El partido se entera por los medios

Puigdemont copa la lista a las europeas con sus fieles y vuelve a ningunear al PDeCAT

El 'consell nacional' del PDeCAT para discutir la composición de la lista se va a celebrar mañana miércoles, cuando ya todo ha sido decidido y cocinado desde Waterloo, en Bélgica

Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemon. (EFE)
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemon. (EFE)

Los fieles a Carles Puigdemont coparán la lista de JxCAT a las europeas. Como ya avanzó El Confidencial el pasado viernes, Toni Comín, 'exconseller' de Sanitat, será el numero dos de la candidatura para el Parlamento Europeo. El resto de la lista queda dominado por un puñado de incondicionales del 'expresident' en el exilio, y la única voz discordante puede ser la 'exconsellera' de Ensenyament Clara Ponsatí, quien dentro del independentismo siempre ha ido por libre y en la candidatura ocupará el puesto número tres. En el proceso, como cuando Puigdemont se autoproclamó candidato, se ha ninguneado al PDeCAT, tanto, que el 'consell nacional' del partido para discutir la composición de la lista se va a celebrar mañana miércoles, cuando ya todo ha sido decidido y cocinado desde Waterloo, según explican fuentes del partido.

El malestar en el ya muy molesto PDeCAT es muy evidente. De todo se enteran por los medios de comunicación. Y convierten las elecciones generales, las municipales y las europeas en una apuesta personal de Puigdemont, en donde se juega su futuro político lanzando una moneda al aire. Si sale mal, él será el único responsable, apuntan fuentes del partido que preside David Bonvehí.

La listas de las europeas tiene valor simbólico. En la práctica, solo Puigdemont puede salir escogido. Para ello, necesita unos 300.000 votos. Difícil, pero posible. En cambio, que salga Toni Comín resulta mucho más difícil. Comín pagará un alto precio por esta apuesta personal.

A partir de este paso, su ruptura personal y política con ERC es total. Nunca militó con los republicanos tras dejar el PSC, pero desde 2017 estaba haciendo de puente entre Oriol Junqueras y Carles Puigdemont. Ahora, ese puente se rompe y todo por un escaño en Europa que tiene muy pocas posibilidades de obtener. En cambio, para Carles Puigdemont es muy importante, porque es un espejismo de la falta de unidad a la que aspira con ERC.

El resto de los miembros de la lista tienen nulas posibilidades de salir escogidos en un sistema de circunscripción única como son las europeas, pero muestra que Puigdemont solo puede recurrir a un grupo de colaboradores cada vez más estrecho. Su valor solo es simbólico en lo político.

La presidenta de CATGlobal

Resulta muy significativo que la número cuatro, por decisión de Puigdemont, sea la consultora de comunicación para temas europeos Erika Casajoana, que ejerce de presidenta de CATGlobal ASBL, la asociación sin afán de lucro creada por el entorno del 'expresident' en Bélgica. El número cinco es el exvicepresidente del Parlamento vasco Gorka Knörr, miembro del PNV pero alejado del actual aparato del partido, que no quiere saber nada de la vía unilateral por la que apuesta Puigdemont.

Puigdemont ha gestionado las listas de forma poco democrática: lo que ahora se denomina hiperliderazgo y antes se llamaba caudillismo

La 'exconsellera' de Cultura Laura Borràs, de dos para el Congreso; Josep Maria Matamala, candidato al Senado por Girona; el abogado de Puigdemont, Jaume Alonso-Cuevillas, candidato a la Cámara Baja… Son algunos ejemplos, y no los únicos, de la falta de nuevos liderazgos en el independentismo, como apuntan fuentes de ERC y el PDeCAT. No hay buenos candidatos y hay que recurrir al sentimentalismo de los presos. Cuando el soberanismo ha encontrado un candidato idóneo, Ernest Maragall, para el Ayuntamiento de Barcelona, que va primero en las encuestas, no ha tenido que recurrir a encausados que difícilmente podrán ejercer luego el cargo para el que serán escogidos. Fuentes de ERC apuntan que Junqueras nunca hubiera ido al Congreso si Joan Tardà hubiese querido repetir.

Hiperliderazgo

El hiperliderazgo de Puigdemont amenaza con romper el partido del que todavía es militante. La senadora Marta Pascal, que no ve su cargo amenazado en este ciclo electoral, al haber sido designada por la Generalitat, ya apuntó en 'La Vanguardia' este fin de semana que organizar un nuevo partido donde el independentismo moderado de derechas tenga su espacio político “es una opción”.

Cuanto más llama Puigdemont a la unidad, más se fragmenta el espacio independentista. La Crida iba a ser la organización paraguas, el anillo que los uniese a todos, pero por ahora solo es una facción más de las que se encuentran en liza. El PDeCAT no es un caso aislado. Se trata de un fenómeno general, desde Poble Lliure presentándose en Madrid al margen de la CUP hasta las primarias en municipales que ha animado la ANC. El 'procés' está suponiendo una fuerza centrífuga para todos los partidos. Así, Toni Comín ya ha estado en tres en cinco años.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios