SEGUNDO AÑO DE POLÉMICA CON EL 17-A

Los radicales intentan instrumentalizar el homenaje a las víctimas de las Ramblas

Dos enormes pancartas contra el Rey colgadas de balcones con los Mossos y el Ayuntamiento pasándose la pelota de su retirada. Ostentación de banderas españolas, gritos

Foto: Un grupo de independentistas ha colgado de madrugada una pancarta en contra del Rey en la fachada de un edificio de la plaza de Cataluña de Barcelona. (EFE)
Un grupo de independentistas ha colgado de madrugada una pancarta en contra del Rey en la fachada de un edificio de la plaza de Cataluña de Barcelona. (EFE)

Dos enormes pancartas contra el Rey colgadas de balcones con los Mossos y el Ayuntamiento pasándose la pelota de su retirada. Ostentación de banderas españolas, gritos de "¡Viva España!" o "¡Viva la Guardia Civil!" incluso en momentos de recogimiento como la interpretación musical de “El cant dels ocells” de Pau Casals. Abucheos a algunas de las lenguas que se han utilizado. Y sobre todo muchas banderas en un momento que no tocaba, en el acto principal del homenaje a las víctimas del atentado en las Ramblas hace un año en Barcelona. En comparación, los independentistas asistentes, muchos, han mantenido una actitud más silenciosa pues los más extremistas se encontraban cientos de metros más abajo en la manifestación paralela de los CDR. Y esa ha sido la tónica dominante en el acto que se ha celebrado en Plaça Catalunya.

Cuando algunos independentistas han recriminado a los asistentes su actitud, muchas de las réplicas han sido “no haber puesto esa pancarta”, por el gigantesco cartel colgado de manera anónima con la foto del Rey Felipe VI bocabajo y con la leyenda en inglés “el Rey español no es bienvenido”. Los Mossos han optado por no retirar la pancarta y han dicho que era competencia de la Guardia Urbana de Barcelona.

Si entre el público no habido ni unidad, ni consenso ni el respeto mínimo en un homenaje de un atentado terrorista, el último del yihadismo en Europa con víctimas mortales, en la tribuna de autoridades frialdad máxima. Aunque el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el Rey sí se han saludado, el independentista ha aprovechado el momento para presentarle a la mujer del 'exconseller' Forn, encarcelado desde el pasado 2 de noviembre. Los pitidos al Rey, muy escasos, sólo cuando se ha ido el monarca.

La estrategia del independentismo de no acudir al acto de Plaça Catalunya y apostar por una marcha alternativa organizada por los CDR dejó el acto principal del homenaje a las víctimas del atentado de las Ramblas en manos de los que decidieron utilizarlo para hacer ostentación de la unidad de España. Sin las más de 2.000 personas que fueron a Plaça Colón, el 'españolismo' campó por sus fueros. En Plaça Catalunya no se han visto esteladas –tampoco en las Ramblas– pero sí todo tipo de banderas españolas: en sombreros, de todos los tamaños y en todas las posiciones.

Los independentistas y los españolistas se han increpado en diversas ocasiones en choques de baja intensidad y que más bien han rozado el patetismo. Pero en todo momento se ha dado la imagen de que los asistentes estaban mucho más preocupados por otras cuestiones que por recordar a las víctimas del atentado yihadista.

Neutralidad en la Rambla

En comparación con Plaça Catalunya, la ofrenda floral en la Rambla ha sido mucho más neutral y solemne pese a las dos pancartas que han colgado encapuchados y que iban sin firmar. Eso sí, una de ellas ha calificado el acto de “estafa” por la ausencia de reconocimiento a los responsables de los Mossos que dieron respuesta al ataque, tanto en Barcelona como en Cambrils y Subirats.

Las auroridades catalanas durante el acto de ofrenda en el mural de Miro por el aniversario de los atentados de Barcelona y Cambrils. (EFE)
Las auroridades catalanas durante el acto de ofrenda en el mural de Miro por el aniversario de los atentados de Barcelona y Cambrils. (EFE)

La alcaldesa Ada Colau ha intentado destacar el protagonismo de las víctimas pero parece evidente que no se puede ignorar ni que ha faltado neutralidad institucional por parte de la Generalitat o incluso del Ayuntamiento, que no invitó al Rey, y que el independentismo intentó poner el foco en la situación política catalana.

Discursos y recuerdo

En los discursos de la periodista Gemma Nierga, se puso todo el foco en el dolor de las familias afectadas por los atentados y el recuerdo de las víctimas. Pero esa voluntad de los organizadores del acto no coincidió con la actitud de la mayoría de los asistentes. El acto por tanto, puso de manifiesto una sociedad catalana rota, incapaz de unirse ni siquiera ante un atentado que costó 16 muertos y centenares de heridos.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
60 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios