la víctima, un ecuatoriano de unos 40 años

Una flor, un exmilitar y una pintada racista: los 'mossos' resuelven un asesinato de 2000

El principal sospechoso del crimen es un exmilitar español que habría escrito con sangre de la víctima "Hitler tenía razón" en la escena del crimen. El pasado septiembre fue detenido en Colombia

Foto: La pintada que dejó el asesino en la escena del crimen. (Mossos d'Esquadra)
La pintada que dejó el asesino en la escena del crimen. (Mossos d'Esquadra)

El 8 de marzo del año 2000, agentes de la Guardia Civil encontraron el cadáver de un hombre de alrededor de 40 años y nacionalidad ecuatoriana en una casa del municipio barcelonés de Montgat. El cuerpo estaba desnudo y presentaba varias cuchilladas, a lo que se sumaba que el asesino había dejado una flor en la oreja de la víctima y una pintada hecha con su sangre en la pared: "Hitler tenía razón". Diecisiete años después, los Mossos d'Esquadra han logrado detener al presunto asesino en Colombia, un exmilitar español que ahora será extraditado a España y sobre el que no han trascendido más datos por el momento.

Según explican desde el cuerpo autonómico, la casa en la que apareció el cadáver no pertenecía a la víctima, sino a un anciano al que cuidaba y que en el momento del crimen no se encontraba en la vivienda. En lo que se refiere a la relación del muerto con el asesino, fuentes policiales explican a El Confidencial que se conocieron a través de anuncios de contactos que el autor del crimen publicaba en aquella época en diarios regionales. "Hablaron por primera vez cuatro días antes de que le asesinara", señala un portavoz de Mossos d'Esquadra, añadiendo en este sentido que se mantienen varias hipótesis abiertas sobre el móvil del crimen.

Una llamada y un ramo de flores

Dada la pintada, los agentes se centraron en un primer momento en la posibilidad de que se tratara de un asesinato racista, pero el hecho de que el autor borrara tanto sus huellas como los rastros de ADN de la escena del crimen dificultó que la guardia civil pudiera seguir esta línea de investigación. De hecho, no fue hasta 2003 cuando los agentes lograron dar con una nueva pista que resultaría clave para el desarrollo del caso: ese año, una prima del fallecido recibió una llamada en la que pudo escuchar una grabación con la voz de la víctima diciendo "no me mates", lo que llevaría a los agentes a centrarse en el número de móvil desde el que se efectuó. Asimismo, un ramo de flores que no había dejado ningún familiar apareció poco después en la tumba del muerto, hallazgo que también llamó la atención de los investigadores y que a día de hoy siguen pensando que fue obra del asesino.

En 2003, una prima del fallecido recibió una llamada en la que se escuchaba una grabación con la voz de la víctima suplicando por su vida

Teniendo en cuenta las dos nuevas pistas, la guardia civil abrió una nueva línea de investigación en 2003 que a la larga resultó inútil: tras analizar el número desde el que se había efectuado la llamada, los agentes recabaron diversos datos que apuntaban a que el crimen podía estar relacionado con un tema de drogas. De todos modos, tras indagar durante varios meses en esta llamada en la que supuestamente se podía escuchar a la víctima suplicando por su vida, la guardia civil archivó el caso sin realizar detención alguna.

La reapertura del caso en 2016

La titular del Juzgado de Instrucción Número 1 de Badalona ordenó reabrir la investigación en 2016. A partir de ese momento, el caso quedó en manos de la Unidad Central de Homicidios y Agresiones Sexuales de la División de Investigación de los Mossos d'Esquadra, quienes comenzaron por entrevistar a todas aquellas personas que pudieran tener relación con el crimen, así como a delincuentes de la zona relacionados con el tráfico de drogas y con agresiones sexuales.

De todos modos, desde el cuerpo autonómico aseguran que no fueron estos interrogatorios los que arrojaron luz al caso, sino el hallazgo de varios anuncios de contactos publicados los días previos al asesinato en diarios regionales. De esta manera, los agentes lograron dar con el principal sospechoso del caso, un exmilitar español que había buscado cobijo en Colombia. Tras comunicar a la autoridad judicial sus últimos descubrimientos, el sospechoso fue detenido el pasado septiembre en Colombia, país en el que permanecerá en prisión hasta que sea extraditado a España.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios