su abogado pide no denunciar a llarena

Parte del independentismo arremete contra Puigdemont: sigue un plan "personal"

Un sector del secesionismo que impulsa la querella contra el juez del Supremo critica duramente al 'expresident' y su abogado por guiarse por sus intereses personales "y no de país"

Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (Reuters)
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (Reuters)

El nombre del expresidente catalán Carles Puigdemont comienza a ser cuestionado en algunos sectores duros del independentismo catalán. El motivo, según fuentes de estos sectores, es su estrategia, enfocada más a satisfacer intereses personales que “intereses de país”. El desencuentro final se ha producido los últimos días, cuando el abogado del ‘expresident’ fugado, Jaume Alonso Cuevillas, ha pedido en diversos foros que no se presente una querella masiva contra el juez Pablo Llarena y otros tres jueces del Supremo (Alberto Jorge Barreiro, Miguel Colmenero y Francisco Monterde) porque “podría ser contraproducente para los intereses de los presos y exiliados”.

La organización Querellants per la República (QxR) está a punto de culminar una querella contra el magistrado del Supremo por el presunto delito de prevaricación. El plazo para presentar toda la documentación finaliza el 20 de junio y la intención es presentarla el 28 de junio. La intención era que la querella fuese firmada por más de 20.000 personas, aunque al final no ha sido ni la décima parte la que ha respondido, tras semanas de intensa propaganda para captar voluntarios dispuestos a firmar la denuncia.

Parte del independentismo arremete contra Puigdemont: sigue un plan "personal"

Ese trabajo se encuentra ahora cuestionado desde los círculos más próximos a Puigdemont. Según ha podido conocer El Confidencial, Cuevillas se ha reunido varias veces con representantes de Querellants per la República, pero sus explicaciones no convencieron a los independentistas. En principio, había pedido que los organizadores de esa querella no la interpusieran, como mínimo, hasta el 15 de junio. Pero la recogida de poderes para la querella ha demorado los plazos y ahora se prevé que se presente en los juzgados el 28 de junio. Sin embargo, Cuevillas se muestra ahora contrario a la iniciativa.

“No perjudicamos a presos ni a exiliados. Si fuese así, no presentaríamos la querella”, argumentan desde la entidad que mueve el tema. Critican al abogado de Puigdemont por regirse por ‘intereses oscuros’ y no dar explicaciones. Además, subrayan que “es el único abogado que va diciendo que es perjudicial que presentemos la querella. Si realmente perjudicase, todos los abogados defensores se unirían y lo dirían, ¿no?”. El posicionamiento de Cuevillas, no obstante, está respaldado por la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, entidades que tradicionalmente han respaldado a Puigdemont.

Sin argumentos

Algunos de los querellantes no ocultan su profundo malestar. “El señor Cuevillas defiende a sus representados y a él mismo. La querella de QxR defiende nuestro derecho a voto y que se respete lo que hemos votado. Son dos cosas totalmente distintas”, argumentan desde QxR. Y también enfatizan que “mientras el señor Cuevillas no dé argumentos jurídicos convincentes, y de momento no ha dado ninguno, seguiremos adelante”. Y critican también que no solo públicamente no dé argumentos, lo que podría interpretarse como estrategia, sino que “privadamente tampoco ha sabido dar respuesta”.

El abogado de Carles Puigdemont, Jaume Alonso Cuevillas. (EFE)
El abogado de Carles Puigdemont, Jaume Alonso Cuevillas. (EFE)

Una de las fuentes asegura, en cambio, que el letrado del ‘expresident’ solo señaló que la presentación ahora de una querella “podría ser contraproducente para la estrategia de las euroórdenes”, por lo que se debería esperar. Pero en el mundo independentista se considera que “las euroórdenes se hacen en tribunales extranjeros". Y enfatizan que es cierto que “se pueden enrocar por cabreo y retrasar la decisión”, pero eso no es motivo suficiente para abortar una iniciativa que lleva semanas trabajándose. Por tanto, la conclusión es que “hemos de tirar adelante con la querella. Es un derecho que tenemos como pueblo. Que no jueguen con nosotros”. QxR ya ha asumido que la querella puede ser rechazada o archivada, pero para ello ha previsto una estrategia de largo recorrido que acabe ante los tribunales europeos después de agotar las vías jurídicas españolas.

Su abogado, en su lista para Barcelona

Los sectores que respaldan esta hoja de ruta acusan a Puigdemont y su entorno de jugar sucio y achacan el protagonismo que ha asumido el abogado como parte de una estrategia política que va más allá: Puigdemont estaría intentando que Cuevillas formase parte de la candidatura por Barcelona en las elecciones municipales del año que viene, detrás de Neus Munté, que será la alcaldable del PDeCAT. De ese modo, el ‘expresident’ intentaría controlar en lo posible no solo la lista electoral sino la política que se desplegase desde la capital catalana en clave local, al haber fracasado sus operaciones para confeccionar una lista única independentista con una persona de su total confianza al frente.

Las críticas en los círculos independentistas son feroces. “Parece que este abogado va un poco de estrella mediática”, se quejaba uno de los integrantes de un chat republicano este martes. “Nosotros le preguntamos a nuestro abogado lo de la querella y nos dijo que en Figueres ya dijo lo mismo, pero no explicó por qué”. Y otro tercia: “Es triste pensar que lo haga por afán de protagonismo, pero si es porque perjudica la defensa de alguien, lo tendría que decir claro y porqué”. “Es que dijo que no lo podía explicar por la estrategia”, respondía otro. “Estrategia que hacen ellos”, se quejaba un cuarto. “Pues que vayan al psiquiatra o marchen”, apuntalaba un quinto. “No es preciso que lo diga públicamente. Seguro que puede explicar a nuestros abogados y, si fuese lógico lo que dice, no la tirarían adelante o lo harían de otra manera”, razonaba uno de los contertulios.

Un partido político paralelo

“Hay mal ambiente entre JxCAT y PDeCAT, y ahora ha trascendido que JxCAT ya tiene registrada la marca Junts per la República”, argumentan desde las filas independentistas. Pero en el trasfondo se vislumbra otra operación política de Puigdemont que estaría intentando poner las bases de un partido político paralelo a PDeCAT, que nacería de la asociación Junts per la República, que quiere lanzar a principios del próximo mes de julio.

Esta asociación está impulsada por los diputados independientes de Junts per Catalunya (JxCAT), y su figura central sería el expresidente de la ANC Jordi Sànchez, actualmente encarcelado en Soto del Real . Esta asociación aspira a ser “el motor para vertebrar un movimiento unitario republicano y soberanista” más allá de las siglas tradicionales, y trabajará desde dentro del grupo parlamentario, aunque desde algunos sectores independentistas se insiste en que será el embrión de un nuevo partido político liderado por Puigdemont, que de esta manera se adelanta al congreso del PDeCAT (que comienza el 20 de julio), en el que la formación heredera de Convergència aprobará una nueva estrategia que dinamita la hoja de ruta del propio Puigdemont.

La intención es hacer una candidatura de un partido ampliamente transversal en las próximas elecciones pero encabezado por Carles Puigdemont. En el caso de que no se pudiera materializar el partido, se intentaría con una agrupación de electores encabezada igualmente por el ‘expresident’.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios