TRAS UNA DISCUSIÓN CON CARLOS CARRIZOSA

La guerra por un lazo amarillo enturbia el primer pleno de Torra como 'president'

El máximo madatario catalán se sentó en el lugar reservado para los integrantes del Govern, donde solo se le vio a él, al estar buena parte de sus 'consellers' huidos o en prisión

Foto: Momento en el que Carlos Carrizosa retira el lazo amarillo de la bancada del Govern.
Momento en el que Carlos Carrizosa retira el lazo amarillo de la bancada del Govern.

Tensión en el Parlament catalán. Hasta el punto de que el presidente de la cámara, Roger Torrent, se vio obligado a suspender temporalmente el primer pleno de Quim Torra como presidente del Govern después de un enganchón con el diputado de Ciudadanos Carlos Carrizosa por la retirada de un lazo amarillo de uno de los escaños.

Torra acudió este viernes a su estreno parlamentario como 'president'. El máximo mandatario catalán decidió ocupar, tal y como le corresponde, la primera fila del hemiciclo, reservada para el Govern, por lo que se sentó solo, ya que sus 'consellers' no pudieron tomar posesión. Pero el pleno solo duró unos minutos.

Poco después del comienzo, la situación llegó a tal extremo que Torrent se vio obligado a suspender la sesión. Carlos Carrizosa retiró un lazo amarillo de uno de los escaños de la bancada del Govern, lo que provocó una discusión que acabó con esta drástica decisión.

Al comienzo del pleno, Carrizosa retiró el lazo amarillo, asegurando que no tenía ningún sentido que se encontrara ahí. Pero, poco después, Natalia Sànchez, de la CUP, volvía a colocarlo en su sitio, lo que provocó el enfado del diputado de Cs, que terminó por engancharse con Torrent.

Carrizosa aseguró que retiraba el lazo al entender que, al no haber Govern constuido, no podía representar a nadie. Este hecho llevó a que Torrent le llamara al orden, y le pididera que no hiciera del hemiciclo "un patio de escuela", exigiéndole que restituyera el lazo, pero el diputado de Cs se negó a hacerlo.

Ante esta situación, Torrent decidió suspender el pleno y convocar a los representates de los grupos a su despacho para hablar de lo sucedido.

La líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, no ha dudado en apoyar la acción de Carrizosa, criticando duramente al Govern y a las instituciones catalanas por intentar obligarle a volver a restituir el lazo que su compañero había eliminado de la bancada delantera.

"Ocupan también con simbología ideológica los escaños de gobierno y demuestran así que el Govern no es para todos los catalanes, solo para los que llevan lazo amarillo. Al nacionalismo separatista identitario y excluyente hace tiempo que se le cayó la careta. Cataluña es de todos", aseguró Arrimadas.

También mostró su opinión al respecto desde Berlín Carles Puigdemont, que mostró su malestar con Cs, partido al que criticó con gruesas palabras, tildándolos de haber tomado una deriva "nacionalfalangista" y de mostrar políticas "antiguas y de extrema derecha".

"Les molesta un símbolo pacífico, cívico, popular; les molesta que se expresen los que no piensan como ellos hasta el punto de querer erradicarla del espacio público... Confirma la deriva nacionalfalangista que han tomado. La nueva derecha ni es nueva, ni es derecha: es antigua y de extrema derecha", afirmó Puigdemont.

Una hora después de la suspensión, todos los diputados regresaron a sus escaños para continuar con el pleno con normalidad. Eso sí, el lazo de la discordia que Carrizosa se afanó en retirar ya no volvió a reaparecer en su sitio... sino al lado de Quim Torra, que se encargó de portarlo y colocarlo él mismo.

Muchos minutos después, tras la nueva intervención de Natalia Sànchez, de la CUP, esta se encargó de pegar un cartel en el mismo lado donde se encontraba el lazo amarillo que decía 'Stop Fascismo'. Los diputados de Ciudadanos se encargaron de retirarlo, a la vez que pedían respeto públicamente ante Torrent.

Comín no votó delegadamente

El pleno comenzó con la renuncia del exconseller y diputado de ERC, Toni Comín, a votar delegadamente en el pleno de este viernes. Así lo comunicó ERC en las reuniones de la Mesa y la Junta de Portavoces previas al pleno, precisando que la renuncia se ciñe solo a la sesión de este viernes.

Antes del inicio del pleno, ERC aceptó que Comín no delegue su voto, ya que éste podría poner en riesgo los acuerdos que se aprueben durante la sesión plenaria y, además, la Mesa podría incurrir en un presunto delito de prevaricación, según denunciaba la oposición.

Recordemos que Torra se sentó solo porque buena parte de sus consellers están huidos o encarcelados. De hecho, solo tres de los nombramientos llevados a cabo por el 'president' de la Generalitat son diputados, quienes sí estuvieron en el acto: Elsa Artadi, Ernest Maragall y Chakir El Homrani.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
55 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios