El 'expresident' entra en modo campaña

Carles Puigdemont entierra su proyecto de ciudadanía digital y se centra en las europeas

En una reunión en Waterloo, Clara Ponsatí y otros críticos en el seno del Consell le expresaron a Puigdemont que el proyecto tecnológico carecía del peso político que buscaba

Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (EFE)
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (EFE)

El 'expresident' de la Generalitat Carles Puigdemont ha enterrado su proyecto de ciudadanía catalana con la misma facilidad con la que lo lanzó, pese al gasto hecho en la gestión de la base de datos y el desarrollo de una aplicación móvil para implementarlo; y a pesar de que había sido ampliamente publicitado por sus representantes en Cataluña. Las razones: la oposición que ha encontrado en el propio seno del Consell per la República, entre otros por la 'exconsellera' Clara Ponsatí y el miembro de Poble Lliure —parte de la CUP— Guillem Fuster, según apuntan fuentes en Waterloo del entorno del político fugado. De modo que Puigdemont, quien no quiere tensionar más el Consell en el actual período electoral, ha optado por centrarse en ganar las europeas y conseguir salir elegido miembro del Parlamento Europeo.

Así lo reconocía el propio Puigdemont en una entrevista esta semana a la emisora colombiana WRadio. "Yo jamás he propuesto crear un DNI o un censo. Hemos creado el Consell per la República, una entidad de derecho privado y naturalmente la gente que se inscribe debe cumplir unos requisitos que garantiza la privacidad de sus datos. No hay más que eso", ha asegurado Carles Puigdemont a este medio de comunicación.

Tras el nuevo giro, los independentistas registrados solo son socios adheridos al Consell de la República, nada más

"Para nada nuestra intención es gobernar ninguna administración catalana desde fuera sin tener la legitimidad para hacerlo. En el caso de que yo fuese escogido presidente de la Generalitat, sería otra cosa", remata Puigdemont, que cambia de opinión de un día para otro.

Por tanto, tras el nuevo giro, los independentistas registrados solo son socios adheridos al Consell de la República, nada más. No será una ciudadanía digital, que sustituya a la ciudadanía real. Funcionará más bien como ser socio del RACC o del FC Barcelona. Se facilitará información sobre cuestiones y algunas de ellas se podrá someter a consulta desde el móvil. Pero no tendrá carácter de ciudadanía. No sustituirá ni pretenderá sustituir a la democracia real.

Cartel informativo para inscribirse al Consell
Cartel informativo para inscribirse al Consell

Tras ampliar el Consell per la República se sumaron nuevos miembros de ERC y Poble Lliure. En la reunión del pasado 23 de febrero en Waterloo Ponsatí y el resto de críticos en el seno del Consell le expresaron a Puigdemont que el proyecto tecnológico estaba muy bien para articular el Consell, pero que carecía de valor democrático. Y que tenía que centrarse en presentar en seis meses una nueva hoja de ruta para el independentismo. El 'expresident' aceptó y decidió centrarse en sus propios objetivos electorales para reforzar su liderazgo dentro del independentismo.

Aunque Puigdemont ahora dice que él nunca ordenó esto y acusa a la prensa de contar estos bulos, que en la entrevista a la emisora colombiana equipara a informaciones como que está financiado por Rusia o por China, fueron los propios independentistas los que durante meses vendieron la idea de que era posible una república digital en el ciberespacio que sirviera para crear una democracia paralela y más directa que serviría para suplir la, según ellos, deficitaria política catalana.

Meses creando expectativas

De nuevo, se han creado meses de expectativas para nada. Algunos ejemplos. El responsable de operaciones de Republicat, Jaume Cabaní, y artífice del registro ciudadano, se refería al Consell per la República, en un vídeo de un acto en Vilafranca en diciembre del 2018 para ganar nuevos socios como "nosotros, los responsables del censo".

No fue el único. Solo por poner algunos de los muchos ejemplos. Laura Borràs, 'exconsellera' de Cultura y ahora número dos de JxCAT para el Congreso, aseguraba en un tuit hecho desde Bruselas: "La República catalana en el mundo a partir de un censo de ciudadanía digital presentada por el honorable Lluís Puig".

Lluís Puig. (EFE)
Lluís Puig. (EFE)

Borràs lo hizo el 8 de diciembre, en un acto en el que precisamente su predecesor en la 'conselleria', Lluís Puig, explicaba la rama digital del Consell per la República. Ahora, cuatro meses después, ni censo, ni ciudadanía… Pese a que se han llevado a cabo decenas de actos por toda Cataluña impulsados por la ANC para vender estas dos ideas que ahora han decaído fruto de las urgencias electorales y de que Puigdemont precisa conseguir el escaño en el Parlamento Europeo.

Imagen del DNI

El DNI del que ahora Puigdemont se desmarca era la imagen de los anuncios de esos actos que organizaba la ANC. Otro que se apuntó al bombardeo fue el 'conseller' de Políticas Digitales, Jordi Puigneró, quien en agosto del año pasado se fue la Universitat Catalana d’Estiu y adelantó que el Consell per la República tendría como principal función "crear una nació digital en forma de república".

Ahora se ha cambiado de opinión. Y no se ha explicado nada a los cientos de voluntarios que en Cataluña se implicaron en el proyecto. El propio lanzamiento de la app se aplaza hasta después de las europeas. La prioridad es ganar el escaño y, si es posible, obtener más votos que los que logre Junqueras en esos comicios. El Consell per la República se lanzó en noviembre y desde entonces ha captado 65.000 adhesiones, una cifra muy respetable, pero modesta para las pretensiones censales que ahora se han abandonado de un día para otro.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios