el calendario independentista

PDeCAT y ERC barajan el día 28 para que se retire Puigdemont y el 5 para la investidura

Los independentistas creen posible que el pleno del Parlament se celebre el próximo lunes 5 de marzo, después de que Carles Puigdemont renuncie a su candidatura

Foto: Carles Puigdemont, en Bruselas. (Reuters)
Carles Puigdemont, en Bruselas. (Reuters)

Los independentistas barajan la posibilidad de que el 28 de febrero Carles Puigdemont anuncie que da un paso a un lado y renuncia a ser investido 'president' de la Generalitat. Según ese calendario aproximado, el pleno de investidura con el nuevo candidato podría celebrarse sobre el lunes 5 de marzo, siempre supeditado al éxito de las negociaciones abiertas entre Junts per Catalunya y ERC sobre la estructura y el programa del futuro Govern.

Fuentes del PDeCAT explican que ese calendario fue manejado por el 'expresident' de la Generalitat en los últimos días con algunos de los enviados de su candidatura que le visitaron en Bélgica.

El equipo del 'expresident' y los responsables de ERC mantienen aún abiertas las negociaciones para la investidura y para el futuro del Govern de la Generalitat. ERC vería bien ese calendario aproximado, pero insiste en que el nuevo Govern esté limpio, es decir, que ninguno de los 'consellers' y mucho menos el 'president' tengan causas abiertas por su participación en el proceso independentista. Eso hace que, por ejemplo, rechacen la posibilidad de que Puigdemont proponga a Jordi Sànchez como sustituto.

Elsa Artadi​ como alternativa legalista pierde fuerza. Fuentes de ERC explican que la formación republicana la ha vetado y que la protegida de Puigdemont tendrá que contentarse con la Conselleria de Economía. Es decir, Puigdemont tendrá que contentarse con controlar 'consellerias' clave, tal y como pretendía, y con un cargo de valor simbólico que él mismo ejercerá desde la capital belga.

Jordi Sànchez iba en la lista de Junts per Catalunya y se encuentra en prisión en este momento por orden del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena. Si fuera propuesto para la investidura por el presidente del Parlament, Roger Torrent, debería pedir autorización del magistrado para poder comparecer en el pleno. Si superara ese difícil escollo y fuera investido, su presidencia desde la cárcel sería muy efímera porque Llarena tiene previsto procesarle en marzo y aplicarle el artículo de la Ley de Enjuiciamiento Criminal que sostiene que un procesado por rebelión que esté en prisión puede ser suspendido de sus cargos públicos de manera preventiva. Es decir, tendría que ser apartado entonces del cargo para que sea elegido otro 'president'.

ERC no quiere pasar por este procedimiento y desea que el candidato a la investidura sea permanente, para lo que es preciso que no esté sometido a ningún proceso penal. Puigdemont podría tener algún tipo de reconocimiento como "president' legítimo en el exilio", por ejemplo, con una resolución del Parlament, pero no podrá recibir ningún ingreso procedente del presupuesto público, porque sería recurrido por el Gobierno de Mariano Rajoy.

Si fuera propuesto para la investidura por el presidente del Parlament, debería pedir autorización del juez para comparecer en el pleno

La intención de los independentistas y del presidente del Parlament es que no haya pleno hasta que no haya investidura, aunque Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos, pretende forzarlo.

Para este martes está previsto que la Mesa estudie la tramitación de la reforma de la Ley de Presidencia para permitir la investidura a distancia de Puigdemont y que pueda dirigir la Generalitat desde Bélgica. Esa iniciativa no tiene opción alguna de éxito, puesto que el Gobierno la recurrirá ante el Tribunal Constitucional y forzará su suspensión. Y Torrent no tiene ninguna intención de incumplir las decisiones del Constitucional, por lo que la suspensión de la proposición de ley le facilitaría el cambio de candidato a la investidura.

Pactada la estructura

La estructura de la Generalitat ya está pactada y ahora los debates entre ERC y JxCAT se centran en dos cuestiones: cómo se escenifica la retirada de Puigdemont —aquí se enmarcan los debates de la Mesa hoy— y en qué nombres han de ocupar cada 'conselleria' y puestos de poder relevantes, tales como la presidencia y la dirección de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales, el ente público que controla TV3.

Fuentes de ambas formaciones apuntan que ERC está aspirando a garantizarse una cierta visibilidad y también está dando la batalla por controlar el área de Comunicación, que tradicionalmente ha colgado de Presidencia, desde donde se ha controlado la televisión autonómica catalana. Eso supone que ERC acepta que el presidente efectivo de la Generalitat también provenga de la candidatura de Puigdemont.

Nombres y cargos

Sin embargo, las dos formaciones se han conjurado para intentar evitar filtraciones hasta que no acaben las declaraciones ante el Tribunal Supremo, que finalizan este miércoles, cuando está llamada a declarar la antigua líder de la CUP, Anna Gabriel, quien en este momento ha viajado a Suiza y ha confirmado que no se presentará ante el juez. En todo caso, la CUP no está participando en las conversaciones y ambos partidos dan por hecho que apoyará el acuerdo para contar así con una mayoría de 70 diputados. La ANC también ha empezado a rectificar el tiro y ya se ha abierto a que haya un presidente de la Generalitat que no sea Carles Puigdemont. Todo un cambio, ya que la ANC había sido hasta ahora el principal apoyo del 'expresident'.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios