Tensión en el soberanismo

Puigdemont se ve arrinconado por el empuje de Pedro Sánchez y carga contra el PDeCAT

Los nuevos 'consellers' están empezando a ignorar las instrucciones del 'expresident' sobre los nombramientos de altos cargos, algo que aumenta el desencuentro entre Berlín y Barcelona

Foto: Carles Puigdemont posa en su residencia temporal de Berlín. (EFE)
Carles Puigdemont posa en su residencia temporal de Berlín. (EFE)

Carles Puigdemont vuelve a sus batallas con el aparato del PDeCAT. Esta vez, a cuenta del empuje mediático que está tomando el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez, que además, como primera decisión, ha levantado la intervención económica de la Generalitat que había decretado Cristóbal Montoro. Puigdemont culpa al PDeCAT y recuerda que su apuesta era la abstención para evitar la trampa que suponía la moción de censura. Fuentes cercanas al PDeCAT explican que la tensión va a más y que además desde el partido le están desafiando.

No solo en entrevistas. La propia Marta Pascal, coordinadora de la formación, en una entrevista en El País, justificaba la postura de su grupo y alababa los primeros movimientos del Gobierno de Pedro Sánchez. Puigdemont contraatacó con una entrevista en RAC-1, pero horas después Pedro Sánchez le volvía a pasar por encima: el Gobierno acababa con el control de pagos sobre la Generalitat y, además, el propio Sánchez llamaba a Quim Torra por teléfono dentro de su ronda de contactos con los presidentes autonómicos. El independentismo perdía toda la fuerza del relato. Se imponía la línea de Miquel Iceta, que se había reunido con Quim Torra horas antes en el Palau para imponer diálogo.

Pedro Sánchez verá a Torra con Constitución en una mano y el diálogo en la otra

Fuentes cercanas al grupo parlamentario de JxCAT explican que el enfado de Puigdemont con el PDeCAT también se debe a cómo se está configurando el 'sottogoverno' de la Generalitat. Los 'consellers' están empezando a ignorar sus instrucciones y los nombramientos de altos cargos se están haciendo más en la clave congresual del PDeCAT, que según los criterios de restitución que quiere aplicar el 'expresident' desde Alemania. Las directrices de Puigdemont en este sentido están siendo obviadas, según estas mismas fuentes.

Una de las características de la nueva situación es que no solo ha descolocado a Cs o los partidos de Madrid. También ha provocado lo mismo con el independentismo. En su primera rueda de prensa, Elsa Artadi, la nueva 'consellera' de Presidencia y la principal palanca con la que cuenta Puigdemont en el Govern, no tenía más plan de futuro más allá de que Torra se reuniese con Pedro Sánchez. El propio Puigdemont en la radio el viernes dejó claro que el independentismo se había quedado sin hoja de ruta, a parte de vaguedades sobre el buen gobierno de la Generalitat.

El propio Puigdemont dejó claro que el separatismo se había quedado sin hoja de ruta, a parte de vaguedades del buen gobierno de la Generalitat

El cambio se refleja en varias cosa. Puigdemont ya no quiere convocar elecciones en octubre ni presentarse a esos comicios. Parece más preocupado por las municipales y por una lista única en Barcelona. Fuentes de JxCAT apuntan que diversos 'consellers' ya le han comunicado al propio Puigdemont que quieren una legislatura larga y que no quieren ocupar el cargo solo durante tres meses. El propio Puigdemont ya no se ve capaz de aplastar a ERC en las urnas si adelanta la convocatoria.

Planes paralelos

Puigdemont, por tanto, se refugia en sus planes paralelos: la creación del Consell de la República y la constitución de una Asamblea de Electos donde solo haya representantes del independentismo y que redacte una constitución catalana. “Constituiremos el Consell de la República en Bélgica y estamos hablando con todos los actores de qué hoja de ruta debe tener. No debe ser un gobierno en la sombra ni paralelo. Debe ser un espacio muy cívico y político”, ha apuntado Puigdemont en su entrevista en la radio.

Puigdemont quiere seguir impulsando el Consell de la República y la Asamblea de Electos pero ambos órganos se encuentran ahora en vía muerta

Pero en la práctica lo que ocurre es que el Consell de la República tiene que tener sede en Waterloo, en Bruselas, y mientras sus problemas legales le tengan retenido en Berlín este proyecto quedará aparcado. Puigdemont quiere también impulsar la Asamblea, pero no se ha dado paso alguno. Y los planes de Iceta de hacer pivotar el diálogo sobre el Parlament, topan con estas pretensiones del soberanismo.

Quim Torra en su reunión con Miquel Iceta este viernes. (EFE)
Quim Torra en su reunión con Miquel Iceta este viernes. (EFE)

Torra en el vacío

Además, Quim Torra se ha quedado en el vacío. Le es fiel a Puigdemont pero se ve incapaz de imponer su criterio a los 'consellers' recientemente nombrados. Torra se mantiene alineado con el 'expresident' pero le sirve para poco. En apenas una semana, los 'consellers', incluso los de JxCAT, están tomando sus propias decisiones al margen los designios del impulsor del proyecto. Puigdemont se está dando cuenta y sabe que si esta dinámica sigue, Marta Pascal y los suyos podrían imponerse en la asamblea de julio, en especial si son ellos los que colocan a los altos cargos en la administración catalana.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios