Primeros usos del dinero captado

Puigdemont gasta 100.000 euros en mejorar la seguridad de la mansión de Waterloo

Según el contador que consta en la propia web del Consell per la República, el organismo ha recogido un mínimo de 336.000 euros. Lo gastado en seguridad es una tercera parte

Foto: Puigdemont en su casa de Waterloo. (Reuters)
Puigdemont en su casa de Waterloo. (Reuters)

Carles Puigdemont ya está dando destino a los primeros fondos captados por el Consell per la República, el nuevo organismo que preside y que pretende funcionar como un gobierno catalán en el exilio. Así, se ha gastado una cantidad que ronda los 100.000 euros en mejoras de seguridad en su residencia de Waterloo, situada en el número 34 de la Avenue de l’Avocat, según han explicado fuentes del entorno del 'expresident' en Bruselas.

Las obras han sido encargadas a una pequeña empresa de seguridad de Valls (Tarragona), Quim Roca Seguretat, que lleva el nombre de su máximo accionista y fundador. Y se han centrado en un circuito cerrado de televisión, cámaras de seguridad y sistemas de alarma. El propio Consell per la República y los responsables de la empresa han sido consultados al respecto de estas obras de mejora en Waterloo pero han declinado responder.

Puigdemont y los impulsores del Consell per la República no están satisfechos con la marcha de los inscritos, que esperaban más espectacular

Según el contador que consta en la propia web del Consell per la República, el organismo cuenta con más 33.600 inscritos, lo que supone que ha recogido un mínimo de 336.000 euros, ya que hay que abonar un mínimo de 10 euros para poder formar parte y ser un miembro de pleno derecho y poder votar en la Asamblea paralela. Una tercera parte de esos fondos se han destinado a la seguridad de Waterloo. Personas cercanas a Puigdemont como el empresario de Girona, 'Jami' Matamala han creado una asociación sin afán de lucro en Bruselas para gestionar estos fondos.

Quim Roca Seguretat es una pequeña firma de Valls. Factura menos de un millón de euros anuales y tiene beneficios. Hace trabajos menores para el Ayuntamiento de Valls, que encabeza Albert Batet, uno de los diputados de JxCAT más cercanos a Carles Puigdemont. El accionista único es Joaquim Roca García. "Realizamos todo tipo de proyectos/instalaciones de telecomunicación y seguridad (intrusión-incendio-accesos ...)", reza en su página web.

Puigdemont y los impulsores del Consell per la República no están satisfechos con la marcha de los inscritos, que esperaban que fuese mucho más espectacular. El propio el expresidente catalán quería llegar a un millón de socios, y todo apunta que eso no será posible a corto plazo.

La casa de Carles Puigdemont en Waterloo. (Reuters)
La casa de Carles Puigdemont en Waterloo. (Reuters)

Solicitud de registros

Neus Matamala, hija de 'Jami' Matamala, dejó hace unos días Twitter y colgó un amargo comentario en su blog por la escasa movilización que, a su juicio, se está viviendo en Cataluña por parte del independentismo. Acababa su alegato con este llamamiento: "Registraros en el Consell per la República. Registraros en la Crida. Cambiad de compañía de teléfono, luz, gas... cuando se pueda. Y si algún día nos llaman a defender nuestro país, por favor, destinad unos días de sus futuras vacaciones en gastarlos defendiendo Cataluña!!! Nadie en casa!!!".

En el entorno de Puigdemont se detecta malestar y desánimo, como ha puesto de manifiesto Neus Matamala en la última entrada de su blog

El próximo día 8 de diciembre, Puigdemont presentará el Consell per la República en un gran acto en el teatro KVS de Bruselas, más gastos en el horizonte. Los más de 33.000 inscritos se pueden presentar a una rifa para dos entradas y vivir este evento en directo, según consta en su página web. No especifican si, además, te pagan el viaje a la capital belga.

Exilio virtual, gastos reales

Mientras, este exilio virtual está generando gastos reales, pero en el lado español de la frontera y a cuenta de la Generalitat. Sin incluir el último viaje a Suiza de Quim Torra, los cargos del Govern se han gastado más de 51.000 euros en visitar a Puigdemont o a otros miembros del autodenominado "exilio catalán". Así se desprende de preguntas parlamentarias hecha por el PSC y el PP. Curiosamente el viaje más caro fue a Edimburgo, 21.000 euros, pero aquí Torra, además de reunirse con la 'exconsellera' Clara Ponsatí, también mantuvo un encuentro con la presidenta de Escocia, Nicola Sturgeon.

Estos gastos están generando inquietud en la Generalitat. Por eso, Pere Aragonès ya cargó su primer viaje a Bruselas para ver a Puigdemont al partido y fue ERC y no la Generalitat la que sufragó el dispendio. Un aviso a navegantes del vicepresidente económico al resto de 'consellers'.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios