300.000 MANIFESTANTES SEGÚN la ORGANIZAción

Los 'unionistas' llenan Barcelona de banderas y cantos contra Puigdemont y Sánchez

Este 12 de octubre fue una jornada histórica por la masiva movilización desplegada. Bajo el lema 'Barcelona, garante de la Hispanidad', 150 entidades convocaron esta manifestación

Foto: Un manifestante porta unas marionetas de Quim Torra y de Carles Puigdemont. (EFE)
Un manifestante porta unas marionetas de Quim Torra y de Carles Puigdemont. (EFE)

El día de la Hispanidad rompió récords en Barcelona: nunca una manifestación en esta fecha había congregado a tanta gente como la jornada de 2018. Según los organizadores, fueron 300.000 los manifestantes. En realidad, la afluencia fue menor, habida cuenta de los espacios en blanco que había en el Paseo de Gràcia e incluso en la plaza de Cataluña, donde finalizaron los actos con parlamentos de representantes de algunas de las entidades convocantes. Según la Guardia Urbana, los asistentes fueron 65.000. Alguien tiene un ojo clínico especial (y algo desviado) en la policía local de Barcelona, porque esa fue la cifra que también dio el año pasado, cuando la manifestación fue ostensiblemente menor que la de este año, ya que apenas sobrepasaba la plaza de Cataluña.

A pesar de la distorsionada visión de la Urbana, este 12 de octubre no deja de ser una jornada histórica por la masiva movilización desplegada. Bajo el lema 'Barcelona, garante de la Hispanidad', 150 entidades convocaban, con el apoyo de partidos constitucionalistas. Espanya i Catalans, la organizadora, se vio desbordada por la cantidad de manifestantes. Su presidente, Javier Megino, destacó luego en su discurso la "transversalidad ideológica" de la entidad. "El único nexo en común es sentir y querer a la nación de todos: España".

A la jornada asistieron las cúpulas de PP y Ciudadanos: los populares Dolors Montserrat, Xavier García Albiol, Alejandro Fernández y Alberto Fernández Díaz, así como Inés Arrimadas y Carlos Carrizosa. Hubo contacto con la prensa antes de los discursos, para valorar la actualidad y arremeter contra el Parlament y la deriva de confrontación institucional que este ha emprendido, con la aprobación este jueves de una moción de rechazo al Rey.

A su alrededor, multitud de pancartas con lemas como 'Som Catalunya, Somos España', 'Aislarse es empobrecerse', 'Nacionalismos excluyentes, no', 'Exigen tener libertad… para quitárnosla', 'Si usa métodos fascistas, lo es', 'Supremacista + racista + golpista = fascista', 'El sueño más reaccionario, repetir un falso pasado' y 'Solo los fascistas apoyan a los golpistas'.

La concentración tuvo, no obstante, dos notas a tener en cuenta, que ofrecen una radiografía de por qué este año es tan diferente la protesta popular: en primer lugar, no había apenas 'senyeres' (banderas catalanas), como otros años. En esta ocasión, brillaban por su ausencia, un detalle que muestra el hartazgo al que está llegando una importante masa de población. Por otro lado, se oyeron consignas y cantos en contra del Gobierno, lo que evidencia la radicalización de una parte de esa población, que clama más mano dura contra el independentismo por parte del Estado.

Los 'unionistas' llenan Barcelona de banderas y cantos contra Puigdemont y Sánchez

Reivindicó Megino "tres palabras: dignidad, respeto y orgullo. Los catalanes que nos sentimos españoles somos tan dignos como los otros. También somos catalanes de primera. Exigimos respeto a nuestras instituciones, a nuestro Rey, a nuestro himno y a nuestra bandera. Y nadie nos va a negar nunca el orgullo de ser y de sentirnos españoles".

"Largos años de prisión"

Megino echó mano del grito radical del independentismo: 'Ni olvido, ni perdón'. Y lo utilizó como bumerán: "Ni olvido ni perdón, largos años de prisión", clamó, antes de comenzar a disparar contra el Gobierno. No estamos en contra del Gobierno de España –dijo—. Pero sí estamos en contra de que ese Gobierno esté apoyado por sinvergüenzas y golpistas. Hemos visto legislaturas en las que los nacionalistas moderados consiguieron concesiones, pero eran moderados. Pero los golpistas no pueden estar en el Gobierno de España". Entre los congregados se gritaron entonces consignas de "¡Pedro Sánchez, dimisión!", al tiempo que se pedía "¡Puigdemont, a prisión!".

El orador dirigió sus dardos también contra el Govern, al que acusó de adoctrinar a los niños en las escuelas "mientras el Gobierno de la nación mira para otro lado".

Manuel Miró habló en nombre de Sociedad Civil Catalana (SCC), la entidad referente del antindependentismo. "Somos tan catalanes o más que los que han roto la convivencia", acusó. Y subrayó que "han intentado imponer la Cataluña de un solo color, pero se han encontrado con nosotros, con una ciudadanía libre que ha dicho basta".

El discurso de Miró fue enfocado hacia el presidente de la Generalitat, Quim Torra: "El año pasado le dijimos a Puigdemont que no hablara más en nuestro nombre y no nos hizo caso. Luego, tuvo que fugarse de la justicia por cobarde. Mire, señor Torra, Cataluña necesita concordia, convivencia, pero parece que usted solo busca confrontación. Sepa que se encontrará con los tribunales. Y las consecuencias no le gustarán".

"Deje de hacer el ridículo"

El dirigente de SCC advirtió de que "saldremos a las calles y seremos cada vez más, porque los catalanes se dan cuenta de que el camino emprendido no lleva a ninguna parte. Deje de hacer el ridículo y gobierne para todos los catalanes. Cataluña no se merece un presidente como usted, que gobierna solo para la mitad de la población. Nosotros también somos catalanes. ¿Qué se cree, que somos catalanes de segunda? Devuelva las instituciones a todos los catalanes. Nosotros estamos dispuestos a hablar con usted, pero siempre dentro del marco de la ley. Si no, márchese, no le queremos. No se lo consentimos a Puigdemont ni se lo consentiremos a usted: dialogaremos, pero siempre dentro de la ley".

Los 'unionistas' llenan Barcelona de banderas y cantos contra Puigdemont y Sánchez

Más duro fue el representante de Somatemps, Josep Alsina, que advirtió a Torra que "hoy demostramos que las calles de Cataluña son de todos, pero en esta jornada son nuestras". Tras sacar pecho y decir que "nosotros somos los que limpiamos Cataluña de la porquería amarilla que la embadurnaba, se tiró a la yugular del 'president': "¿Os imagináis a un presidente de Alemania o de otro país escribiendo que la mitad de sus ciudadanos son animales y bestias carroñeras? Pues eso lo tenemos aquí".

A poca distancia de la cola de la manifestación, en la punta del Paseo de Gràcia, varios centenares de ultraindependentistas, que habían sido convocados por la Plataforma Antifascista y por algunos CDR, se manifestaban precisamente en contra del 12 de octubre. Intentaron acceder a la cola de la manifestación demócrata, pero los antidisturbios de los Mossos d’Esquadra evitaron que hubiese encontronazo alguno.

Y en la plaza de España, en un rincón de Barcelona, poco más de un centenar de ultraderechistas celebraban su particular Día de la Hispanidad bajo el lema 'España ni se vota ni se negocia: se defiende'. Estaban convocados por Democracia Nacional, Falange y Movimiento Católico Español. Como cada año, escalaron la montaña de Montjuïc para acabar con arengas paramilitares y quemando esteladas y una pancarta de la ANC.

Imagen de la movilización con motivo del 12 de octubre en Barcelona. (EFE)
Imagen de la movilización con motivo del 12 de octubre en Barcelona. (EFE)

"Los socios de Sánchez reprueban al Rey"

Antes, Inés Arrimadas había considerado "indecente" que Pedro Sánchez se siga apoyando en socios "populistas y separatistas" que "insultan y humillan" al Rey. Arrimadas se refería a la resolución, propuesta por los comunes y aprobada también con el apoyo de JxCAT y ERC, en la que se condena el posicionamiento del Rey en el "conflicto catalán", así como su "justificación de la violencia" policial el 1-0, y se aboga por la abolición de la institución monárquica, que califica de "caduca y antidemocrática".

"Son los socios de Sánchez, los populistas y los separatistas, los que han reprobado al jefe del Estado", ha dicho Arrimadas, que ha afirmado que "atacar al jefe del Estado es atacar a España" y a los "47 millones de españoles".

Por su parte, Dolors Montserrat apeló a la unidad de los partidos constitucionalistas y acusó a Pedro Sánchez de haber "entregado Cataluña a los independentistas", por lo que le reclamó rectificar. Su compañero de partido, Xavier García Albiol, responsabilizó al presidente del Ejecutivo de que el Parlament aprobara una resolución "insultando al Rey".

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios