Intentan acudir al acto de Tarragona este viernes

El independentismo pide ahora un gesto al Rey tras dos años de desplantes

En el Palau temen que la ausencia de la Generalitat en el acto más importante para la provincia de Tarragona en un lustro les pase factura en las municipales

Foto: El Rey duante una visita a Barcelona. (EFE)
El Rey duante una visita a Barcelona. (EFE)

Tras dos años de desplantes y desencuentros ahora el independentismo le pide un gesto al Rey. Sólo eso, un gesto de Felipe VI que les permita acudir este viernes al acto de inauguración de los Juegos del Mediterráneo. Y eso que Carles Puigdemont ha pedido al actual president Quim Torra que no acuda, tal y como adelantó El Confidencial la semana que viene. Pero ahora, en el Palau temen que la ausencia de la Generalitat en el acto más importante para la provincia de Tarragona en un lustro les pase factura en las municipales y buscan una excusa para poder acudir.

Torra ha enviado una carta al Rey que también firman Carles Puigdemont y Artur Mas. Además, ha añadido unos párrafos pidiendo una reunión previa al monarca el mismo viernes para explicarle cómo se siente el pueblo de Cataluña. En la carta se pide diálogo con el Rey, pero también se le recuerda la “violencia policial desmesurada e inaceptable” que a juicio de los firmantes se desplegó durante el 1 de octubre. El tono de la misiva es pedir explicaciones al monarca por lo sucedido ese día.

El jefe de la Casa del Rey, por encargo de Felipe VI, ha trasladado a Pedro Sánchez esta carta y ha remitido otra a Torra en la que "acusa recibo" de su misiva y le informa que, "de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 64.1 de la Constitución, se ha dado traslado de la misma al presidente del Gobierno", según han informado fuentes de la Zarzuela. El artículo 64.1 de la Carta Magna dispone que "los actos del Rey serán refrendados por el presidente del Gobierno y, en su caso, por los ministros competentes".

En la sesión de control del Parlament, Torra no ha desvelado si acudirá, pero ha insistido en que “el Rey tiene que hablar”. En el acto de Tarragona no están previstos discursos. Sí, claro, que habrá una foto de Torra con el Rey que el independentismo ahora no sabe como justificar.

El Rey y Puigdemont en un acto oficial. (EFE)
El Rey y Puigdemont en un acto oficial. (EFE)

La consellera de Presidencia, Elsa Artadi, ya avanzó ayer que Torra estaba estudiando dejar plantado al Rey en Tarragona. Y dejó caer que ella misma no asistiría a la inauguración de los Juegos del Mediterráneo, otra prueba de que Puigdemont desde Hamburgo, su nuevo lugar de residencia, ha pedido que no se vaya para evitar dar la imagen de normalidad institucional. La cercanía de Puigdemont y Artadi es muy alta y ambos se encuentran en la misma sintonía política.

Esta petición un gesto al Rey se produce después de dos años de desplantes continuos del soberanismo a la figura de Felipe VI. El independentismo pide un gesto y pero todos los gestos que ha recibido Felipe VI hasta ahora no ayudan para el diálogo. El más directo el que el Ayuntamiento de Girona, cuya alcaldesa Marta Madrenas (PDeCAT), es una persona cercana a Puigdemont, haya negado a la Casa Real el uso del auditorio de la ciudad para la entrega de los premios Princesa de Girona. La Casa Real se ha visto obligada a trasladar los premios al hotel del Celler de Can Roca, al que los independentistas han empezado a acosar, empezando por el concejal de la CUP en Girona y exdiputado, Lluc Salellas, que se ha puesto al frente de esta movilización contra la Corona mientras el resto de partidos soberanistas callan.

Historial de gestos

De hecho, el independentismo tiene un largo historial de gestos contrarios a Felipe VI. Puigdemont tomó posesión del cargo después de que se descolgase el cuadro del Rey que había en la sala en al que se celebró el acto, en enero del 2016. Los partidos soberanistas jalearon a Ada Colau cuando ese mismo año la alcaldesa quitó el cuadro del Rey del salón de plenos del Ayuntamiento de Barcelona.

En este clima, cuando la entonces presidenta del Parlament, Carme Forcadell solicitó audiencia con el Rey le fue denegada por la Casa Real. Roger Torrent (ERC) cuando llegó a la presidencia de la Cámara se negó a ver al Rey. Y ahora Torrent ya ha anunciado que no irá a Tarragona, precisamente para no coincidir con Felipe VI.

En la inauguración del Mobile este pasado mes de febrero, el independentismo ya le hizo el vacío al Rey, mientras los manifestantes se concentraban protestando por su presencia. Una protesta jaleada en redes por los mismos que ahora están pidiendo un gesto a la Corona, sin entender, que el papel constitucional de la misma es muy limitado, y que cualquier iniciativa de diálogo corre a cargo del Gobierno que encabeza Pedro Sánchez, quien también estará en el acto de Tarragona.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
57 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios