La cumbre de Puigdemont naufraga y queda reducida a un encuentro con Quim Torra
  1. España
  2. Cataluña
El 'expresident' sale debilitado

La cumbre de Puigdemont naufraga y queda reducida a un encuentro con Quim Torra

La CUP directamente ha hecho un comunicado rechazando acudir y asegurando que hay una motivación electoral en este movimiento político del 'expresident' precipitado esta semana

placeholder Foto: Puigdemont y Torra en una rueda de prensa en Bruselas, celebrada en septiembre. (EFE)
Puigdemont y Torra en una rueda de prensa en Bruselas, celebrada en septiembre. (EFE)

La cumbre que intentaba Carles Puigdemont para el lunes se ha rebajado a solo un encuentro con el "president custodio" Quim Torra. La idea era relanzar el entorno independentista, sumido este mes de octubre en la división y la confusión. No ha sido posible. ERC no ha mostrado ningún interés en acudir, aunque no lo ha expresado de manera pública, para evitar dejar en evidencia al 'expresident'. Las entidades han declinado participar, como ha sido el caso de Òmnium y ANC. JxCAT se ha borrado para evitar que se visualice la soledad de su líder.

Algunos han sido más explícitos. La CUP directamente ha hecho un comunicado. "La CUP no asistirá a la cumbre organizada por Carles Puigdemont con partidos, entidades y Govern en Bélgica al considerar que no responde a un espacio idóneo de debate multilateral", y añaden que estos espacios "ha de responder a criterios de rigor y responsabilidad (…) y no han de responder a criterios electoralistas".

Foto: Imagen: EC.

Mientras JxCAT elude responder si ha sido invitado y solo reconoce que no irá porque desde el principio es lo que estaba previsto: el encuentro entre los dos presidentes. La CUP sí que reconoce que existía la voluntad de la cumbre, pero que luego se ha quedado en nada. ERC también ha evitado pronunciarse sobre si se les ha invitado o no. Pero todo han sido negativas. El vicepresidente de Economía, Pere Aragonès ha alegado que él como presidente en funciones —Torra está en Suiza— no puede abandonar la Generalitat. A partir de ahí todo fue en cascada. Primero los 'consellers' de ERC y luego el resto. Los de JxCAT no podían ir sin poner en evidencia la división en el seno de la Generalitat. Y así todo.

Por tanto, el proyecto de cumbre ha pinchado. Ayer Puigdemont todavía pugnaba por que fueran miembros del Govern, pero eso tampoco está claro. De hecho, mientras 'consellers' de JxCAT han sido muy asiduos a Waterloo, como la titular de Cultura, Laura Borràs, los republicanos apenas se han pasado por allí. Solo le ha visitado el titular de Treball Chakir El Homrani. Lo del lunes solo es una prolongación de un problema que se arrastra desde hace meses.

Además, el clima político se ha enrarecido en Cataluña. Ayer por la tarde, ante la sede de ERC en la calle Calabria de Barcelona, hubo un escrache de los CDR, igual que ante el PDeCAT. No había mucha gente por la lluvia, pero la protesta muestra que la presión popular está virando.

placeholder El líder de Podemos, Pablo Iglesias, atiende a los medios de comunicación, hoy a su salida de Lledoners. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, atiende a los medios de comunicación, hoy a su salida de Lledoners. (EFE)

Sin aviso previo

Puigdemont intentó convocar la cumbre de Bruselas sin preparación previa. La mayor parte de los que debían ser los participantes se enteraron por Twitter. Con estos mimbres los supuestos participantes han evitado participar por lo que, lo que tenía que reforzar a Puigdemont ante el protagonismo de Oriol Junqueras con su reunión con Pablo Iglesias en la prisión de Lledoners, más bien ha ido en dirección contraria.

La cumbre debía de servir a Puigdemont para recuperar protagonismo tras la reunión de Oriol Junqueras con Pablo Iglesias en la cárcel

Junqueras y ERC esperan que el Gobierno haga un "movimiento" en la cuestión de los presos. Ese movimiento no se va a producir en la intensidad en que esperan los republicanos. Pero queda muy clara que buena parte de la política española considera que Junqueras es el interlocutor válido en el independentismo. El lendakari Íñigo Urkullu o Pablo Iglesias están dando a Junqueras el estatus de interlocutor preferente. Ni ellos, ni todos los sindicalistas, parlamentarios que han visitado Lledoners han hecho algo similar con Puigdemont en la capital belga.

Más presión

Mientras, desde Bruselas, siguen presionando para que se eviten la normalidad. Una normalidad como negociar los Presupuestos. ERC querría volver a ella. Puigdemont solo espera otro momento para volver a la unilateralidad, para romper. Torra es su extensión en Palau y la que le permitirá convocar elecciones.

En todo caso, la fallida cumbre solo es un paso más en el largo pulso por el dominio del espacio independentista. Mientras, la CUP va subiendo en las encuestas.

Carles Puigdemont Quim Torra Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Junts per Catalunya CUP Nacionalismo Generalitat de Cataluña
El redactor recomienda