LLEGÓ A LAS 08:19 HORAS DE LA MAÑANA

Puigdemont vuelve a desafiar al Gobierno español... ahora desde Dinamarca

El que fuera president de la Generalitat ha desembarcado en Copenhague, después de que el avión en el que viajaba aterrizara a primera hora de la mañana de este lunes sin retrasos ni imprevistos

Foto: El expresidente catalán Carles Puigdemont, a su llegada al Aeropuerto de Copenhague. (Reuters)
El expresidente catalán Carles Puigdemont, a su llegada al Aeropuerto de Copenhague. (Reuters)

Carles Puigdemont está en territorio danés. A las 08:19 horas de este lunes el avión de Ryanair en el que embarcó a las 06:55 horas en Bruselas aterrizó sin retrasos ni imprevistos en el aeropuerto de Copenhague. A su llegada, las cámaras de los periodistas españoles le esperaban, así como el conductor enviado por la Universidad que organiza el debate en el que participa este lunes. Tras superar el pasillo de periodistas sin responder a ninguna pregunta, el 'expresident' se marchó con dirección a su hotel, a bordo de un vehículo de color rojo. Está previsto que Puigdemont permanezca en esa instalación hotelera danesa hasta el martes, ya que hasta ese momento tiene una agenda pública a desarrollar en este país europeo.

El viaje a Dinamarca hay que entenderlo como un nuevo desafío, y prueba de ello es que la pasada semana él mismo aseguraba en una entrevista en 'Catalunya Ràdio' que "no estoy huido de la Justicia española", alegando en este sentido que se "suspendió la euroorden". La visita a Copenhague, por tanto, es una forma de demostrar al Gobierno español lo que ya dijo en dicha entrevista: por mucho que tenga causas pendientes en España, Puigdemont puede moverse "a cualquier lugar de Europa".

La idea de ir a Dinamarca fue del propio 'expresident', ya que fue él quien se puso en contacto con la Universidad de Copenhague para participar en un debate bajo el título 'Cataluña y Europa en una encrucijada por la democracia'. "Puigdemont discutirá la situación política actual catalana y expondrá los desafíos que enfrenta en el contexto europeo". El debate se ha estructurado con la presencia de otros expertos daneses en Ciencias Políticas. "Lo más importante es tener un debate abierto. No es nuestra intención crear problemas a nadie", aseguró a la prensa danesa el profesor, Mikkel Vedby Rasmussen, que moderará el encuentro.

"Me alegro de que Puigdemont venga y hable sobre cómo hacer compromisos políticos o no. El debate sobre la cuestión catalana tiene mucho que ver con cómo funciona la UE, o no funciona en este momento", aseguró Vedby Rasmussen. Como jefe del Departamento de Ciencias Políticas, considera que con este encuentro la Universidad de Copenhague crea un espacio donde se pueden debatir cuestiones políticas controvertidas y candentes. "La esencia de la cuestión aquí es cómo el nacionalismo y el internacionalismo interactúan, y sí lo que hay que buscar en España es el compromiso político o la división", añade.

A estas buenas palabras se suman las del portavoz de la oposición danesa Red-Green Alliance, Nikolaj Villumsen, quien consideró que Dinamarca “debería respetar a Puigdemont como político electo” y dejar que participe en los eventos previstos en su agenda. “Es completamente inaceptable y muy agresivo que España emita una orden de arresto porque Puigdemont asista a dos reuniones en Copenhague. Bélgica se ha opuesto a la presión y no le ha entregado. Dinamarca también debería mostrar voluntad política para garantizar que no se le entregue” en caso de emitirse una orden contra el político catalán que, finalmente, no se llevó a efecto por decisión del juez Llarena. "Si queremos comprometernos con libertad de expresión, debemos oponernos al gobierno español que amenaza con la represión, la violencia y el encarcelamiento", advirtió, a pesar de reconocer las consecuencias que podría tener para las relaciones bilaterales.

De todos modos, la Universidad de Copenhague también recibió varios correos durante este fin de semana en los que se instaba a este centro a cancelar el evento, según confirmó a El Confidencial el profesor Mikkel Vedby Rasmussen, moderador y organizador del acto. “Nos han dicho que cómo podíamos invitarle y ofrecernos a todo esto. Otros nos aplaudían y nos agradecían la celebración del debate. Ambas cosas me parecen absurdas. Somos una institución que enseña a cómo solucionar problemas políticos y la cuestión catalana se sigue muy de cerca porque tiene interés”, agregó. Además, Rasmussen añadió que la idea de este evento vino de Puigdemont y no de la universidad, que “no se quiere meter en conflictos” políticos. “Él se invitó a sí mismo y propuso la idea. Nosotros intentamos organizar el debate de la mejor manera para que sea nuestro acto y no una plataforma suya”, subrayó el jefe del departamento de Ciencias Políticas de la facultad.

Si todo sigue su cauce, un día después del debate, el político catalán tiene previsto mantener un encuentro con varios diputados daneses en el Parlamento, en Copenhague. Esta reunión ha sido auspiciada por el parlamentario Magni Arge, que pertenece a una agrupación independentista de las Islas autónomas Feroe, y que quiso aprovechar la presencia del expresident para mostrar su apoyo. Pero, de momento, ningún miembro del Gobierno danés tiene intención de participar en un encuentro con Puigdemont, por motivos obvios: no interferir en el asunto catalán ni enviar mensajes sujetos a la libre interpretación. "Podría enviar una señal equivocada, como que tenemos simpatía y comprensión por los separatistas catalanes. Y ese no es el caso", dijo el primer ministro del país nórdico.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
69 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios