PARA QUE APOYE SU CRIDA Y ACEPTE UNA LISTA UNITARIA

Puigdemont prepara una opa hostil a ERC en octubre con la ayuda de la ANC

El 'expresident' presionará a los republicanos con la ANC, uno de sus mayores aliados para promocionar su nuevo instrumento político: la Crida Nacional per la República

Foto: Puigdemont posa en su residencia temporal de Berlín. (EFE)
Puigdemont posa en su residencia temporal de Berlín. (EFE)

La intención del ‘expresident’ Carles Puigdemont es lanzar una opa hostil sobre Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) el próximo otoño. Para ello, según fuentes cercanas al político fugado, contará con el apoyo incondicional de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), uno de los mayores aliados que tiene para promocionar su nuevo instrumento político: la Crida Nacional per la República, que piensa convertir en partido político el próximo 1 de octubre, aniversario del referéndum de independencia.

“Nadie niega que en estos momentos hay tensión con ERC, pero eso ya va bien para marcar perfil propio”, admiten las citadas fuentes. Esta tensión afecta, de momento, al Govern y al Parlament, donde los dos grupos, JxCAT y ERC, han llegado a acusarse mutuamente de mentir. Ante lo que consideran “deslealtad” de los hombres de Puigdemont, la portavoz republicana, Marta Vilalta, advirtió este lunes de que hará falta la firma de un pacto por escrito.

La alta tensión entre JxCAT y ERC está siendo atenuada por frenéticas reuniones en el Parlament y en el Palau de la Generalitat. Ambos grupos necesitan unos meses para poner en orden las cosas y poder convocar elecciones (ha de pasar un año para que se celebren comicios y los últimos fueron el 21 de diciembre de 2017). De momento, son un matrimonio forzado a convivir hasta diciembre, aunque se tiren los trastos a la cabeza día sí y día también. Ese mal ambiente ya ha tenido sus primeras consecuencias: no habrá pleno del Parlament hasta el 2 de octubre. En otras palabras: casi tres meses sin actividad parlamentaria, con la cámara legislativa secuestrada por los independentistas porque no se ponen de acuerdo. Ni una república bananera funciona de esta manera.

La propia portavoz del Govern, Elsa Artadi, admitió este martes, tras la reunión del Ejecutivo de Quim Torra, que las cosas no están totalmente claras entre JxCAT y ERC. Dio por cerrada la crisis de los mentirosos de la pasada semana, pero admitió que no saben cómo solucionar el asunto que la provocó, y que no es otro que Carles Puigdemont reclamaba que todos los votos de los diputados suspendidos por el juez Pablo Llarena se pudiesen sustituir menos el suyo. O sea, reclamaba para él un estatus superior al de los demás investigados por el 1-O. Y ERC, con buen criterio, le advirtió de que no tolerarán "que existan diputados de primera y de segunda”. El tema sigue igual. “Queda pendiente y se tiene que acabar de mirar cómo se traslada a la Mesa del Parlament”, explicó Artadi este martes. La diferencia es que ahora tienen más de dos meses para negociar cómo resolver el tema de las sustituciones de los suspendidos. Lo que está claro es que Puigdemont, por muy ‘expresident’ que haya sido, es un diputado como otro y no tiene más derechos.

“¿Cuál es su objetivo? ¿Destruir ERC?”

Desde las filas republicanas están perplejos ante los últimos movimientos de Puigdemont. “No entendemos hasta dónde quiere llegar. ¿Cuál es su objetivo? ¿Destruir ERC? Claro que el ‘president’ había perdido crédito, pero con la refundación de la refundación de Convergència no tiene más fuerza ni más credibilidad. De todos modos, estaremos atentos a ver cuáles son sus siguientes pasos”, critica una fuente de ERC en declaraciones a El Confidencial.

Los hombres de Oriol Junqueras saben que la ANC “dará apoyo a Puigdemont en los próximos meses y en las campañas electorales que vengan. Ya lo hicieron en las últimas elecciones de diciembre, pidiendo el voto para JxCAT cuando quedaban dos días de campaña electoral. Por tanto, ya estamos acostumbrados. Pero que tengan en cuenta que la ANC va cuesta abajo y ha perdido militancia en los últimos meses”, añaden las mismas fuentes.

Clausura de la Conferencia Nacional de ERC celebrada en L'Hospitalet de Llobregat. (EFE)
Clausura de la Conferencia Nacional de ERC celebrada en L'Hospitalet de Llobregat. (EFE)

No ocurre lo mismo con Òmnium Cultural, que ya sobrepasa los 120.000 socios (hace un año, tenía poco más de 50.000). “Òmnium se mantuvo neutral. Pedía la unidad de acción, pero al menos no se decantó por nadie en la campaña electoral y creemos que va a seguir igual o, al menos, eso es lo que ha dicho siempre que se le ha preguntado”, aseguran.

A Puigdemont, sin embargo, ya le basta con la ANC para simular que su proyecto es ‘transversal’. Su apoyo a la hora de poner en marcha la Crida es fundamental, para después convocar elecciones. En el ínterin, es decir, durante el mes de octubre, la presión sobre ERC se redoblará, con el objetivo de que se adhiera al proyecto de Puigdemont y acceda a integrar una lista ‘unitaria’. “Ese será el momento de la verdadera opa a Esquerra”, admiten fuentes cercanas a Puigdemont. De ese modo, presionaría a los republicanos ante la convocatoria, el 27 de octubre, de elecciones que, se habrían de celebrar después del 21 de diciembre (se baraja el 23 de ese mes). Y el ‘expresident’ espera que en ese mes Esquerra ceda a las presiones.

El apoyo de la ANC a la hora de poner en marcha la Crida es fundamental para Puigdemont y también para poder convocar elecciones después

Desde ERC, se vislumbra la jugada y se carga contra el líder de JxCAT por su hoja de ruta. “¿Para qué quiere elecciones a finales de año? ¿Para hacer qué? ¡Pero si tiene hasta la presidencia de la Generalitat! Además, tenemos la mayoría parlamentaria. A nosotros ya nos va bien continuar así la legislatura. No se comprende la obsesión en la convocatoria de elecciones si no es por una cuestión puramente personal”.

“Si quiere ser ‘president’, que vuelva”

Pero no se quedan ahí las críticas. “Si lo que quiere ser es ‘president’, que vuelva. En la anterior campaña electoral prometió volver y aún lo estamos esperando. Nosotros sí que hemos dado la cara, pero aquí quien se ha mostrado desleal ya sabemos quién es”, aseguran, en referencia directa a que ERC tiene a su máximo dirigente, Oriol Junqueras (que era vicepresidente del Govern), en la cárcel, mientras que Puigdemont se fugó por la puerta de atrás.

Estas fuentes aseguran: “Si no tenemos república, no será por nuestra culpa. Que los de Puigdemont firmen los decretos que no firmaron, porque esos decretos dependen de Presidencia. Junqueras y los responsables de ERC hicieron todo lo que prometieron, pero no pueden decir lo mismo otros. Es más: Puigdemont ni siquiera leyó la proclamación de la independencia en el Parlament, porque fue la que entonces era presidenta de la cámara, Carme Forcadell, quien lo hizo. Por tanto, si quiere algo ahora, que vuelva y que dé la cara, como la hemos dado nosotros”.

Pero Puigdemont está demasiado atareado con su compleja hoja de ruta, que prevé una intensa campaña de imagen, la preparación del lanzamiento de su Crida Nacional, la puesta en marcha del Consell de la República (algo así como un Govern en el exilio) y la mismísima opa a Esquerra. En toda esa tarea, contará ahora con la ayuda total del PDeCAT (llamado a diluirse dentro de la Crida para que no le haga sombra) y del Govern que encabeza Quim Torra. Este sábado, cuando Puigdemont vuelva al palacete de Waterloo, no solo será recibido por los fieles radicales que se desplazarán hasta la ciudad belga para manifestarse ante la casa, sino que el propio Torra se desplaza a Bélgica con todo su Gobierno para mantener allí con Puigdemont una “reunión de trabajo”. Es el primer paso para la conversión de Waterloo en el Lourdes catalán, un santuario donde confluyen todos los caminos que llevan a la república catalana.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios