Protagonismo de los CDR

Postureo en la cena y protesta soberanista en la calle por la presencia del Rey en el MWC

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, no acudió al acto de recibimiento al Rey y lo mismo hizo el presidente del Parlament, Roger Torrent (ERC). Pero la cosa se quedó en leve frialdad

Foto: Cena de bienvenida al Mobile World Congress. (EFE)
Cena de bienvenida al Mobile World Congress. (EFE)

El boicot soberanista en la cena de gala de apertura del Mobile World Congress (MCW) se quedó en mero postureo de las autoridades asistentes ante Felipe VI y doña Letizia. En cambio, la protesta sí que mantuvo un gran vigor en la calle, tanto en las cercanías del Palau de la Música, donde se celebraba la cena, como en el conjunto de Barcelona, donde la cacerolada contra el monarca fue muy ruidosa. Un ruido que llegó al 'hall' del Palau de la Música, pero no al recinto donde se celebró la cena.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, no acudió al acto de recibimiento al Rey y lo mismo hizo el presidente del Parlament, Roger Torrent (ERC). Pero la alcaldesa se cuidó mucho de poder hablar con el Rey previamente apenas unos minutos y de aplaudir el discurso de Felipe VI. Torrent, en cambio, llegó más tarde, evitó saludar al Rey y no cruzó palabra alguna con él. Tampoco aplaudió el discurso e hizo ostentación —como siempre, por otra parte— del lazo amarillo en la solapa.

El único cargo que estaba presente por parte de la Generalitat fue el jefe de los Mossos, Ferran López. No asistieron ni el secretario de Telecomunicaciones de la Generalitat, Jordi Puigneró, ni su homólogo de Empresa, Pau Villòria, o el de Competitividad, Joan Aregio. Todos estos cargos siguen en la Generalitat pese al 155, por orden directa del PDeCAT, que quiso que sus altos cargos continuasen pese a la aplicación del 155 para tener información desde dentro de la Administración.

Por cómo fue la cena, el director general de GSMA, la organización responsable del MWC, Mats Granryd, no se hubiera enterado de nada. En el evento participaron la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; el ministro de Energía y Agenda Digital, Álvaro Nadal, quien estuvo sentado al lado de Roger Torrent; el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo; la alcaldesa de L’Hospitalet, Núria Marín; además de destacados empresarios, como el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, el presidente de Seat, Luca de Meo, el presidente de Fira de Barcelona, Josep Lluís Bonet, o el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls. Discursos sin entrar en polémicas. Y poco más. ¿Cómo no estar de acuerdo con la vaga defensa que ha hecho la alcaldesa de los derechos humanos en su alocución?

La placidez en la cena ha contrastado con la virulencia de la protesta en la calle, cerca del Palau, donde ha dominado el protagonismo de los CDR

Otra cosa han sido las calles, las caceroladas y la manifestación en la calle Tragalgar con Ortigosa de unas 500 personas, que han intentado acercarse al Palau de la Música. Incluso ha habido una carga policial en la que ha sido herida la regidora de la CUP María José Lecha. La presencia de la CUP ha sido normal, porque mientras la cacerolada había sido una iniciativa de la ANC, la protesta en las calles adyacentes al Palau de la Música ha estado liderada por los CDR, más radicalizados y que han amagado con sentadas, mientras gritaban: “Fuera el Borbón, fuera el Borbón”.

La protesta ha sido muy evidente y no se sabe cómo reaccionará la organización del MWC, que ya estaba muy preocupada por la tensión política en Cataluña. El Mobile tiene contrato en Barcelona hasta 2023, pero puede romperlo alegando problemas de estabilidad política.

Protestas en el exterior del Palau. (EFE)
Protestas en el exterior del Palau. (EFE)


Políticos jaleando

Y las protestas en las calles han sido muy políticas. De hecho, diversos políticos independentistas las han jaleado desde redes sociales, como ha sido el caso de la hoy diputada y ayer presidenta del Parlament, Carme Forcadell, quien a las 10 de la noche, cuando los manifestantes estaban intentando hacer una sentada cerca del Palau de la Música, los animaba en redes: “Y a muchos y muchas calles y plazas de Cataluña. Orgullo de pueblo, orgullo de país, orgullo de gente. Muchas gracias por estar ahí siempre”.

Los políticos independentistas han estado jaleando la protesta en redes pese a la importancia del MWC, desde Carles Puigdemont hasta Carme Forcadell

Por la mañana, para calentar los ánimos, Carles Puigdemont le ha pedido al Rey desde Bruselas que pida perdón a través de Twitter y que hasta entonces no será bienvenido en Cataluña. No ha sido el único. El diputado de JxCAT Francesc Dalmases presumía en la misma red social de que había acudido a la manifestación… con su madre de 87 años.

Un detenido

La protesta se saldó con un detenido y diversas cargas policiales que han acabado con cinco personas atendidas. Pero a las 11 de la noche, de las cerca de 500 personas apenas quedaban unas decenas que seguían manifestándose mientras los Mossos les advertían de que acabarían cargando. En todo caso, no es lo que necesitaba el MWC para garantizar su continuidad en la capital catalana.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios