nuevo salto para internacionalizar el conflicto

La candidatura de Junqueras a las europeas busca poner en duda la prisión preventiva

Esquerra Republicana, que se presenta a las europeas con BNG y EH Bildu, espera que la candidatura de Oriol Junqueras ponga en tela de juicio la prisión preventiva

Foto: El exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, en su declaración durante el juicio. (EFE)
El exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, en su declaración durante el juicio. (EFE)

La coalición nacionalista que se ha soldado ente Esquerra Republicana (ERC), BNG y EH Bildu está cubierta por el velo amarillo del ‘procés’. En el acto de presentación hay pocas palabras dedicadas a propuestas concretas, muchas a lo que ven como una regresión democrática en Europa, y otras tantas sobre el juicio a los líderes independentistas. Quieren ser, aseguran, la candidatura de los que creen en la democracia, una candidatura que han calificado de ecologista y feminista. Pero en la que el juicio monopoliza el discurso.

Oriol Junqueras, líder de ERC y en prisión preventiva por el juicio al ‘procés’, será el número uno de las listas. Fuentes de la coalición señalan que no esperan que haya ya una sentencia para cuando se hayan celebrado las elecciones, y que con esta candidatura querrían poner en tela de juicio la validez de la prisión preventiva: señalan que no se le pueden denegar al líder catalán sus derechos políticos, y que si no se le permitiera recoger el acta de eurodiputado también se estarían vulnerando los derechos de aquellos que le han votado.

Asimismo, fuentes de la coalición señalan la posibilidad de llevar este asunto al Tribunal de Justicia de la UE (TJUE). Cada país tiene un sistema diferente a la hora de la toma del acta de diputado, y creen que llevándolo hasta la corte europea de Luxemburgo podrían poner en duda el sistema español y con ello lograr una victoria a nivel europeo contra la prisión preventiva aplicada a los procesados.

Es el último salto en la internacionalización del conflicto catalán. Esperan que, con la elección de Junqueras, se genere una situación de tensión que reabra el debate en Europa, y también quieren obligar al Parlamento Europeo a tomar una posición. Hasta ahora los independentistas han reclamado a la Eurocámara que se exprese respecto a que dos de sus antiguos eurodiputados, Junqueras y Raül Romeva, estén en prisión preventiva y enjuiciados, pero la institución, presidida por el popular Antonio Tajani, ha evitado pronunciarse.

Hoy por hoy los independentistas han perdido bastante influencia en la Eurocámara. Las actuaciones policiales del 1 de octubre les dieron una popularidad y un empuje inicial que con el paso de los meses, la fuga de Carles Puigdemont, expresidente de la Generalitat, y el trabajo de eurodiputados y el Gobierno español, ha ido desapareciendo, también en gran parte gracias a que un efecto cansancio ha diluido la campaña internacional de los independentistas.

Cada país tiene un sistema diferente a la hora de la toma del acta y creen que llevándolo hasta la corte europea podrían poner en duda el sistema español

Si Junqueras obtiene su escaño los independentistas pondrán al Parlamento Europeo en una situación más incómoda. A los apoyos con los que hoy cuentan en el grupo de Los Verdes (al que pertenece ERC y BNG) y la Izquierda Unitaria (donde está Bildu, pero donde también se encuentran Podemos o Izquierda Unida), se podrían sumar voces individuales de otros eurodiputados que tras el 1-O bajaron el perfil.

El discurso se centrará en el hecho de que una persona no condenada y que está en prisión preventiva desde hace un año no puede ejercer sus derechos políticos y así también se vulneran la de los ciudadanos que le votaron. Y para ello, aseguran fuentes de la coalición, se apoyan sobre una sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) que en noviembre de 2018 ordenó a Turquía que liberara a Selahattin Demitras, un líder kurdo que lleva en prisión preventiva durante dos años. El TEDH, que no es una institución europea, no dudaba de que la detención estuviese justificada, pero sí atacaba la prolongación de la retención provisional.

Las fuentes de la coalición tienen más esperanza en ese punto que en el hecho de que la sentencia pueda dar un nuevo impulso a la internacionalización del ‘procés’. No muestran entusiasmo con la posibilidad de que una sentencia dura pueda hacer que las instituciones europeas aboguen o pidan a España un mayor diálogo.

Es un cambio importante en la narrativa independentista, que antes del 1-O aseguraba que Europa intervendría. Tras las imágenes de las acciones policiales durante el día del referéndum ilegal la Comisión Europea afeó el uso de la fuerza, pero ahí se quedó el asunto. Solo dos días después Frans Timmermans, vicepresidente de la Comisión Europea y el hombre a cargo del dosier del Estado de derecho en la UE, aseguraba en un tenso Pleno del Parlamento Europeo que el uso proporcionado de la fuerza para hacer cumplir la ley estaba justificado.

Timmermans era una de las personas que el independentismo veía como posible mediador, una voz que podía llegar a ponerse de su lado. Pero en aquella sesión parlamentaria, asegura una fuente de la coalición, perdieron la esperanza. A partir de ese momento la UE se ha mostrado sin fisuras a favor de la posición de España, algo que los independentistas achacan a que las instituciones estén dominadas por fuerzas conservadoras.

La candidatura conjunta tendrá de número dos a Diana Riba, mujer de Raül Romeva, y le acompañarán también Josu Juaristi, de EH Bildu, y Ana Miranda, de BNG. Los dos últimos repiten como eurodiputados, ya que han estado presentes en la actual legislatura.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios