eLECCIONES SINDICALES EN LOS MOSSOS D’ESQUADRA

El independentismo coloca un miembro en el Consejo de la Policía de Cataluña

El Sindicat Nacional de Seguretat contará con un representante dentro del Consejo. Es el sindicato de referencia del independentismo y estaba apoyado por la Asamblea Nacional Catalana

Foto: Dos agentes de los Mossos, de espaldas. (EFE)
Dos agentes de los Mossos, de espaldas. (EFE)

Los independentistas han logrado meter un consejero en el Consejo de la Policía de Cataluña en las elecciones sindicales que se celebraron ayer. En ellas, se eligieron los 16 representantes del Cuerpo en este órgano de dirección, de los que 12 son de la escala básica y los otros cuatro corresponden a las escalas superior, intermedia, ejecutiva y se apoyo técnica.

El Consejo es quien media en los conflictos colectivos, formula mociones y evacuaciones de consultas, emite informes previos sobre proyectos de disposiciones de carácter general, estudia programas y técnicas de trabajo, presenta propuestas relativas a la política de personal del Cuerpo y participa en el establecimiento de las condiciones de prestación del servicio de los funcionarios. En otras palabras, lo que en otros ámbitos de la administración serían delegados sindicales, en los Mossos d’Esquadra se convierten en consejeros de un órgano de decisión formado paritariamente por los 16 consejeros representantes de los agentes y otros 16 miembros elegidos por el consejero de Interior.

En los comicios, hubo una hecatombe: Unió Sindical de la Policia Autònomica de Catalunya (USPAC), un sindicato que hasta ahora contaba con un solo representante, ganó las elecciones con 2.191 votos y cuatro representantes. El segundo puesto fue para la Trisindical, donde se encuadra el Sindicat de Policies de Catalunya (SPC), con 2.087 votos y otros cuatro representantes. El SAP, que hasta ahora era el sindicato mayoritario y contaba con 6 miembros en el Consejo, quedó en tercer lugar, con 2.054 votos y ahora contará con sólo 3 representantes. Y, por último, el Sindicat Nacional de Seguretat (Segcat), una central de reciente fundación, obtuvo 517 sufragios y contará con un representante dentro del Consejo.

Segcat, que presentó sus estatutos en la Generalitat el pasado mes de diciembre, es el sindicato de referencia del independentismo y estaba apoyado por la Asamblea Nacional Catalana (ANC). La apoyaban también diversas sectoriales de mossos y la campaña a favor de esta opción ha sido intensa en los círculos más politizados del Cuerpo y entre las organizaciones soberanistas.

Segcat se presentó con un programa de marcado cariz político. El primer punto del mismo era “denunciar la persecución ideológica interesada que padecen los compañeros”. Y su cartel incluía como fondo una fotografía de mossos formados y Carles Puigdemont pasando revista. Explica el sindicato que tras el 1 de octubre del 2017 y “la respuesta brutal y desmesurada de un Estado hacia los catalanes”, comenzó a gestarse esta organización. Acusan a otros sindicatos representativos de “abandono de las instituciones catalanas y de nuestro pueblo” tras el referéndum y propugna sin ambages “nuestro apoyo a nuestros presos y presas políticas, a nuestros exiliados y exiliadas, a los compañeros y compañeras represaliados, encabezados por el ‘major’ Trapero y la intendente Laplana”. Se define como un sindicato “nacional, progresista y asambleario” que se compromete a “trabajar con total independencia política al lado de las instituciones de Cataluña”.

Carles Puigdemont junto a varios Mossos en agosto de 2017. (EFE)
Carles Puigdemont junto a varios Mossos en agosto de 2017. (EFE)

Victoria agridulce

A pesar de esta aparente victoria, al no haber contado con representación hasta ahora, el resultado ha sido agridulce, ya que las expectativas eran mayores. De ello tiene la culpa, en gran medida, el que en las elecciones celebradas recientemente entre el personal administrativo y técnico de la Generalitat, la Intersindical-CSC, el sindicato de referencia del soberanismo, que está auspiciado por todos los partidos y entidades cívicas, además de por el Govern, pasó de 4 a 35 delegados, empatando con IAC-CATAC (que tenía 40 hasta ahora). Por su parte, CCOO perdió una decena de delegados y obtuvo 29 representantes, mientras que UGT, que también perdió 6 delegados, se quedó con 28. El CSIF, por su parte, sigue con los 21 representantes que tenía.

En las elecciones sindicales de los Mossos celebradas este lunes, no obstante, faltan por contabilizar los votos por correo, cuyo cómputo ha sido paralizado judicialmente por sospechas de corrupción. Un juzgado de Tarragona comenzó a investigar supuestas irregularidades en el voto por correo en esa demarcación tras una denuncia de USPAC. En la denuncia, esta central implicaba a los delegados sindicales del SAP (sindicato mayoritario), de SEIME y de SICME. Según manifestaron a El Confidencial fuentes internas del Cuerpo, allí se detectaron unos 900 votos que podrían ser falsos (se tramitaron incluso antes de la constitución de la mesa electoral). Luego, las sospechas se extendieron a otras localidades y el juez ordenó no contabilizar ningún voto por correo y que se agrupen en un listado aparte.

Dentro de esta investigación, no sólo están en el punto de mira de la justicia agentes que se habrían hecho pasar por otros, sino también cargos de la propia Generalitat de Cataluña, entre ella, la subdirectora general de recursos humanos de Interior. El papel de los funcionarios era validar las peticiones de voto por correo presentadas por delegados sindicales, cuando estas peticiones han de realizarse personalmente por los agentes que las solicitan. Ello, unido a que se realizaban los trámites antes de tiempo, puede invalidar varios centenares de sufragios. Según las fuentes, existen grabaciones en las que se ve a agentes de los mossos y a funcionarios materializando los “fraudes”.

El SAP, por su parte, ha anunciado que presentará una querella criminal contra USPAC por injurias y calumnias y acusa a sus rivales de juego sucio en la recta final de la campaña para las elecciones. Acusan a USPAC de ser “la reina de la posverdad” y de que “ha cruzado una línea roja y lo ha hecho, como siempre, por intereses puramente particulares. A esta organización no le importa lo más mínimo el mal que puede hacer a las personas, no le importa el mal que puede hacerle a la institución del Cuerpo de Mossos d’Esquadra y sólo le importa ganar (a cualquier precio) la representatividad que no ha podido ganarse con trabajo y propuestas”. Según el SAP, tanto ese sindicato como la Trisindical “han intentado siempre desvirtuar todos los procesos electorales y más desde que SAP-Fepol ha resultado ser la fuerza mayoritaria”.

Dependiendo, pues, de la contabilización del voto por correo, la composición final del Consejo de la Policía podría variar todavía un poco, aunque será difícil que el independentismo pierda el representante que ha logrado introducir por primera vez en él.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios