LE SEGUIRÁN OTRAS

Ernest Maragall reabre en Washington DC la primera 'embajada' catalana fuera de Europa

El conseller rebajó el tono independentista durante la presentación de su nueva delegada, la politóloga barcelonesa Victoria Alsina

Foto: Ernest Maragall, en la embajada (EC)
Ernest Maragall, en la embajada (EC)

La nieve del invierno anticipado que sometió ayer a la capital de Estados Unidos pareció aplacar el fuego independentista que ardía con fuerza hace tan solo cinco meses en la retórica de Quim Torra. El president de la Generalitat visitó entonces Washington DC con motivo de la presencia de Cataluña en un importante festival folclórico, viaje que acabó con un tenso encontronazo con el entonces embajador español Pedro Morenés a propósito del derecho a la independencia y la libertad de los "presos políticos" catalanes.

Anoche, el conseller de Acción Exterior, Ernest Maragall, en el que probablemente fue uno de los últimos ejercicios de su cargo antes de centrarse en la carrera por la alcaldía de Barcelona, rebajó el lenguaje directo de Torra y fue mucho más ambiguo durante la reapertura de la oficina que sirve de delegación de la Generalitat en Washington DC, la primera de las que regresa a la actividad fuera de Europa. Torra la visitó en junio, inhabilitada entonces por la aplicación del artículo 155. Con el acto de anoche, Maragall inauguró de manera oficial la segunda etapa de la acción política de Cataluña en la capital estadounidense, donde en todo momento se ha mantenido abierta su oficina comercial.

En un encuentro con medios de comunicación, Ernest Maragall explicó que "después de un año de oscuridad, hoy comienza un periodo larguísimo de luz intensa y de horizonte amplio". Deseo que expresó durante la presentación de quien será la nueva delegada de Cataluña en Estados Unidos, la politóloga barcelonesa Victoria Alsina que, con cinco años de experiencia académica en el país, sustituye por oposición a quien durante casi nueve años ejerció el cargo, el estadounidense Andrew Davis.

Las palabras de Alsina se centraron en poner en valor "el talento catalán, tanto a nivel universitario como a nivel empresarial, turístico o científico" y omitieron cualquier referencia directa a la situación política en Cataluña, que determinó la acción de Davis durante los últimos meses de su mandato, con una agenda al servicio del referéndum y la independencia catalanas. Según Maragall, "ahora estamos en una situación obviamente diferente", en la que "se han de defender conceptos básicos tan elementales como la libertad y la democracia". Alsina no fue más allá de asemejar los valores de Estados Unidos y Cataluña, incluido el del "compromiso por ejercitar nuestro derecho al voto".

Levantado el 155, la reapertura de las 'embajadas' catalanas ha sido criticada por el ministro de Asuntos Exteriores español, Josep Borrell, que hace tan solo unos días advirtió que acudiría a los tribunales en caso de que éstas incumplan la ley. "No sé por qué tanto temor a lo que representa Catalunya", replicó el conseller Maragall, que aseguró que "este lenguaje cada vez más frecuente de amenaza ni nos afecta ni va a cambiar en absoluto la trayectoria de lo que vamos haciendo aquí". El objetivo: "que por fin Cataluña cuente con un reconocimiento explícito de su condición de país y de nación que tiene vida propia".

Ernest Maragall reabre en Washington DC la primera 'embajada' catalana fuera de Europa

Desde su llegada el martes a Estados Unidos, Ernest Maragall se ha reunido al menos con un congresista, el republicano Mario Diaz-Balart, que el pasado 6 de noviembre renovó su cargo por el distrito 25 de Florida en la Cámara de Representantes. Una cámara ahora en manos demócratas en la que Maragall adivina que Cataluña cuenta con unas posibilidades "claramente más altas", aunque no aclaró en qué sentido. Eso sí, aseguró que en sus reuniones en Estados Unidos ha encontrado "no solo comprensión y acogida sino también un cierto compromiso de acompañamiento activo, de intervención, de presión democrática respecto de nuestra situación y de la libertad de nuestros presos políticos".

Estas últimas palabras las dirigió Ernest Maragall en un hotel de Washington DC durante un acto con invitados de la comunidad catalana de la ciudad y en el que no hubo representantes de la Embajada de España a pesar de que, según fuentes del entorno del conseller, se les envió invitación. Alocución en la que Maragall se refirió a la república catalana como un objetivo pendiente. "Nos la hemos de ganar, completar, hacer visible e invencible, y después cuidarla".

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios