Seguirá siendo 'consellera' de la Presidència

Elsa Artadi salta del tren de las listas de las municipales de JxCAT por Barcelona

La 'consellera' de Presidència iba a ir de número dos. Su retirada de las listas de Barcelona coincide con la declaración de Forn en el Supremo cuestionando la validez de la DUI y el 1-O

Foto: La 'consellera' de Presidència, Elsa Artadi. (EFE)
La 'consellera' de Presidència, Elsa Artadi. (EFE)

Elsa Artadi se descuelga de la lista de las municipales para Barcelona. Iba a ir de número dos, después del 'exconseller' de Interior Quim Forn, ahora juzgado en el Tribunal Supremo por los 'hechos de octubre'. Fuentes del Palau, del PDeCAT y de ERC apuntan que este fin de semana Elsa Artadi se ha descolgado del proyecto municipalista de Carles Puigdemont y que prefiere seguir en el Govern de Quim Torra como 'consellera' de Presidència pese a que este tenga fecha de caducidad para el mes de octubre. Así se lo ha comunicado ya al expresidente catalán ahora radicado en Bélgica.

Las razones de Artadi se basan en las malas perspectivas electorales y se han precipitado por la declaración de Joaquim Forn ante el Tribunal Supremo. Electoralmente, JxCAT sale como cuarta fuerza en Barcelona, mientras que ERC, con Ernest Maragall, va primera. Artadi intentó aprobar los Presupuestos Generales del Estado pensando que a sus votantes en Barcelona eso les gustaría, pero al final se quedó sin ellos porque primaron los intereses de Puigdemont.

Hoy, la consellera de presidencia Elsa Artadi ha querido desmentir esta información sobre la que ha asegurado que "se desacreditaba sola" y ha asegurado que la decisión "no está tomada". Sin embargo, al acabar su intervención apuntó que su futro político "estaría a un lado u otro de la plaza San Jaume". Con lo que deja abierta la posibilidad de seguir en la Generalitat.

Además, la declaración de Forn ante el TS fue muy hábil en lo jurídico pero devastadora para un candidato independentista a la alcaldía de Barcelona. Forn confesó cuatro cosas: que se había alineado con la Fiscalía para impedir la consulta del 1-O, que dicha consulta era ilegal, porque incumplía hasta la propia ley catalana, algo muy complicado para un líder que además forma parte de la Crida, movimiento que se declara "heredero del mandato democrático del 1-O"; que la declaración de independencia fue una filfa, porque el Parlament nunca la votó, y que tras la DUI los líderes independentista “no hicieron nada” para implementarla. Si Forn ha dicho la verdad, será muy difícil que lo condenen por rebelión. Pero como candidato independentista cavó su propia tumba. Fue como “el farol” de Clara Ponsatí, pero expresado en sede judicial.

Con estos mimbres, Artadi pasa. No es la primera vez. En mayo de 2018, Puigdemont quería que ella fuese la presidenta de la Generalitat. Pero Artadi declinó optando por una opción más prudente, aunque se reservó la portavocía del Govern.

Además, la elaboración de la lista estaba siendo un infierno. Forn no podía imponerse desde Soto del Real y enfangado en el juicio. Quim Forn quería a Artadi de número dos y a la 'exconsellera' de Presidència Neus Munté. Pero Elsa Artadi se negaba, según apuntan fuentes del PDeCAT. Artadi quería colocar de número tres a Ferran Mascarell, miembro de la Crida pero que ha presentado una candidatura independiente. Así, la táctica de los de Puigdemont siempre ha sido la misma: colonizar la lista del PDeCAT con sus personas de confianza.

El temido número seis

Pero Artadi lleva semanas intentando que Munté no vaya de tres. Ni de cuatro ni de cinco. Para estos puestos quería a una mujer y luego a Josep Rius, exdirector de la oficina del presidente de la Generalitat, o al director de Comunicación de la Generalitat, Jaume Clotet. Con estas maniobras, Munté iría de seis. Y tal como van las encuestas, de seis no saldría. JxCAT tendría como mucho cinco regidores. Así que el PDeCAT no quiere financiar una campaña en la que no tendría ningún regidor en la capital catalana, según apuntan fuentes de este partido.

Artadi se ha pasado las últimas semanas hundiendo la posición de Neus Munté en la lista hasta el número seis, lo que la dejaría sin puesto de regidora


Con la continuidad de Elsa Artadi como 'consellera' de Presidència, la mayor perjudicada es Meritxell Budó, alcaldesa de La Garriga que iba a ser la sustituta en el Govern. Ahora este movimiento se frustra.

Baza sentimental

A las puertas de la municipales, JxCAT no tiene elaborada una lista por Barcelona, lo que les está perjudicando. Además, el perfil radical independentista está representado por otras opciones, como la CUP o el filósofo Jordi Graupera, que cuenta con el apoyo de la ANC.

A JxCAT le queda la baza sentimental de presentar un preso, en este caso Forn. Pero eso no es suficiente, y menos en una plaza tan complicada como Barcelona. Los presos despiertan la solidaridad del votante soberanista. Pero para la capital catalana hace falta más.

Mientras, ERC juega la carta pragmática. Ha incorporado a su lista al economista Miquel Puig, un hombre que siempre había estado con los convergentes —hizo carrera de mano del 'exconseller' pujolista Antoni Subirà— y ha destacado por su talante pactista.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios