negociaciones jxcat/erc

Las dos opciones para investir a Puigdemont: Skype o delegar en otro diputado su discurso

JxCAT pone sobre la mesa la vía telemática, pero ERC le ha pedido que se olvide del plasma. Cobra fuerza la 'investidura delegada': que alguien de su partido lea por él su discurso

Foto: El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, durante una entrevista en la TV belga. (Reuters)
El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, durante una entrevista en la TV belga. (Reuters)

¿Volverá a ser 'president' Carles Puigdemont? Es su plan y el de Junts Per Catalunya, pero ERC no las tiene todas consigo. El acuerdo al que ha llegado ayer con la secretaria general de ERC, Marta Rovira, lo supedita todo a que el método para hacerle presidente de la Generalitat sea avalado por los letrados del Parlament. Eso sí, los de Junqueras no descartan buscar otro nombre.

Para investir a Puigdemont, se manejan dos opciones: la vía telemática o delegar la lectura del discurso en un diputado de Junts Per Catalunya. En la reunión de Bruselas de anoche, Junts Per Catalunya ha puesto encima de la mesa la opción de la investidura telemática, que se haría vía Skype, algo que no gusta a Esquerra Republicana, que le ha pedido que se olvide del plasma. Si Puigdemont vuelve a Cataluña será detenido de manera inmediata, por lo que la posibilidad de investirle de forma telemática era una opción que desde JxCAT llevan dos semanas defendiendo pero que ahora pierde fuelle.

En el reglamento del Parlament no se contempla la vía telemática -ni se prohíbe- si atendemos al artículo 146, dedicado al debate de investidura. En él, se explica que la sesión se inicia con la lectura de la resolución del presidente del Parlament en la que propone un candidato a la presidencia. A continuación, el candidato presenta, sin límite de tiempo, el programa de gobierno y solicita la confianza del Pleno. En el mismo, no se especifica si el candidato debe de estar físicamente ni si se puede emplear la tecnología.

Una investidura delegada

Otra de las opciones que se barajan y que cada vez cobra más fuerza es que Puigdemont delegue en otro diputado la lectura de su discurso de investidura. Para ello, los independentistas se aferran al artículo 83.1. del reglamento, por el que se establece que "los diputados que han pedido la palabra para intervenir en un mismo sentido pueden cederse el turno unos a otros". "Cualquier diputado con derecho a hablar puede ser sustituido por otra persona de su mismo grupo", añade.

De ser esta opción la elegida, los independentistas apostarán por la vía de una investidura delgada. En el punto 2 de ese mismo artículo -el 83-, que regula los debates, se explica que si el diputado que ha promovido una iniciativa es llamado por el presidente de la Cámara para presentarla y no está, "se interpreta que ha renunciado a hacer uso de la palabra" y este decae en algún miembro del grupo parlamentario.

Respecto al derecho a voto, JxCAT y ERC tratarían de hacer una interpretación laxa del artículo 93. Según el punto 2, los diputados pueden delegar su voto en los supuestos de hospitalización, enfermedad grave o incapacidad prolongada debidamente acreditadas. En este punto, será la Mesa del Parlament, que estaría controlada por JxCAT y ERC, quien establezca los criterios generales para delimitar los supuestos que permiten la delegación, entre ellos una larga ausencia, como podría ser el caso de Puigdemont.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios