los gaar 'calientan' el 21-D

El 'mambo' radical: bloquear Mercabarna, estropear semáforos o sitiar comisarías

Las acciones en toda Cataluña se concretarán en el bloqueo de centros neurálgicos como puertos, aeropuertos o centros logísticos, así como autopistas, autovías, carreteras o rotondas

Foto: Corte de tráfico organizado por los CDR en la AP-7 a su paso por L'Ampolla (Tarragona). (EFE)
Corte de tráfico organizado por los CDR en la AP-7 a su paso por L'Ampolla (Tarragona). (EFE)

El 21 de diciembre habrá ‘mambo’ en Cataluña. Los grupos autónomos de acción rápida (GAAR), las nuevas milicias independentistas, ya tienen bastante concretadas las acciones de sabotaje que quieren realizar esa jornada, para la que está prevista una gran movilización soberanista, con intento de boicot al Consejo de Ministros que se reúne en Barcelona, paralización de la capital catalana y manifestación unitaria que han convocado todas las organizaciones separatistas a las seis de la tarde. Pero los GAAR van por libre. Son pequeños grupos formados por gente que se conoce entre sí (con ello intentan evitar infiltraciones de las fuerzas de seguridad) y que acometerán boicots locales en todo el territorio. Las últimas instrucciones hacen referencia a las acciones que se preparan para la jornada del 21, con el objetivo de paralizar Cataluña.

El 'mambo' radical: bloquear Mercabarna, estropear semáforos o sitiar comisarías

Las acciones más espectaculares serán la inutilización de los transformadores de zonas industriales de baja potencia. “Tened cuidado, se ha de saber muy bien lo que se hace para evitar accidentes o daños personales”, advierten en el escrito pasado a sus militantes. Asimismo, esperan poder 'hackear' páginas web de empresas del Ibex 35, de la Policía o del Tribunal Constitucional. Para ello, se servirán de Anonymous Catalònia, la organización de 'hackers' que será también la encargada de concentrar toda la información de boicots de la jornada y en el futuro. De esa manera, limitan la posibilidad de que alguien actúe en nombre de los GAAR, ya que será Anonymous quien certifique si una acción es de estos grupos o no.

Las acciones a lo largo y ancho de Cataluña se concretarán en el bloqueo de centros neurálgicos como puertos, aeropuertos o centros logísticos, así como autopistas, autovías, carreteras o rotondas “donde se puedan provocar retenciones y bloquear al mismo tiempo todas las rutas alternativas”. En su comunicación, los GAAR animan a bloquear las cocheras de autobuses, los centros logísticos de Lleida, el Vallès, El Camp y La Selva y las refinerías, aunque no han especificado cómo lo harán en el caso de estas últimas. También se plantean como objetivo boicotear los accesos a Mercabarna. Se trata de promover el “bloqueo o lo que sea que entorpezca la libre circulación en estos lugares, solo se trata de impedir la llegada y salida de materiales”. Lo mismo tratarán de hacer con los accesos a puertos y a los cruceros para “impedir el tráfico normal de pasajeros”.

Otra de las acciones es la inutilización de semáforos o de la señalización luminosa y el bloqueo de los 'parkings' de La Jonquera, “donde se dirigen los camiones en caso de cortes, para que sean los propios camiones los que colapsen la autopista, impidiendo la llegada de los vehículos de desbloqueo o de limpieza”.

Sabotaje de trenes y carreteras

En cuanto al tráfico ferroviario, llaman a sabotear las catenarias de los trenes, las conexiones entre vías y a bloquear las agujas de las vías. También recomiendan “tirar de las palancas de emergencia desde dentro de los trenes. Se recomienda hacerlo cuando el tren esté parado, no cuando esté ya en marcha, para evitar peligro de accidente y lesiones a los pasajeros; además, facilita la huida”.

Recomiendan, asimismo, determinados materiales para realizar cortes en las carreteras. En primer lugar, materiales deslizantes, como aceite usado, pintura plástica acrílica, cera de velas, parafinas o gasoil. “Se aplicará siempre en sitios con pendiente, pero de subida”, subrayan. También especifican los materiales obstaculizantes: balas de paja, ruedas, rocas, camiones de tierra o excrementos, árboles caídos en la calzada, bombas de humo “y cualquier material que pueda servir para conseguir el objetivo y que sea difícil sacar o limpiar. Pero bien señalizado, de manera que no haya riesgo de que se produzca algún accidente y, sobre todo, no abandonar el lugar hasta asegurarse de que los primeros coches se han parado".

Por último, está previsto cortar los accesos a las cocheras de las ‘lecheras’ (furgonetas de la Policía) y rodear de barricadas a las fuerzas del orden. “Por ejemplo, en las calles limítrofes o cercanas a las comisarías, para que los que están patrullando fuera no puedan volver”. Y advierten: "Consideramos que no tiene sentido actuar contra las fuerzas del orden directamente, ya que es muy arriesgado, teniendo en cuenta que lo que se pretende es un desbordamiento y no un enfrentamiento directo”.

Se trata, en definitiva, de microacciones con “material de fácil colocación y transporte para conseguir los objetivos fijados por cada GAAR”. Y cada una de estas acciones se realizará en las proximidades de las localidades donde se haya configurado un comando. “Eso quiere decir que no han de implicar grandes desplazamientos, sino que será preciso adaptar las acciones a las que se puedan ejecutar en la proximidad y evitando la utilización de vehículos matriculados”, zanja la comunicación a la que ha tenido acceso este medio.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios