hablan los investigadores de V-DeM

¿España, peor que Venezuela? La verdad sobre el 'informe sueco' de Puigdemont

El 'expresident' fugado ha hecho viral un mensaje fabricado para contestar el listado de 'The Economist' sobre la buena salud de la democracia española. "Es una cosa ridícula", dicen los autores

Foto: El tuit de Puigdemont sobre el 'informe sueco'.
El tuit de Puigdemont sobre el 'informe sueco'.

“Está tan madura la ‘democracia’ en España que ya está por debajo de Venezuela, Turquía o Siria”. Carles Puigdemont tuiteaba esto el 18 de enero, enlazando a un medio independentista que acababa de convertir en noticia un informe publicado en mayo de 2018 por el Instituto V-Dem, una iniciativa de la Universidad de Gotemburgo que clasifica los sistemas políticos en base a cientos de variables.

El mensaje se viralizó después en redes sociales y se abrió paso en medios afines y tertulias. España no solo no es una democracia consolidada, se viene diciendo, sino que está por detrás de dictaduras que utilizan armas químicas contra su pueblo, como la de Bashar al Asad. “La verdad es que es una cosa ridícula. Es una afirmación que no le compra ni un mamut”, se queja David Altman, uno de los 20 coordinadores principales del Instituto V-Dem.

Altman es precisamente el responsable de la parte del informe escogida por la propaganda independentista para cargar contra la imagen de España. Lo explica él mismo: “En V-Dem analizamos 350 variables por cada país. Una de las cosas que tenemos en consideración, como tantísimas otras, es el número de plebiscitos que se realizan. De eso me encargo yo, porque elaboro el capítulo de democracia directa. Y es a eso a lo que se ha agarrado Puigdemont de una manera muy capciosa. Lo que ha hecho es como coger una piececita de un Lego, mostrarla y decir que esa piececita pequeñita pequeñita es el barquito de Lego entero. Me ha escandalizado, me ha parecido una trampa muy ridícula porque resulta evidente que hay dictaduras horribles que hacen muchos plebiscitos, como Siria; y democracias consolidadas que los tienen prohibidos, como Alemania. Es coger un indicador más de muchos para atacar a un país”, dice.

La aguja en el pajar

El contexto es importante para entender por qué la propaganda independentista ha empezado a mover ahora un breve capítulo seleccionado de un informe antiguo, un trabajo publicado en marzo de 2018. “Nos consta que han estado semanas buscando un informe internacional en el que España salga mal parada, en respuesta al Democracy Index de 'The Economist' de 2018, que a principios de enero volvió a considerar España una “democracia plena” y a clasificarla entre las 20 primeras del mundo, concretamente en el número 19, con una nota de 8.08, la misma que en 2017. The Economist ha debilitado la leyenda negra que están tratando de construir y por eso este contraataque”, inciden fuentes diplomáticas. "Y como no han encontrado ningún informe que retrate la democracia española como ellos querían, han recurrido a esta chapuza".

Tanto el Rey Felipe V como el ministro de Exteriores, Josep Borrell, han utilizado en los últimos tiempos el listado de 'The Economist' (así como el de Freedom House) para argumentar en contra de quienes intentan retratar España como una dictadura en el extranjero. “España siempre sale bien en estos informes del mundo anglosajón y eso fastidia mucho al independentismo porque rompe su discurso de que estamos en un país autoritario”, afirma Ignacio Molina, un investigador del Real Instituto Elcano que también colabora en la elaboración de los informes de V-Dem.

Para Andrés Santana, profesor de Ciencia Política de la UAM y otro de los investigadores que colaboran con la Universidad de Gotemburgo en su informe global, ni siquiera se puede hablar de tergiversación. “Es que es más burdo que eso: es poner un dato y sacar una conclusión que tiene poco que ver con ese dato. No tiene ningún sentido, no merece la pena hacerle mucho caso. Si al menos fuese una tergiversación... habrían cogido una parte de la realidad e instrumentalizarla, pero es que ni siquiera es eso”.

La Secretaría de Estado de la España Global ha venido difundiendo en los últimos meses el Democracy Index de 'The Economist' y ha iniciado una campaña activa para defender la imagen de España en el extranjero. Sobre este particular, sin embargo, prefieren evitar la polémica. “Pese a que este índice deja mejor a España de lo que sugería el entorno independentista, fue publicado en mayo del año pasado y entendemos que no procede valorarlo ahora porque el señor Puigdemont haya decidido tuitearlo. No vamos a hacernos eco de bulos o manipulaciones burdas”, aseguran.

Desde el organismo que dirige Irene Lozano sí muestran “cierta preocupación” por las 'fake news' que proliferan, sobre todo en redes sociales, "para desprestigiar a España y su reputación”. “Estamos muy atentos, claro está, para confrontarlas con hechos y realidades: España es una democracia consolidada y reconocida como tal en todo el mundo, por mucho que algunos se empeñen en lo contrario. La suerte que tenemos es que esas mentiras apenas tienen eco más allá de la parroquia más radicalizada”, dicen.

Es una manipulación muy grosera porque se le ocurrió apartar un apartado marginal y relativo al uso de plebiscitos

Molina insiste en que el proyecto sueco V-Dem es una iniciativa “muy ambiciosa y muy compleja, con mucho trabajo detrás”, pero que lleva poco tiempo en marcha e introduce variables nuevas que no tienen en cuenta otros estudios. “Está aún en fase piloto", insiste, "y España sale aquí algo peor parada que en Freedom House o 'The Economist', pero por razones que no tienen nada que ver con la crisis catalana”. En el índice global, España cayó varios puestos respecto a la edición anterior del mismo estudio, concretamente del puesto 22 al puesto 35. “Pero insisto en que no tiene nada que ver con la situación de Cataluña, de hecho salimos muy bien parados en la evaluación del sistema judicial, y en autogobierno local España es la décima del mundo”.

“La manipulación de Puigdemont”, concluye Molina, “es muy grosera porque se le ocurrió separar un apartado marginal y relativo al uso de plebiscitos y referendos, donde quedamos por debajo de Turquía, Venezuela o Siria, pero por encima de Francia, Suecia, Noruega, Bélgica, Canadá, Alemania o EEUU”.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
78 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios