profesor acusado de abusos sexuales a menores

El padre de una de las víctimas de abusos en los Maristas pide un pacto con el acusado

La Fiscalía pide para Joaquín Benítez, profesor de educación física en el colegio Maristas Sants-Les Corts, una condena de 22 años de prisión por haber abusado de cuatro alumnos

Foto: Manuel Barbero, padre de una de las victimas de abusos en los Maristas (Efe)
Manuel Barbero, padre de una de las victimas de abusos en los Maristas (Efe)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Manuel Barbero, el padre que en 2016 destapó los abusos sexuales cometidos por el entonces profesor de educación física en el colegio barcelonés Maristas de Sants, Joaquín Benítez, ha pedido un pacto con el acusado para evitar que las víctimas revivan los hechos. La Fiscalía pide 22 años de prisión para el instructor por haber abusado sexualmente de cuatro alumnos menores de edad.

La Audiencia de Barcelona juzga este lunes a Benítez por un caso de abusos sexuales a cuatro alumnos menores de edad del centro. Ante las puertas del juzgado, el padre de una de las víctimas ha manifestado sus deseos de llegar a un acuerdo con Benítez para que las víctimas "no tengan que revivir todo lo que pasó y que la sentencia sería firme, no admitiría recurso", informa Efe.

En el caso de que ambas partes lleguen a un acuerdo, la vista no tendría que celebrarse y ello significaría que, a cambio de una reducción en la condena, Benítez reconoce haber abusado sexualmente de cuatro alumnos cuando éstos eran menores de edad en el colegio Maristas Sants-Les Corts.

La Fiscalía acusa al docente, pederasta confeso, de haber abusado sexualmente de cuatro alumnos y pide para él una pena de 22 años de cárcel y 14 años de inhabilitación, así como una indemnización total de 70.000 euros, cantidad que reclama a Benítez, a su aseguradora y a la Fundación Champagnat -que gestiona el colegio- como responsable civil subsidiaria de los hechos.

No obstante, fuentes cercanas al caso apuntan a que Benítez podría cerrar un pacto con el cual reconocería todos los hechos a cambio de disminuir su pena de cárcel y lograr una condena de alrededor de 15 años de prisión.

Según ha dicho Barbero, consideraría un buen pacto si éste sitúa la pena de prisión por encima de los 16 años, "pero no aceptaremos nada por debajo", ha sentenciado. También ha insistido en que "un acuerdo sería muy positivo para todas las víctimas porque significa que Benítez tenga que reconocer todo", ha insistido Barbero, con quien el profesor se habría comprometido a aclarar cuál era el grado de conocimiento de los Maristas sobre los abusos sexuales que allí se practicaron.

Diez denuncias y solo cuatro pasan a juicio


El propio Barbero se ha encargado de recordárselo a Benítez cuando éste ha llegado al Palau de Justicia de Barcelona, la sede de la Audiencia, pocos minutos después de las 09:00 horas. Benítez ha llegado por su propio pie y, antes de acercarse a la entrada principal, se ha puesto un pasamontañas negro para ocultar su rostro.

"Recuerda lo que me dijiste", le ha gritado Barbero desde la acera contraria antes de que entrara en el edificio, a lo que Benítez ha respondido alzando la mano. Barbero también ha denunciado que se haya "desprotegido al menor" y no se haya "investigado en profundidad" lo sucedido en Maristas, ya que la Audiencia sólo prevé juzgar a Benítez por los abusos cometidos contra cuatro víctimas, pese a que al menos una decena de alumnos más denunciaron hechos similares, que ya han prescrito para la justicia.

Por el mismo motivo, será el único profesor de la escuela de Hermanos Maristas que se sentará en el banquillo de los acusados por pederastia, aunque otros doce docentes fueron denunciados por delitos parecidos cometidos contra una cuarentena de estudiantes durante décadas y en varias escuelas de la congregación.

"Nuestro trabajo no ha terminado aquí. Hay muchas víctimas que no han tenido juicio y tenemos que buscar respuesta para ellas" ha afirmado Barbero.

A las puertas del Palau de la Justicia también se han congregado en apoyo a las víctimas una decena de personas, que han extendido una pancarta con el mensaje "no es abuso, es violación".

El juicio ha comenzado este lunes a las 10:00 horas con los interrogatorios a las víctimas, a las que seguirán un testigo y un mosso d'Esquadra, mientras que la declaración de Benítez será este martes, cuando también comparecerá otro testigo y los autores de los informes periciales, y el miércoles será el turno de las conclusiones.

Coincidiendo con el inicio del proceso, colectivos de apoyo a las víctimas han organizado a las 9:30 horas de esta mañana una concentración a las puertas del Palau de la Justicia, sede de la Audiencia de Barcelona, donde acudirán con un manifiesto que, entre otras cuestiones, exige al Govern la retirada del concierto educativo a Maristas Les Corts y a todas las escuelas en las que haya ocurrido algún caso de abuso sexual.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios