El 'expresident' todavía sopesa esta alternativa

PDeCAT y ERC le cocinan a Puigdemont una propuesta de Govern encabezada por Artadi

En esta propuesta de Ejecutivo catalán, aparecerían nuevos nombres como los de la presidenta de la Diputación de Barcelona, Mercè Conesa, o del eurodiputado Ramon Tremosa

Foto:  El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont (d) charla con la portavoz de Junts per Catalunya, Elsa Artadi. (EFE)
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont (d) charla con la portavoz de Junts per Catalunya, Elsa Artadi. (EFE)

El PDeCAT y ERC le han cocinado a Carles Puigdemont una propuesta de Govern de la Generalitat, calificada como provisional pero que debería configurarse en 20 días, antes del 22 de mayo, plazo límite en el que, de no crearse un Ejecutivo catalán, se convocarán elecciones de manera automática para el próximo 15 de julio. En esta propuesta, la presidenta de la Generalitat sería Elsa Artadi, según apuntan fuentes de ambos partidos. Puigdemont está dando largas y evitando pronunciarse, lo que ha desatado los nervios en el bloque independentista.

La propuesta lleva más de cuatro días sobre la mesa. Los partidos hicieron delicados equilibrios y pusieron a Artadi al frente para que Puigdemont no pudiera negarse a aceptarlo. Elsa Artadi sería la primera mujer presidenta de la Generalitat. Pero no fue bastante: Puigdemont, además, pidió que le diesen todo el Ejecutivo catalán constituido, igual que le hizo a él Artur Mas.

No es la primera vez que Artadi aparece en las quinielas para dar una salida política al bloqueo institucional en Cataluña. A veces de la mano de Puigdemont y otras por su propia cuenta. Está por ver si ahora, a la tercera, va la vencida, aunque todo depende del ambivalente Puigdemont.

En la nueva propuesta, el vicepresidente de Economía sería Pere Aragonès, actual secretario de Economía y hombre fuerte de ERC. El PDeCAT, por su parte, ha presionado para colocar a la presidenta de la Diputación de Barcelona y alcaldesa de Sant Cugat, Mercè Conesa, quien asumiría la Conselleria de Presidencia. Interior —Mossos d’Esquadra— sería para el alcalde de Premià de Mar, Miquel Buch. En cambio, Justicia recaería en la órbita de ERC, en la diputada en Madrid Ester Capella. Salut también acabaría bajo el control de los republicanos, en este caso para el actual director del Servei Català de la Salut, David Elvira. En Governació colocarían al alcalde de Mollerusa, Marc Solsona (PDeCAT).

En esta propuesta de futuro Ejecutivo catalán aparecen nombres muy cercanos a Puigdemont, como es el caso del eurodiputado Ramon Tremosa

Algunas de las carteras están cerradas: es el caso de Territori (para el diputado y alcalde de Valls, Albert Batet, también cercano a Puigdemont) o Empresa i Coneixement, que sería encabezada por el eurodiputado Ramon Tremosa, según explican las fuentes políticas conocedoras de la oferta. Portavoces de JxCAT han asegurado desconocer dicha propuesta.

En cambio, otras opciones están más abiertas. Es el caso de uno de los caramelos de este Ejecutivo, que sería la portavocía, que asumirían Eduard Pujol o la jefa de prensa del Banc de Sang, Aurora Masip. O la cartera de Cultura, que oscila entre Agustí Colominas, cesado por el 155 como director de la Escuela de Administraciones Públicas, o la diputada Laura Borràs, que el mes pasado llegó a sonar como presidenta de la Generalitat.

Seguir sin mojarse

Pero Puigdemont da largas. Y eso que le han dado toda la lista del Ejecutivo hecha y lista para ocupar las 'consellerias'. Sus asesores más cercanos le recomiendan que no se moje, que provoque la convocatoria de elecciones el 15 de julio para romper para siempre la hegemonía de ERC en el bloque independentista. Eso le colocaría en una inmejorable posición para dar el paso a las municipales en 2019 con candidaturas de Junts per la República y librándose así de la tutela del PDeCAT.

Artur Mas ya pidió a Puigdemont en Berlín que evitase la repetición de elecciones, lo mismo que han hecho Junqueras y los presos del PDeCAT

Es lo que ya hizo cuando Artur Mas le visitó en Berlín para que no convocase elecciones y aceptase una Generalitat presidida por el 'exconseller' de Cultura Ferran Mascarell. Puigdemont entonces no le dijo que no. Pero tampoco que sí. Y a día de hoy, la opción Mascarell parece más que descartada.

Palos y zanahorias

Así que se ha acentuado la presión sobre Puigdemont para evitar que se convoquen las elecciones. Los presos del PDeCAT le han pedido que evite la repetición electoral a través de una carta conjunta. Lo mismo ha hecho el propio Oriol Junqueras en una entrevista concedida a Catalunya Ràdio.

Pero no solo presión. También hay caramelos en la oferta. Para empezar, la propia figura de Elsa Artadi que, como el Guadiana, vuelve a aparecer como candidata, aprovechando el que sea la persona de más confianza del 'expresident'. También las figuras de algunos 'consellers', como en los casos de Tremosa o Batet, personas de su máxima confianza. Por tanto, a Puigdemont no le resulta fácil vetar una iniciativa que les incluya.

Pero Puigdemont calla. Y duda. O Gobierno vicario o elecciones. Con la incógnita de qué grado de dependencia tendrá el nuevo Ejecutivo catalán respecto a su persona, por mucho que sus promotores insistan en que se trata de una Generalitat “provisional”. Para empezar, el 'expresident' teme que los 'consellers' de ERC no le guarden la lealtad debida. Pero también teme que su posición política se debilite de cara a las municipales, en las que quiere lanzar su propio movimiento político, imitando el ejemplo de Emmanuel Macron en Francia.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios