MONCLOA CONTABA CON QUE EL TC SE DIVIDIERA

El Gobierno salva su apuesta y el empeño de Santamaría por adelantarse a Puigdemont

El Ejecutivo descartaba la posibilidad de que el 'expresident' se presentara en el pleno de la Cámara, en el que los independentistas pretenden forzar su elección, porque sería detenido

Foto: Rueda de prensa de Soraya Sáenz de Santamaría. (EFE)
Rueda de prensa de Soraya Sáenz de Santamaría. (EFE)

El Gobierno sabía que su apuesta por adelantarse esta vez a las maniobras de los independentistas iba a dividir al Tribunal Constitucional y anoche recibió con alivio y satisfacción la decisión de consenso tomada por sus miembros. El objetivo del recurso presentado pese a la opinión en contra del Consejo de Estado está logrado porque Roger Torrent no podrá sostener la candidatura de Carles Puigdemont salvo que el presidente de la Cámara se atreva a saltarse las instrucciones del TC y quiera seguir el camino de su antecesora en el cargo, Carme Forcadell, con un horizonte penal por desobediencia, rebelión y sedición de un mínimo de 15 años de cárcel.

"Si no hubiéramos recurrido a pesar del informe en contra del Consejo de Estado, no se hubiera producido esta resolución", recalcaban fuentes de la Moncloa para defender su anticipación en el recurso para no dejar margen de maniobra a la operación de investidura telemática del expresidente de la Generalitat prófugo.

El Tribunal Constitucional encontró una vía de conciliación entre la postura defendida por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, según la cual la candidatura de Puigdemont es ilegal además de inviable porque pesa sobre el personaje una orden de búsqueda y captura y la del órgano consultivo que proponía esperar a que se comprobara la ausencia en la cita parlamentaria. La número dos del Ejecutivo descartaba la posibilidad de que el dirigente separatista se presentara en el pleno de la Cámara en el que los independentistas pretenden forzar su elección porque sería detenido antes.

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el presidente del Parlament, Roger Torrent. (EFE)
El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el presidente del Parlament, Roger Torrent. (EFE)

El TC sentencia ahora que aunque Puigdemont apareciera en el debate no puede procederse a la investidura salvo que el candidato concurra con una autorización judicial, es decir, que debe presentarse antes ante la Audiencia Nacional y afrontar un encarcelamiento seguro que es lo que quiere evitar a toda costa.

Desde la Moncloa y la sede del PP, después de una jornada de angustia, celebraron que el TC prohibiera la celebración de un pleno 'fraudulento'

El Gobierno salvó así su posición y el empeño personal de la vicepresidenta de arriesgar en la jugada con tal de evitar al Estado una nueva afrenta del dirigente secesionista. "Gobernar es decidir", proclamó Sáenz de Santamaría después de que el Consejo de Ministros acordara presentar el recurso al Constitucional sin el visto bueno del Consejo de Estado a los tiempos establecidos por el Ejecutivo para evitar "hechos consumados" en la investidura.

Desde la Moncloa y desde la sede del PP en Génova, después de una jornada de angustia, celebraron que el TC prohibiera la celebración de un pleno fraudulento para elegir a Puigdemont y evitara una nueva burla "a la ley, al parlamento catalán y al resto de los grupos políticos".

El PP felicitó inmediatamente al Ejecutivo por la decisión de tomar la iniciativa con un recurso que al final fue avalado por el TC en su aplicación práctica. En concreto, desde la dirección de los populares aplaudieron al gabinete de Rajoy "por su perseverancia en defensa de las instituciones" y "por no haberse resignado a una investidura fraudulenta que hubiera sido una afrenta a nuestra democracia".

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios