guía de firmas catalanas que hay que consumir

Los radicales piden boicotear el Ibex y a las empresas 'españolas' de siete sectores

Desde Poble Lliure hasta los más furibundos independentistas, se ha extendido una nueva consigna para contratar con 'sus' bancos, 'sus' seguros y hasta 'sus' supermercados

Foto:  Un joven con una estelada ante un agente durante la concentración que miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR) el pasado mes de marzo. (EFE)
Un joven con una estelada ante un agente durante la concentración que miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR) el pasado mes de marzo. (EFE)

Los círculos más radicales del independentismo catalán han iniciado una escalada de tensión que difícilmente tendrá marcha atrás. Milicias populares y boicot a empresas de servicios españolas son los dos grandes ejes de esta escalada. Poble Lliure, uno de los principales partidos que componen la CUP, pidió este jueves un boicot a las empresas del Ibex 35. En un comunicado hecho público a última hora de la tarde, reclama “pasar a la ofensiva: es preciso un boicot general y sostenido promovido por las instituciones catalanas y la sociedad civil a las empresas del Ibex 25 [La Caixa, Banc Sabadell, Telefónica, Repsol, Inditex, etcétera]”.

En otras palabras: el separatismo apuesta por lo seguro para combatir a la sempiterna enemiga España: el boicot a los productos españoles y, especialmente, a las empresas con sede al otro lado del Ebro. “Potenciemos las empresas de servicios catalanas para fortalecer, desde la economía, la república catalana”, alertaba un mensaje colocado estratégicamente en varios foros independentistas esta semana.

La consigna es que los ciudadanos se den de baja en las empresas con las que actualmente tienen contratados servicios y se hagan clientes de otras de estricta obediencia separatista. Y ahí se cita a siete sectores con las recomendaciones pertinentes.

-Electricidad: los independentistas piden que se apunten a Som Energia y a Holaluz.

-Gas: Catgas.

-Telefonía: Som Connexió y a Parlem.

-Seguros: Arç Cooperativa.

-Hidrocarburos: Petrocat.

-Banca: Caixa de Guissona, Caixa d’Enginyers y COOP57.

-Supermercados: Bon Preu.

La consigna es que se den de baja en las empresas con las que tienen contratados servicios y se hagan clientes de otras de estricta obediencia separatista

La lista, no obstante, ha provocado un vivo debate en las filas independentistas. “El Bon Preu está muy, pero que muy bien. En mi vida [en una pescadería de un supermercado] he visto mejor pescado, y cómo te lo preparan… ¡solo por poner un ejemplo! Ah, y aunque fuese de pésima calidad… ni de coña voy a un supermercado español”, afirmaba uno de los hiperventilados. Otros, en cambio, mostraban sus reticencias a la medida, por cuanto todas las empresas que trabajan en Cataluña generan empleo y beneficios, al tiempo que dan servicio.

Boicot a Telecinco

A las televisiones también les llega su San Martín. El independentismo ha añadido a la larga lista de sus enemigos a Telecinco. ¿El motivo? “Se ha adherido al 'Manifiesto por la lengua común' que el pasado 23 de junio presentó un grupo de intelectuales en Madrid”. Para los radicales, la cadena “comparte las exigencias de este grupo de intelectuales, entre los que están Mario Vargas Llosa, Fernando Savater o Álvaro Pombo, que piden que el Parlamento español elabore una normativa para fijar que el castellano sea la lengua oficial de todo el territorio y la única que puede serle supuesta a sus ciudadanos. Telecinco es la primera televisión que se adhiere a este manifiesto”.

Y afirman los separatistas: “Si ellos se adhieren al manifiesto, nosotros nos adheriremos a una huelga que consiste en no mirar Telecinco y eliminar el canal de nuestra televisión. Esto no es un boicot, sino una huelga”. Luego, explican que esta cadena “es líder de audiencia en Cataluña" y que, a cambio, abraza un manifiesto “que pretende que el catalán sea relegado y menospreciado”.

Recuerda el texto que circula entre el independentismo que “si los catalanes nos uniésemos, podríamos conseguir hacernos respetar; en su día lo conseguimos con la marca Pascual; ahora es la hora de impedir que estos fascistas que no entienden lo que significa el respeto a una lengua igual de válida que la suya (con la diferencia de que ellos nos la imponen a nosotros), ni contemplan una diversidad cultural, nos sigan tomando el pelo. Ya está bien de que, en lugar de estarnos agradecidos, vayan en contra nuestra”.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
49 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios