solicitud del sindicato ames y scc

JxCAT, ERC y CUP, contra la 'casilla del castellano': "Ilegal", "clasista" y "provocación"

"Hay una obsesión por liquidar la inmersión lingüística por parte de PP y Cs. No se saldrán con la suya", avisan desde el independentismo. Se anuncian movilizaciones si la propuesta se hace realidad

Foto: Un grupo de niños en un colegio de Cataluña. (Efe)
Un grupo de niños en un colegio de Cataluña. (Efe)

"Hay una obsesión por liquidar la inmersión lingüística por parte de PP y Ciudadanos. No se saldrán con la suya". Esta es la advertencia que ha hecho este viernes el diputado del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano, después de que el Ministerio de Educación esté estudiando incluir una casilla para que los padres puedan elegir el castellano como lengua vehicular en la que estudien sus hijos al matricularlos en centros escolares de Cataluña mediante la aplicación del 155. "Nuestro modelo educativo es de éxito y existe un amplísimo consenso", ha asegurado Campuzano, que considera que el Gobierno de Mariano Rajoy "no es legítimo para romper nuestro modelo lingüístico". Idéntica respuesta ha dado su compañero de escaño, Jordi Xuclà, que ha recordado al Partido Popular que en las elecciones del 21-D lograron solo cuatro escaños y que ese resultado no les legitima "en absoluto" para "intentar gobernar en Cataluña". "El Gobierno no puede poner la mano en la lengua", ha opinado

Todos los partidos independentistas, sin excepción, han salido en defensa del uso del catalán en la escuela y urgen a la formación de Govern para evitar que el 155 active esta propuesta. De hecho, varios han sido los 'exconsellers' de Educación los que han criticado con dureza esta propuesta. El primero en hacerlo ha sido el diputado de ERC, Ernest Maragall, al frente de la consejería de Educación durante el Govern del socialista José Montilla, que cree que lo que propone el Gobierno "es ilegal" y una "provocación". "No se puede separar a los alumnos por razón de la lengua. La inmersión es una referencia europea de éxito y eso es algo que algunos no pueden soportar", ha dicho en una entrevista en TV3 en la que ha apuntado que el Gobierno tiene una "obsesión por el adoctrinamiento" y que lo que de verdad les molesta es que "tengamos lengua, tradición e historia". Y ha ido a más, ya que cree que lo que se denomina ya como 'la casilla del castellano' es "una manera de ganar votos en España atacando a Cataluña" para crear "una fractura que donde no hay".

"Les preocupa el inglés, no el castellano"

Misma línea ha seguido la que fuera 'consellera' de Educación con Artur Mas, Irene Rigau, que ha opinado que a los padres de los niños catalanes lo que les preocupa es "el inglés y las nuevas tecnologías" y "no el castellano". Asegura, además, que la escuela catalana se ha convertido "en un objetivo político" para Mariano Rajoy porque "cree que Cataluña no debe de ser una nación, sino una región". En este punto, Rigau ha lanzado un aviso al Gobierno: "El 155 puede cambiar un formulario, pero no un modelo educativo".

Hay quien considera que la propuesta del Ministerio de Educación es "clasista" y fomenta "la segregación social". En un mensaje de Twitter, el exdiputado Joan Coscubiela afirma que la escuela catalana es uno de los "grandes instrumentos de la cohesión social" y que separar a los alumnos por la lengua vehicular no haría más que "castigar" a los alumnos de los sectores más desfavorecidos.

Muy activos críticos se han mostrado Junts Per Catalunya y la CUP. Desde Bélgica, Carles Puigdemont ha acusado a Rajoy de "sobrealimentar" el nacionalismo español e intentar dividir a los alumnos catalanes por su lengua dejando muy claro que "el catalán resistirá". Como solución, su compañero de partido, el diputado Quim Torra, ha hecho un llamamiento a activar cuando antes la República catalana. "Para poder salvar la escuela, los medios de comunicación, las infraestructuras que queremos... no hemos de volver al autonomismo, necesitamos la República", ha escrito en Twitter.

Por su parte, la CUP hace un llamamiento a defender la enseñanza en catalán incluso en la calle. Consideran que "no hay que españolizar a los niños catalanes" sino "democratizar a los ministros españoles". Y lanzan un aviso: "El catalán y la escuela catalana no se toca". Este mismo mensaje es que están lanzado varios sindicatos en pro de la lengua catalana, que han anunciado, incluso, movilizaciones si el modelo catalán es "atacado" por el 155.

A las críticas se ha sumado ERC, que cree que es hora de "plantar cara" al Gobierno. Para hacerlo, ya son varios los cargos del partido que han pedido una formación urgente de Gobierno. "Con cuatro misérrimos diputados en Cataluña se quieren cargar uno de los grandes consensos del país aprovechando la usurpación ilegal del Govern. Plantémosles cara y formemos ya govern", ha exigido el eurodiputado de ERC Jordi Solé.

También Òmnium Cultural rechaza la 'casilla del castellano'. Desde la cárcel de Soto del Real (Madrid), su presidente Jordi Cuixart, ha enviado un mensaje en Twitter este viernes -cuando se cumplen cuatro meses de su encarcelamiento- para asegurar que la escuela catalana "es un éxito compartido del país". Acompaña el texto con un vídeo en el que recuerda que su madre es murciana y que a su llegada a Cataluña decidió que hablaría a sus hijos en catalán.

Solicitada por un sindicato de profesores

La solicitud de incluir una casilla para que aquellos padres que quieren que sus hijos estudien en castellano proviene del sindicato de profesores AMES (Acción para la mejora de la enseñanza Secundaria), que solicitó al Ministerio de Educación -que tiene las potestades de la Consejería de Educación de Cataluña desde la aplicación del artículo 155- esta petición, explican a El Confidencial desde AMES.

En concreto, la solicitud de esta organización, que también han lanzado en Change.org, consiste en pedir que "en el modelo de preinscripción se introduzca una casilla de opción lingüística, para que los padres, madres o tutores legales puedan indicar si quieren que su hijo o hija curse sus estudios utilizando también el castellano como lengua vehicular". Según explican desde el sindicato, por ahora no han obtenido respuesta por parte del Ministerio de Educación, aunque el consejero de Educación ya ha advertido de que "somos sensibles con el problema y pronto anunciaremos alguna decisión".

La LOMCE obliga a la Generalitat a pagar ayudas para garantizar que las familias que deseen que sus hijos estudien castellano puedan hacerlo. La idea, sacada adelante por el ministro Jose Ignacio Wert, buscaba que los padres que quisieran desmarcaran a sus hijos del modelo de inmersión lingüística vigente en Cataluña. Sin embargo, el sistema ha tenido escasa demanda desde que se puso en vigor.

En 2015, Educación recibió 322 solicitudes de familias que viven en Cataluña y que piden una compensación económica por tener que escolarizar a sus hijos en un centro privado para que estudien en castellano como lengua vehicular, al no hallar dicha opción en uno público. En 2016 solo 40 familias solicitaron las escolarización de sus hijos en lengua castellana.

Colau se une a las críticas... y también el PSC

A las críticas de los independentistas se ha sumado también la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau: "No dejaremos que nadie nos toque nuestro modelo educativo y nuestra apuesta por el catalán como lengua vehicular". "Hablando de educación, reafirmamos una vez más, más allá de los posicionamientos partidistas, la convicción de la educación catalana como herramienta de cohesión social a través de la lengua y el fortalecimiento colectivo", dijo la alcaldesa este jueves por la tarde en un acto.

Desde el PSC, consideran que ni el Ministerio de Educación ni el PP "pueden romper el consenso" existente entorno a un modelo educativo y lingüístico "que funciona y ha contribuido a la cohesión social".

Asimismo, la Plataforma per la Llengua expresó su rechazo a este plan del Gobierno, porque cree que ello "dividirá las aulas escolares según la lengua". Para la Plataforma, "si este hecho se llegara a producir, se rompería un consenso de más de tres décadas y ampliamente avalado por los agentes educativos y sociales en que el catalán ha actuado como lengua común en la escuela y ha permitido que la lengua fuera una herramienta de cohesión social". La Plataforma per la Llengua, una ONG dedicada a defender el catalán, alertó en su comunicado que "el Gobierno puede estar buscando la división en las aulas de las escuelas de Cataluña según la lengua vehicular que los padres elijan para sus hijos".

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
78 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios