Oriol Junqueras y la llamada telefónica imposible para las elecciones más inciertas
  1. España
  2. Cataluña
El juego limpio entre bloques en cuestión

Oriol Junqueras y la llamada telefónica imposible para las elecciones más inciertas

Como cualquier preso, el presidente de ERC tiene limitados a 10 números de teléfono sus posibilidades de llamar fuera de la cárcel. Y le está prohibido recibir llamadas dentro de ella

Foto: El líder de ERC, Oriol Junqueras. (Raúl Arias)
El líder de ERC, Oriol Junqueras. (Raúl Arias)

Hay costumbres que deberían ser sagradas. Por ejemplo, la de los perdedores electorales llamando al ganador para felicitarle tras cualquier elección democrática en Occidente. Pero esa llamada, ese gesto de juego limpio, que es una tradición electoral mundial, será imposible en las elecciones catalanas de hoy. El líder de ERC, Oriol Junqueras, es el favorito de la mayoría de las encuestas. Pero las limitaciones que sufre como detenido en prisión preventiva harán que ese teléfono nunca suene. Final atípico en línea con la excepcionalidad en la que se han movido este proceso de votación: desde su convocatoria por la vía del 155 hasta la situación de varios de los candidatos.

Como cualquier otro preso, Oriol Junqueras tiene limitados a 10 números de teléfono sus posibilidades de llamar fuera de la cárcel. Y también del todo prohibido recibir llamadas dentro de ella, tal y como marca el reglamento penitenciario.

Foto: El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (c), su exvicepresidente, Oriol Junqueras (i) y Jordi Turull. (EFE)

En casos excepcionales, el responsable de la prisión, en este caso el director de Estremera, podría permitir que el recluso Oriol Junqueras recibiese llamadas del exterior. Se ha consultado al respecto al Ministerio del Interior pero no ha respondido a la petición. Otras fuentes cercanas al Ejecutivo español han desvelado, sin embargo, que el Gobierno de Mariano Rajoy no tomará ninguna medida que pueda dar imagen de debilidad ante el independentismo. Por tanto, el exvicepresidente catalán se quedará sin sus llamadas de la victoria.

Por sorprendente que parezca, el abogado de Junqueras tampoco había solicitado durante el día de ayer un trato especial de Servicios Penitenciarios. Junqueras ha hecho el esfuerzo de dar la batalla ante la burocracia carcelaria, igual que el número dos de JxCAT, Jordi Sànchez, para hacer campaña. Pero Junqueras, que ha dicho que intentará presidir la Generalitat, tampoco ha pensado en los pasos previos para ello, como la cuestión de la llamada. La cárcel pesa y no poco.

Foto: El exvicepresidente del Govern Oriol Junqueras. (EFE)

Fuentes de los partidos catalanes sí que han pensado en este problema. Diversas formaciones consultadas sobre qué harán en la noche electoral, cuando se conozcan los resultados, que es el momento en que se telefonea al ganador, han explicado que lo que harán será felicitar a Marta Rovira, la número dos de las listas de los republicanos. El propio Junqueras dijo que en caso de que él siguiese en prisión, Marta Rovira sería la presidenta. Por tanto, Rovira será la encargada de recoger las mieles de la victoria.

El error de Zoido

Fuentes políticas de Cataluña y Madrid consideran que el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, se ha equivocado no habilitando un protocolo especial para la ocasión. Las razones son varias. La primera, que en este caso la excepcionalidad permitiría dar esa imagen de normalidad que el Gobierno quiere transmitir pese a la suspensión de la autonomía en Cataluña. La segunda, que los independentistas están cuestionando las elecciones, insinuando pucherazos o que los comicios sean ilegítimos. Con encuestas tan ajustadas, Junqueras puede ganar, es lo más probable, pero también podría perder. Y en este caso vendría bien que dispusiera de un teléfono cerca que le permitiese hacer esa llamada más allá de los 10 números permitidos. Llamar al ganador o a la ganadora, Inés Arrimadas, que sería la más probable, según los sendos.

Las encuestas dibujan un panorama tan ajustado que Oriol Junqueras podría ganar, lo más probable, pero también podría perder estas elecciones

En cambio, al haberse creado esta situación, Oriol Junqueras no llamará en caso de perder este 21-D. Pero no lo hará porque no podrá hacerlo por pura imposibilidad física. En cambio, vendría bien que si al final el líder de ERC optase por prescindir de esta llamada fuera porque esa no ha sido su voluntad. Los votantes, los propios y ajenos, deberían saberlo.

La llamada al ganador tras unas elecciones es algo más que una tradición. Supone un reconocimiento implícito del juego limpio, de la validez del sistema y de unas reglas comunes compartidas. Justo todo lo que está cuestionando el independentismo al querer separarse de España de manera unilateral.

Foto: Oriol Junqueras. (EFE) Opinión

Un ganador

Gane quien gane, la victoria será muy ajustada. La mayoría de las encuestas no dan a ERC más de 32 diputados. Ganar de esa manera en la práctica no es ganar. O, dicho de otra manera, más que un ganador, lo más posible es que esta noche en Cataluña haya cuatro perdedores. Perdedores que necesitarán un pacto de manera desesperada. Un acuerdo que ellos mismos se han esforzado en decir a sus electores que resulta imposible con los múltiples vetos cruzados que han hecho explícitos durante la campaña. Broncas, líneas rojas, legitimidades cuestionadas… Con tantos déficits sobre la mesa, Cataluña hubiera necesitado ese teléfono en la cárcel de Estremera. Solo era una excepción. Una excepción más en un mar de excepcionalidades.

Oriol Junqueras Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Marta Rovira Inés Arrimadas
El redactor recomienda