 2012 al 2,6% en el 2018". "También hay un récord en el número de empresas exportadoras de manera regular, que son un 33,3% del total de España. Y hay más creación de empresas y menos disoluciones en Cataluña mientras en España es al revés. Y en dos trimestres consecutivos, más empresas de Madrid vinieron a Cataluña que no al revés”, ha sentenciado.

Por si fuera poco, “el ‘Financial Times’ pone a Cataluña como la región de Europa preferida para realizar inversiones extranjeras” y Barcelona está en el quinto puesto del listado de ciudades con empresas innovadoras del sur de Europa.

En resumidas cuentas, ha afirmado que tienen "mejoras en todas las magnitudes". "Llevamos cinco años ininterrumpidos mejorando, precisamente los cinco años con gobierno independentista”. Claro que lo dice un ‘president’ que no ha aprobado ni una sola ley en un año de mandato.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios