la constitución del parlament, el dia 17

66, 83, 93 y 146: los números de los soberanistas para resolver el puzle catalán

JxCAT y ERC hacen malabarismos con sus diputados para controlar la Mesa y con el reglamento del Parlament para ver cómo es la investidura; si delegada o vía plasma, algo que ERC descarta

Foto: Vista del Parlament de Cataluña. (Efe)
Vista del Parlament de Cataluña. (Efe)

Los independentistas quieren el control de la Mesa y la presidencia de la Generalitat y, para ello, vuelven una y otra vez a leer el reglamento de la cámara catalana. En concreto, son tres los artículos sobre los que han puesto el foco para facilitar la investidura de Carles Puigdemont.

El número 83

Para los soberanistas, el artículo 83 del reglamento podría permitir la investidura de Puigdemont desde Bruselas. Esta es una de las opciones que se barajan y que más fuerza ha cobrado en las últimas horas, ya que daría luz verde a que el 'expresident' delegue la lectura de su discurso de investidura. Para ello, los independentistas se aferran al punto 1, por el que se establece que "los diputados que han pedido la palabra para intervenir en un mismo sentido pueden cederse el turno unos a otros". "Cualquier diputado con derecho a hablar puede ser sustituido por otra persona de su mismo grupo", añade.

De ser esta opción la elegida, los independentistas apostarán por la vía de una investidura delgada. En el punto 2 del artículo 83, que regula los debates, se explica que si el diputado que ha promovido una iniciativa es llamado por el presidente de la Cámara para presentarla y no está, "se interpreta que ha renunciado a hacer uso de la palabra" y este decae en algún miembro del grupo parlamentario.

El número 93

Respecto a si es posible delegar el voto -tanto en la votación de la Mesa como de la investidura- JxCAT y ERC tratarían de hacer una interpretación 'forzada' del artículo 93. Según el punto 2, los diputados pueden delegar su voto en los supuestos de hospitalización, enfermedad grave o incapacidad prolongada debidamente acreditadas. En este punto, se explica que "la Mesa del Parlament debe establecer los criterios generales para delimitar los supuestos que permiten la delegación", por lo que dicha Mesa, que estaría controlada por JxCAT y ERC,podría incluir en los supuestos una larga ausencia, como podría ser el caso de Puigdemont.

El número 146

La opción de investidura que siempre ha defendido Junts Per Catalunya es hacerlo desde Bruselas y utilizando la tecnología. En el reglamento del Parlament no se contempla la vía telemática -ni se prohíbe- si atendemos al artículo 146, dedicado al debate de investidura. En él, se explica que la sesión se inicia con la lectura de la resolución del presidente del Parlament en la que propone un candidato a la presidencia. A continuación, el candidato presenta, sin límite de tiempo, el programa de gobierno y solicita la confianza del Pleno. En el mismo, no se especifica si el candidato debe de estar físicamente ni si se puede emplear la tecnología.

El número 66

Otro de los números que ronda la cabeza de los independentistas es el 66, que es el número mínimo de diputados soberanistas que les permitiría hacerse con el control de la Mesa del Parlament a menos de una semana para que se constituya y se inicie la legislatura. El próximo miércoles 17 de enero no solo recogerán su acta los diputados electos, también se votará la configuración de la Mesa.

¿Por qué 66 y no 68, que es la mayoría absoluta? En esta votación se gana por mayoría simple y, para ello, solo hay que sumar escaños. Si sumamos los Ciudadanos (36), PSC (17) y PP (4), en bloque de los constitucionalistas lograría 57 escaños. Aunque muy improbable, se podrían sumar los ocho diputados de En Comú-Podem; por lo que se podría alcanzar los 65 diputados. Y es que, según publica El Confidencial, 'los comunes' se niegan a dar apoyo al candidato de la formación naranja, aunque ni ERC ni PDeCAT las tienen todas consigo.

Por ello, la barrera de los soberanistas se sitúa en los 66 diputados, ya que 'gana' la partida quien logre más votos. Este es el número de diputados que deben de estar en el Parlament el próximo miércoles, algo que podría peligrar. Junts Per Catalunya (34), ERC (32) y la CUP (4) suman 70 diputados; sin embargo ocho de ellos están en una situación que no les permitirá acudir el Parlament. Oriol Junqueras y los diputados electos de JxCAT, Jordi Sànchez y Joaquim Forn, están en la cárcel; por lo que la cifra ya baja a a 67 votos. Otros cinco están en Bruselas: Carles Puigdemont, Clara Ponsatí, Lluís Puig -los tres de JxCAT-, Toni Comín y Meritxell Serret -los dos de ERC-.; así que de 67 los independentistas se quedarían en 62 votos.

Ante este panorama, al menos cuatro de estos ocho diputados deberían renunciar a su acta para que corra el siguiente puesto en la lista de JxCAT y ERC y alcanzar así la mágica cifra de los 66 diputados. La mayoría de ellos ya han presentado sus credenciales como diputados -Puigdemont, Junqueras, Sànchez y Forn-, pero eso no les garantiza que puedan votar, porque para ello deben estar presentes en el Parlament. La pelota está entonces en el tejado de los otros cuatro 'exconsellers' que están en Bruselas: Ponsatí, Puig, Comín y Serret. Ninguno de ellos ha presentado su credencial y podrían estar dispuestos a renunciar a su acta de diputado. Eso sí, a cambio de un puesto en el nuevo Govern como pidió el diputado electo de ERC, Toni Castellà. Sin embargo, y como contó este semana El Confidencial, el 'exconseller' de Salut, Toni Comín, se ha negado a entregar su acta de diputado para que corra la lista, tal y como le ha pedido ERC. Según explican fuentes conocedoras de las relaciones en el seno de los exiliados en Bruselas, Comín alega que si Puigdemont no renuncia al acta por motivos de dignidad, él también tiene derecho.

Si Comín se resiste, habría un empate 65-65 siempre y cuando exista un pacto de los constitucionalistas con la formación de Domènech. Si esto ocurre, que es algo altamente improbable, y con el reglamento del Parlament en la mano, se haría con la presidencia de la Mesa de Ciudadanos, ya que establece que en caso de empate reiterado en las votaciones la Presidencia sea para el candidato del partido con más escaños. En este caso, José María Espejo-Saavedra. Pero hay otra opción para los soberanistas, y es que el Tribunal Supremo dé permiso a Junqueras, Forn y Sànchez para acudir a la sesión constitutiva del Parlament del próximo miércoles y a la votación de la Mesa. Una cuestión de papel y lápiz en la que, de nuevo, 'los comunes' de Domènech y Colau tienen la llave para allanar el camino para que PDeCAT y ERC controlen la Mesa.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios