anunciará el nombre el fin de semana en alemania

Puigdemont busca 'president' para el 14 de mayo por temor a la inhabilitación

La repetición de las elecciones pierde atractivo para el 'expresident' ante una interpretación legal que le permita presentarse a las elecciones pero le impida ejercer cargo alguno

Foto: Puigdemont se reúne en Berlín con diputados de JxCAT. (EFE)
Puigdemont se reúne en Berlín con diputados de JxCAT. (EFE)

El temor a una inhabilitación por parte del juez del Tribunal Supremo (TS) Pablo Llarena está llevando a Carles Puigdemont a intentar acelerar la búsqueda de un candidato viable para presidir la Generalitat, según apuntan fuentes de JxCAT. La portavoz de este grupo parlamentario, Elsa Artadi, ha asegurado en Catalunya Ràdio que “ella está a disposición del 'president”, pero ha asegurado que a día de hoy “ni la decisión esta tomada” ni el elegido “lo sabe todavía”.

Para esta semana se espera que Llarena decrete la suspensión en el cargo de los diputados encausados en el TS. Pero en medios independentistas se adivina una argucia legal por parte de la instrucción del alto tribunal, para que la suspensión —que implica que los procesados, empezando por el propio Puigdemont, no podrían ni votar ni cobrar como diputados— conlleve, además, una inhabilitación: legalmente, Puigdemont podría volver a presentarse en una reedición de las autonómicas el próximo 15 de julio, pero no podría desempeñar cargo alguno en caso de ser elegido, con lo que la repetición de elecciones perdería cualquier atractivo para el expresidente catalán.

La nueva fecha límite que se han puesto los independentista es el 14 de mayo. Ese día sería el primer debate y 48 horas después, el 16 de mayo, en segunda vuelta y sin el apoyo de la CUP, investirían un presidente de la Generalitat. En ese momento quedarían seis días para el límite del 22 de mayo, más allá del cual se convocarían elecciones de manera automática.

Se prevé que el propio Carles Puigdemont anuncie el nombre del futuro 'president' este fin de semana desde Alemania, marcando mucho que la decisión es suya y solo suya, según apuntan fuentes de la formación, dando al momento la mayor pompa y dimensión simbólica posible.

Sería después de que Llarena dictase la suspensión de los diputados encausados —lo que obligaría a que corriese la lista— junto a una “inhabilitación condicionada”, según su denominación técnica. Una inhabilitación que puede recurrirse pero que entra en vigor una vez publicado el auto del juez. La inhabilitación condicionada es rara, pero posible. Se prevé que la mayoría de los diputados renuncien a su escaño, no así Puigdemont, que retendrá su acta de manera simbólica, lo que hará que corra la lista y que algunos aspirantes a presidir la Generalitat entren en la cámara, como es el caso del exsocialista Ferran Mascarell, el hombre que Artur Mas quiere colocar en el Palau de la Generalitat.

Salida política

El independentismo ya tiene una salida política para Puigdemont, por ahora varado legalmente en Alemania: que se presente a las europeas el año que viene, ya que para el Parlamento Europeo la inhabilitación no tendría efecto. Y con residencia en Bruselas por tiempo indefinido sería lo más práctico y del todo compatible con sus planes para Cataluña, el Consell de la República y el denominado como 'Espacio Libre de Bruselas' a los que quiere supeditar el nuevo Gobierno que JxCAT pacte con ERC, según apuntan fuentes del entorno del 'expresident' en Bélgica.

Puigdemont ha perdido la carta Artadi ante la negativa de la interesada y ahora tiene que jugar con otros mimbres. Además de su terna de reserva Josep Costa, Quim Torra, Lluís Guinó—, otros nombres como el ya mencionado Mascarell toman fuerza por las presiones de actores como Artur Mas.

Las dudas de Puigdemont

Pero Puigdemont duda. Ya dudó, y mucho, en la reunión de este pasado fin de semana. Durante la misma, incluso cambió de opinión varias veces, antes de anunciar que volvía a presentarse, según fuentes de JxCAT conocedoras del encuentro. Y los presos provenientes del PDeCAT, que esperaban un Govern efectivo ya esta semana, siguen esperando y desesperando, según fuentes de este partido político.

Puigdemont quiere una Generalitat débil y una legislatura corta. Los presos, el PDeCAT y la propia ERC, una Generalitat fuerte y una legislatura larga, precisamente para poder negociar un indulto de los condenados una vez haya sentencia. Con ERC y Puigdemont en un clima de muy bajo entendimiento, es muy posible que el nuevo Govern solo llegue a las puertas de las municipales y europeas en mayo de 2019. Un año de pausa para que Puigdemont eche un nuevo pulso, esta vez a su propio partido, el PDeCAT, a cuenta de las elecciones en los ayuntamientos.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios