Solo Cospedal le disputa el voto del militante

Pablo Casado se dibuja como el ganador de las primarias del PP en Cataluña

Los 1.600 militantes catalanes solo suponen el 2,5% de los de 66.523 que se han registrado para votar en toda España. Ha habido aluvión de peticiones para estar al corriente de pago

Foto: Pablo Casado esta semana en un encuentro con afiliados en Murcia. (EFE)
Pablo Casado esta semana en un encuentro con afiliados en Murcia. (EFE)

El PP es como España. Dos Españas, dos PP. Team Casado, Team Cospedal, en el caso de los populares en Cataluña. Como la España de siempre, abocada a escoger entre Sofía y Leticia o entre Iniesta o Isco. Las primarias del PP en Cataluña solo pueden ser determinantes si el resultado es muy justo en el resto del país. La mayoría de las fuentes internas del partido consultadas apuestan en territorio catalán por Pablo Casado, actual vicesecretario de Comunicación, que se impondría entre los algo más de 1.600 militantes que podrán votar en este proceso interno. El segundo puesto, pero no la posición ganadora, recaería en la actual secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal.

Fuentes del PP en Cataluña reconocen que los populares catalanes pintarán poco en el resultado. Los 1.600 militantes catalanes solo suponen el 2,5% de los de 66.523 que se han registrado para votar en toda España. Cataluña solo resultará determinante si al final el resultado es muy ajustado. Pero tampoco lo parece, porque Casado ya arrancó con 5.000 avales. Y eso es mucha ventaja. Una ventaja que, según apuntan las fuentes confirmadas también se reflejará en Cataluña.

Diversos altos cargos del PP dan por hecho que Casado ganará, Cospedal será segunda y que el resto de candidatos obtendrá unos resultados marginales en Cataluña. En el PP catalán, Casado es el candidato de los militantes mientras que Cospedal representa la candidatura del aparato del partido. Igual que pasó en el caso del PSOE, en las primarias se está dibujando un panorama inquietante para algunos en el que los militantes votarán en clave de castigo a los actuales dirigentes. Los militantes en Cataluña lo han pasado mal, muy mal. Y, a menudo, se han sentido abandonados por la dirección del partido.

Pablo Casado cuenta con apoyos notables. El más destacado es el de Alejandro Fernández Álvarez, quien ya se ha pronunciado a favor de Casado. Fernández Álvarez es el número dos del subgrupo parlamentario popular en el Parlament. Mientras que Xavier García Albiol ha actuado como otros señores territoriales, siguiendo la estela de Alberto Núñez Feijóo, y se ha mantenido neutral, Fernández Álvarez se ha implicado al máximo con Pablo Casado. Lo mismo han hecho otros presidentes provinciales como Marisa Xandri (Lleida) o Daniel Serrano (Barcelona). La mediática Andrea Levy todavía no se ha pronunciado pero algunas fuentes apuntan a que este fin de semana hará pública su posición pidiendo a los militantes que voten por Casado.

Este fin de semana será clave, porque mientras que Cospedal decidió arrancar su campaña en Cataluña, Casado optó por esperar y será este fin de semana cuando se acerque a tierras catalanas para intentar convencer a unos militantes que lo han pasado francamente mal en los últimos años.

La vieja guardia

María Dolores de Cospedal, también cuenta con apoyos. La exministra de Sanidad, Dolors Montserrat, es la cara catalana más visible de su candidatura. Pero también apuesta por ella la actual senadora Alicia Sánchez Camacho, Dolors Montserrat es hija de una histórica diputada popular del mismo nombre. En todo caso son respaldos con ecos de vieja guardia, que aunque tienen un importante control de mecanismos claves del partido pueden ser vistos como parte de ese pasado que se quiere dejar atrás. La ventaja para Cospedal es que la madre de Dolors Montserrat controla el grueso del aparato del partido en Cataluña. Pero lo cargos electos son pocos, y los militantes aquí, de nuevo, juegan con ventaja.

El aparato del partido lo controla en Cataluña la madre de la exministra de Sanidad, Dolors Montserrat, también alineada con Cospedal

En Cataluña, el resto de candidatos no lo tendrían más fácil. Al contrario, se estima que sus resultados serán más bien residuales. Empezando por la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que decepcionó a la militancia con la operación diálogo y que tampoco gustó en el despliegue de un 155 que dejó al margen a TV3. El exdelegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, es su principal apoyo, pero tiene poca fuerza para movilizar votos de militantes. Millo es un hombre de intrigas palaciegas, no de costilladas. Además, sus principales apoyos se encuentran en Girona, donde el PP solo cuenta con 110 militantes. Con estos mimbres, lo que obtenga Soraya Sáenz de Santamaría de Cataluña no parece que resulte muy relevante cara al resultado final.

El resto de jugadores

El resto de jugadores en Cataluña lo tienen francamente mal, según explican fuentes del PPC. El exministro de Exteriores José Manuel García-Margallo se ha presentado para evitar que ganase Soraya Sáenz de Santamaría, pero en el caso de Cataluña podía haberse ahorrado el esfuerzo, porque aquí con él o sin él el resultado hubiera sido el mismo: escaso. Y eso que García-Margallo siempre ha mostrado una especial querencia por Cataluña. Mítico fue su debate con Oriol Junqueras en 8TV. Y ha estado ejerciendo de tertuliano en Catalunya Ràdio en el programa de Mònica Terribas, no precisamente una cancha fácil. Pero esto, cara a la militancia, que es la que vota, pesa más bien poco.

Lo más probable es que Xavier García Albiol pase las primarias sin mojarse, ya que tiene más tirón entre los simpatizantes que entre los militantes


El líder histórico del PP en Cataluña, el exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz ha dado apoyo público al valenciano José Ramón García Hernández, pero en el partido se ha leído más como un guiño bienintencionado al Opus Dei que como una auténtica consigna. Mientras, su hermano Alberto, que todavía tiene chance en el Ayuntamiento de Barcelona, guarda un prudente silencio. No es previsible que se moje por nadie.

¿Y Xavier García Albiol? La militancia le respeta. Pero es posible que no se pronuncie. Además, su campo de batalla es el voto urbano: Castelldefels, Badalona… Pero esas ciudades, las más peperas de Cataluña, representan decenas de militantes cada una, no más. Con esos mimbres, poco podría aportar a uno u otro candidato.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios