CONTACTOS CON EXDIRIGENTES PARA RECOMPONER LA CÚPULA

Batalla en ERC: los veteranos cortan el paso a los recién llegados Maragall y Rufián

Las últimas turbulencias han llegado, precisamente, debido a las incorporaciones de fichajes independientes del propio Junqueras

Foto: Gabriel Rufián (3d) y el 'exconseller' socialista Ernest Maragall (2d), durante un acto de campaña de ERC en Sabadell. (EFE)
Gabriel Rufián (3d) y el 'exconseller' socialista Ernest Maragall (2d), durante un acto de campaña de ERC en Sabadell. (EFE)

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) está sufriendo en estos momentos algunas turbulencias internas como consecuencia de los últimos episodios que ha vivido la veterana formación y que han afectado a su operatividad como partido. Con su líder, Oriol Junqueras, encarcelado, y su secretaria general, Marta Rovira, en Suiza, los republicanos se encuentran no solo descabezados sino también pasando un delicado momento político por la presión a que los somete el ‘expresident’ Carles Puigdemont.

Las últimas turbulencias han llegado, precisamente, debido a las incorporaciones de fichajes independientes del propio Junqueras. Las dos personas que acaban de aterrizar y de sacarse el carné del partido son el exsocialista Ernest Maragall y el diputado en el Congreso Gabriel Rufián, proveniente de las filas de la entidad Súmate.

En algunos círculos republicanos, estas incorporaciones han sabido a cuerno quemado. “Aterrizan en el partido justamente cuando hay un vacío de poder, lo que levanta suspicacias porque parece hecho a propósito para ocupar cargos de responsabilidad, cuando hay gente que lleva años trabajando muy duro y en situaciones muchas veces muy adversas”, explican a El Confidencial fuentes internas de la formación republicana. Los veteranos no están dispuestos a ponérselo fácil a quienes consideran “unos advenedizos”. En otros círculos, la palabra para definirles es más drástica: “Son unos arribistas”, acusan.

El que mayor rechazo provoca en algunos de estros círculos es precisamente Maragall, por el potencial y la experiencia que tiene, que lo sitúan en una posición de privilegio a la hora de acceder a determinadas áreas de poder. Una de las fuentes afirma que el exsocialista se postuló “muy en serio” para ser presidente del Parlament y que, en conversaciones privadas, no lo descartaba. “De puertas afuera no decía nada, pero en realidad maniobró varias veces para ocupar el cargo”, explica una fuente. Y otra describe con muchos detalles cómo una fuente muy cercana al diputado ya daba por hecho que presidiría la cámara legislativa: “Le hace mucha ilusión ser ‘president”, lanzaba a diestro y siniestro esta persona, desde el gimnasio a la cafetería.

El batacazo de Maragall

Pero la realidad acabó con sus intenciones, porque el cargo debía ser ocupado por alguien de ERC… y Ernest Maragall no tenía carné del partido, lo que le descabalgaba de la competición. De ahí que fuese elegido Roger Torrent como el nuevo presidente del Parlament.

Ernest Maragall. (EFE)
Ernest Maragall. (EFE)

La consecuencia de ese batacazo de Ernest Maragall fue su reciente afiliación a ERC, según algunas fuentes. “Lo que hace es posicionarse para poder copar áreas de poder”, subrayan. Para otras fuentes, en cambio, ha sido una consecuencia lógica. “Solo hace falta ver la carta dirigida a Oriol Junqueras y a Marta Rovira en la que solicita el ingreso formal en ERC para entender lo que ha pasado”, aseguran estas fuentes.

En la misiva, fechada el pasado 1 de mayo, el exsocialista señalaba: “Seis meses después de tu encarcelamiento, Oriol, y cerca de dos meses después de tu exilio forzoso, Marta, creo que ha llegado el momento de tomar decisiones personales que me permitan asumir y compartir plenamente las decisiones colectivas que, sin duda, habremos de tomar en los próximos meses y años”. Aseguraba, no obstante, que al margen de la emoción, hay otras razones para dar ese paso de afiliación: “Es hora de reunir fuerzas y de asumir compromisos, no de seguridades personales ni de la falsa protección de una supuesta independencia política”. Y resumía luego que “en los próximos meses, todos los ámbitos de acción política pedirán el pleno compromiso de una ERC grande en presencia y rica en diversidad ideológica interna, pero inequívocamente comprometida con el objetivo republicano”.

Pero la posdata es la que escama a más de uno dentro de ERC: “En los últimos años, he seguido formalmente afiliado a MES [Moviment d’Esquerres], pero sin actividad real ni participación personal en sus órganos. La incorporación a ERC implica, como es natural, dejar también la relación formal mantenida hasta hoy mismo”. Deja en el aire cuál será su participación en el partido republicano, aunque desde algunos segmentos de ERC ya se especula con que intentará “tener un cargo orgánico”.

El diputado de ERC en el Congreso de los Diputados Gabriel Rufián. (EFE)
El diputado de ERC en el Congreso de los Diputados Gabriel Rufián. (EFE)

Otra cosa es la afiliación de Rufián. Aunque también se recela de su ambición, desde instancias oficiales se relativiza su decisión. “Es el portavoz adjunto en el Congreso de los Diputados y, por tanto, tiene ya uno de los cargos con más visibilidad dentro de ERC”, subrayan. Desde sectores críticos, sin embargo, matizan esa imagen y aseguran que Rufián no tiene cargo en el partido y que concurrió a las elecciones como independiente, por lo que hasta ahora tenía cerrado el paso a cualquier órgano de Esquerra. De ahora en adelante, no obstante, podrá afianzarse dentro de la formación y optar a un cargo orgánico, lo que podría blindarle en un futuro próximo, máxime cuando tiene a su principal valedor, Oriol Junqueras, fuera de combate. Desde círculos oficialistas, no obstante, apuntan que la afiliación de ambos dirigentes “es positiva y, además, suma, no resta”.

Solventar el vacío de poder

En medio de esta agria batalla, un grupo de militantes republicanos ha comenzado movimientos internos para poder relanzar el partido y conformar una cúpula potente. Para ello, este grupo ha mantenido ya contactos con ex altos cargos de ERC con el objetivo de que cojan de nuevo las riendas y doten a la formación de una línea estratégica potente, liberada del ‘yugo’ del PDeCAT y de Carles Puigdemont. La excusa de este movimiento es que “en estos momentos parece que no manda nadie. En Barcelona ciudad, ha habido 170 bajas y entraron solo un puñado de advenedizos. Lo que tenemos que hacer es retener a la militancia y ensanchar la base, pero para ello es preciso que nadie se vaya. Hay que dar un nuevo impulso al partido manteniendo el espíritu tradicional de Esquerra y el ‘seny’ que se le dio en determinados periodos”, según señalan algunas fuentes a este diario.

En esta operación, están implicados desde algunos alcaldes de ERC hasta dirigentes que han tenido responsabilidades en el pasado. “A nadie se le escapa que hay un vacío de poder. Pere Aragonès, que proviene de las juventudes, ha llegado a la cúpula sin ni siquiera quererlo y, además, no tiene equipo. No es mal tío. Es un tecnócrata bueno, pero le falta experiencia política. Lo que necesitamos es gente experimentada que lleve al partido por el buen camino y con paso firme. Es el momento de plantear alternativas, aunque hasta el medio plazo, dentro de unos pocos meses, no podrán llegar. Hemos de esperar al otoño para ver si se puede reconducir la situación”, explica una fuente interna a El Confidencial.

Las discretas reuniones que se han mantenido hasta ahora, según estas fuentes, han dado fruto. “Hay gente muy formada que está dispuesta a volver a primera línea a luchar por el partido. Solo debemos esperar a que se den las condiciones personales de cada uno para rematar la operación”, zanjan las fuentes.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios