Independencia de Cataluña: El juez mantiene en prisión a Forn pese a la renuncia a su escaño. Noticias de Cataluña
avisa a puigdemont: "hay sectores que aún defienden la independencia inmediata"

El juez mantiene en prisión a Forn pese a la renuncia a su escaño

Llarena considera que la instrucción hasta ahora realizada confirma la eventual responsabilidad del 'exconseller' en la inactividad de los 17.000 agentes de los Mossos a su cargo

Foto: Joaquim Forn junto a otros 'consellers'. (EFE)
Joaquim Forn junto a otros 'consellers'. (EFE)

El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha decidido este viernes mantener en prisión al 'exconseller' de Interior del Govern Joaquim Forn, encargado de la dirección de los Mossos d' Esquadra. El magistrado le ha negado por segunda vez la libertad pese a su decisión de renunciar a su escaño y su salida de la política. Hoy se cumplen precisamente tres meses desde que fuera enviado a Estremera por la jueza Carmen Lamela.

Llarena culpa en parte de su decisión a Carles Puigdemont. Al analizar el riesgo de reiteración delictiva señala que la ideología de Forn coexiste con un contexto político en el que no hay certeza de que haya desaparecido la intención de alcanzar la independencia de Cataluña, existiendo todavía sectores que defienden explícitamente que debe conseguirse de manera inmediata. “Precisamente, esa última actitud es la que sostiene quien otorgó en su día la confianza al señor Forn para que fuera consejero de Interior y que encabezó la lista electoral en la que el investigado decidió integrarse hace escasas semanas”, destaca el auto en referencia al 'expresident'.

En un escrito remitido al magistrado hace unos días, Forn le recordó que ha revisado su "vocación y proyección política" y resaltó que ya avisó de que renunciaría en el caso de que "advirtiese un escenario de conflicto político y jurídico distante y ajeno" a esa voluntad. Así ratificó su"irrevocable decisión" de apartarse de la política autonómica y resaltó que no ostentará cargo alguno de 'conseller', ni en Interior ni en ninguna otra 'conselleria', en el futuro Govern. Durante su última declaración del 11 de enero, el 'exconseller' prometió cumplir escrupulosamente la legalidad y calificó la Constitución como la "norma jurídica suprema".

El magistrado estima que persiste el riesgo de que repita el delito, aunque haya renunciado al acta de diputado que obtuvo en las elecciones autonómicas del pasado mes de diciembre. En un auto, el instructor subraya como factores para apreciar el riesgo de reiteración delictiva "la incerteza que existe de que la voluntad política mayoritaria sea respetar el orden legal". Agrega que aún comparte "la aspiración de independencia" por vías ilegales y destaca la cercanía de la "determinación con la que el investigado condujo su grave actuación delictiva", aún cuando sus aportaciones tengan que ser necesariamente ajenas a la actividad parlamentaria a la que ha renunciado.

Llarena considera que la instrucción hasta ahora realizada confirma la responsabilidad del 'exconseller' de Interior en la inactividad de los 17.000 agentes de los Mossos a su cargo ante la convocatoria del referéndum ilegal del 1-O, y destaca en especial el testimonio del coronel Diego Pérez de los Cobos, como coordinador del dispositivo policial, que describió en su comparecencia ante el instructor una actuación policial contraria al cumplimiento de la orden de impedir la celebración de la consulta ilegal. Una actuación la de Forn que estuvo siempre orientada a aparentar una voluntad de cumplimiento de las decisiones judiciales, pero poniendo en marcha un plan que impedía, en realidad, ejecutarlas.

En su opinión, su intervención permitió que la inactividad policial supusiera perder "el último recurso con el que cuenta el Estado para la aplicación forzosa del orden jurídico" y que las movilizaciones sociales se propagaran y pudieran aumentar su vigor. La parte de la estrategia reflejada en Enfocats y que afectaba a los Mossos se llevó de forma efectiva a la práctica. El magistrado la describe con detalle, pintando una 'trampa' solapada de los hombres de Trapero para dar aviso en los colegios electorales de cómo iba a desarrollarse el operativo policial.

También dice el juez, citando al coronel, que el 1-O se desplegaron en la calle 7.000 agentes cuando lo habitual en "una elecciones no conflictivas" son 11.000. "Se distribuyeron de manera irracional" y llevaron a cabo un largo mecanismo de intervención que impedía la reacción en los puntos de votación. Además, los Mossos vigilaban a Policía y Guardia Civil.

El juez dice que la ideología de Forn coexiste con un contexto en el que no hay certeza de que ya no exista la intención de alcanzar la independencia

Llarena recuerda además que el nombramiento de Forn se produjo tras una crisis de gobierno que -como los consejeros cesados reconocieron- vino propiciada por el rechazo de los depuestos a una estrategia unilateral de Cataluña. El auto concluye que, en este momento de la instrucción, existe un conjunto de elementos que apuntan a que desde el poder político, ejercido por el investigado, se aprovechó el dominio orgánico y funcional sobre el cuerpo de agentes para conducir las actuaciones policiales al éxito del referéndum del que dependía la declaración de independencia, en vez de al cumplimiento de las muchas resoluciones judiciales dictadas para salvaguardar el orden constitucional y legal.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios