afirma que regresará a españa

Otro farol de Puigdemont: su vuelta como eurodiputado depende de muchos factores

No es la primera vez que promete algo que no cumple. Ya adelantó que volvería a España si ganaba las elecciones del 21-D y si iba a ser elegido 'president' de la Generalitat. Al final, no lo hizo

Foto: El 'expresident' de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont. (EFE)
El 'expresident' de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont. (EFE)

Carles Puigdemont lo ha vuelto a hacer. Una promesa al inicio de campaña, muy vinculada a su actuación personal y que casi seguro no podrá cumplir. En este caso, volver a España si es escogido eurodiputado, después de que él mismo se haya autoproclamado candidato. En declaraciones a RAC-1 el 'expresident' asegura que ser escogido le da inmunidad parlamentaria europea y que con ella volvería a España a recoger el acta. Pero todo esto depende de múltiples imponderables que harían casi imposible una promesa pensada en que ERC, partido por el que se presenta Oriol Junqueras, pierda votos a favor de la candidatura de JxCAT.

No es la primera vez que Pugidemont promete algo que no cumple. Ya adelantó que volvería a España si ganaba las elecciones del 21-D y si iba a ser elegido 'president' de la Generalitat. Al final no lo hizo. Pero su especialidad es forzar las normas, tal y como ya demostró con las del PDeCAT este fin de semana para colonizar las lista y ponerse a él mismo al frente de las europeas.

Primer factor que Pugidemont no controla. El 'expresident' se presentará como eurodiputado español. Pero necesita que la Junta Electoral Central acepte que lo haga sin ni siquiera estar registrado en el censo como ciudadano no residente en España. Para eso debería volver o pisar la embajada española. Y Puigdemont no lo ha hecho. Por tanto, hasta su propia candidatura depende de una batalla legal. Presumiblemente, según las fuentes jurídicas consultadas, Puigdemont ganaría este asalto. Puigdemont es elegible pero, irónicamente, no podría votarse a sí mismo. Al no estar en el censo, no podría votar.

Segundo factor: salir escogido no es fácil. Las encuestas dicen que sin la alianza con el PNV, las opciones del PDeCAT son escasas. Por eso, normalmente, se concurre bajo alianzas electorales. Pero ERC no quiere ir con Puigdemont. Y los vascos, tampoco. Con estos mimbres es posible que Puigdemont no lograse el escaño. De aquí una promesa tan espectacular: “Si tengo el acto de diputado yo vuelvo a Cataluña”. Una gancho electoral, para robar votos a ERC y salir escogido a pesar de lo que dice la demoscopia.

Tercer factor. Puigdemont se agarra a la inmunidad parlamentaria de la UE. Según él, la inmunidad comienza cuando ha sido elegido. Sus asesores legales se basan en un precedente de hace 30 años, cuando José María Ruiz Mateos se presentó a eurodiptuado pese a las causas abiertas en España. Pero eso tampoco le garantiza nada. De nuevo se abrirá una batalla jurídica: la inmunidad parlamentaria comienza… ¿cuándo? ¿Cuándo se es escogido? ¿Cuándo se recoge el acta? ¿Cuándo se toma posesión del escaño? Lo decidirán los tribunales, no Puigdemont. Fuentes jurídicas apuntan que la inmunidad parlamentaria nunca sería retroactiva. Es decir, no afectaría a una causa abierta de manera previa como la que instruyó Pablo Llarena.

Puigdemont sólo sería eurodiputado cuando recogiese el acta. Debería hacerlo en Madrid, donde debería jurar la Constitución española ante la Junta Electoral Central que para ese trámite se reúne en el Congreso de los Diputados. Por tanto su regreso para recoger el acta debería llevarlo a cabo en la capital española y ante la Cámara Baja, tal y como marca la ley, lo que hace improbable esta situación.

Dudas legales

Por tanto, más dudas legales en un entorno en que Europa también tendrá mucho que decir. Según Puigdemont. “España se arriesgaría a ser expulsada de la UE si lo detuviese en el momento de recoger el acta”, tal y como ha afirmado hoy en la radio. Pero esta última aseveración entra más en la línea del “pensamiento mágico” que alimentó al independentismo hasta finales de octubre de 2017, cuando, tras declarar la independencia, Carles Puigdemont huyó a Bélgica.

Fuentes del entorno de Waterloo aseguran que los asesores legales de Puigdemont le recomiendan no arriesgarse a volver. Al contrario, le aconsejan que, en caso de salir elegido, Puigdemont reclame el acta en los tribunales europeos, pero que no regrese a España. De modo que todo apunta a un nuevo farol del 'expresident' para captar votos en una elecciones, como las europeas, que siempre se han visto marcadas por la baja participación.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
55 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios