el lunes tendría luz verde con mayoría simple

Torra pierde la primera votación y se encomienda a la CUP para ser investido

El candidato de JxCAT ha sido breve en sus interacciones con los demás grupos parlamentarios, pero ha tratado de seducir en todo momento a los antisistema

Foto:  El candidato de JxCAT a ser investido presidente de la Generalitat, Quim Torra, durante el pleno. (EFE)
El candidato de JxCAT a ser investido presidente de la Generalitat, Quim Torra, durante el pleno. (EFE)

La primera votación de la investidura del candidato de JxCAT, Quim Torra, se ha desarrollado sin sorpresas. Se esperaban cuatro abstenciones y un recuento reñido que finalmente se ha consumado con 66 votos a favor de JxCAT y ERC (incluidos los delegados de los políticos presos y huidos) y 65 en contra de Ciudadanos, PSC, Catalunya en Comú-Podem y PPC, lo que no ha permitido que el cuarto aspirante que sugiere el partido de Carles Puigdemont consiguiera la mayoría absoluta que requería esta parte del trámite. De manera que Torra tendrá que someterse a una segunda votación el lunes, como también estaba previsto.

Pero hay un giro de guión que Torra no se esperaba cuando fue designado este jueves por Puigdemont en Berlín y que describe a la perfección lo volátil que es la aritmética parlamentaria catalana: tres asambleas de la CUP, que siempre ha sido fiel al 'expresident', convocaba este domingo un Consell Polític extraordinario este domingo, para evaluar el sentido del voto. Estaba -casi- claro que en la primera votación se decantarían por la abstención, como en efecto ha sucedido, pero, ¿qué ocurrirá el lunes?

Era importante que Torra desplegara sus encantos este sábado con un primer discurso duro. Y así escribió de su puño y letra un texto cuajado de referencias literarias y culturales que iban desde la banda 'Txarango' hasta Gabriel García Márquez, pero no por ello menos ra que despertó entre los partidos constitucionalistas calificativos como "radical" que se arrogó encantado en el turno de réplica, el cual abordó de manera conjunta.

"Sí, soy un radical porque me gusta entrar en el fondo del problema", respondía al portavoz popular catalán, Xavier García Albiol. Llama la atención la brevedad de las intervenciones de Torra, de cincuenta minutos el primer discurso y de veinte el de réplica a la oposición, punto que incluso ha destacado alguno de los portavoces de los grupos parlamentarios.

Torra pierde la primera votación y se encomienda a la CUP para ser investido

Torra ha despachado a unos y otros. Con la líder de Cs, Inés Arrimadas, ha recurrido a un tono irónico al responder a sus críticas sobre la gravedad de sus artículos y tuits con un: "Yo me pensaba que nadie leía mis artículos y resulta que tengo una legión de seguidores". A los comunes y al PSC les ha animado a colaborar, sin perder la oportunidad de dejar caer algún reproche al partido de Iceta por haber mutado desde un punto de vista que en su día valoró "la autodeterminación". Pero si ha habido algún oído que haya procurado regalar, ese ha sido el del líder 'cupaire', Carles Riera.

Torra elevaba el tono en defensa de una "república catalana", buscando la complicidad de la CUP. Y seguía con la promesa de ser "leal al mandato del 1-O" para "construir un Estado independiente en forma de república". El candidato de JxCAT seguía soltando artillería con la propuesta de una "'Constitución' de la república de Cataluña" y la voluntad de investir a Puigdemont, a quien se ha dirigido como el 'president' "legítimo".

En el turno de réplica, Torra garantizaba a la CUP que "no hará autonomismo", porque tras el 1-O solo es posible "mirar hacia la república"

Además, sacó pecho y asumió "toda la responsabilidad" que se derive de sus actos. Torra, que se ha limitado a anunciar que se adhiere al programa que en su día propuso Jordi Turull, ha sido criticado precisamente por no haber tratado al detalle aspectos relevantes de la vida de los ciudadanos como el empleo, la sanidad, la educación... Pero todo ello no debió ser suficiente para Riera, que criticó a JxCAT y a ERC por deseare entrar en "un ciclo autonómico" en lugar de apostar por "la desobediencia y la unilateralidad" para "construir la república".

En el turno de réplica, Torra garantizaba a la CUP que "no hará autonomismo", porque tras el 1-O solo es posible "mirar hacia la república". Y ha añadido: "Para mí la CUP forma parte de la solución".

Carles Riera en el debate de investidura. (Reuters)
Carles Riera en el debate de investidura. (Reuters)

Y el diálogo continuaba en la contrarréplica, cuando Riera advertía al candidato Torra de que tomaba "buena nota" de esa promesa de no hacer autonomismo y garantizaba que "lo que la CUP decida será bueno para la república y la independencia". Y tendía levemente la mano, a pesar de que la pista de la reticencia a la investidura ya estaba sembrada, al emplazar a Torra a "un proceso constituyente, a hacer una constitución republicana y a crear la asamblea de electos".

Homenaje a los políticos presos y huidos

Durante los discursos y por supuesto, en plena votación, algunos diputados de ERC han expresado su solidaridad con los diputados del grupo -Marta Rovira, Meritxell Serret o Dolors Bassa, que decidieron renunciar al escaño ante su situación judicial, con camisetas amarillas que mostraban sus nombres.

Al término de la votación, en la que no ha habido sorpresas, el presidente del Parlament, Roger Torrent, ha anunciado que la segunda sesión del debate de investidura tendrá lugar este lunes a partir de las 10.30 horas. ​

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios