en bruselas

Puigdemont y Mas juegan con el pucherazo y la persecución para azuzar a sus votantes

“A los que nos quieren hacer creer que estamos en igualdad de condiciones no nos los podemos creer”, ha dicho el 'expresident' Mas

Foto: Carles Puigdemont  y Artur Mas. (Reuters)
Carles Puigdemont y Artur Mas. (Reuters)

Una vez más, Carles Puigdemont demostró que logra movilizar a sus fieles. Recibido con coros de “president, president”, el político catalán ha vuelto a desplegar sus críticas contra el Estado español, en las que le ha acompañado Artur Mas. Le acusan de perseguirles y de impedirles participar en las elecciones del 21-D con “normalidad”.

“A los que nos quieren hacer creer que estamos en igualdad de condiciones no nos los podemos creer”, dijo Mas. Un acicate para animar a sus partidarios a acudir a las urnas, en unos comicios para los que los asistentes al evento pidieron observadores internacionales con carteles en inglés.

Puigdemont está dispuesto a dar la vuelta a las encuestas, consciente de que la creación de JxCAT le dio un nuevo impulso, pero también del “empate” que auguran entre los independentistas y las fuerzas pro-constitucionales. Y para ello, ataca al “Estado español”. Incluso por la retirada de la orden para su extradición y la de los cuatro exconsellers que le acompañaron a Bélgica.

Horas antes del mitin, el expresident jugaba con la idea de su regreso a Cataluña. Por una parte, se muestra dispuesto a tomar posesión si resulta electo para un cargo público. Pero por otra, no se quiere pillar los dedos. Afirma que solo volverá si se dan “garantías”. No aclara cuáles, pero dejó entrever que busca evitar la prisión y el proceso judicial pendiente.

Puigdemont culpa de su situación a España. Aunque se dice dispuesto a asumir las consecuencias de sus decisiones. Incluso se proyectó como ganador de las elecciones del 21-D. Lo hace cuando dice que sería una “contradicción” democrática que “le esposaran después del debate de investidura”.

Durante el mitin recibió el apoyo de simpatizantes residentes en Bélgica y desplazados desde Cataluña para participar en la manifestación pro-independentista que se celebra mañana en la capital belga. Las autoridades belgas esperan que entre 20.000 y 30.000 personas acudan a una marcha que discurrirá en el entorno del barrio europeo.

Artut Mas no quiso perder la ocasión de mantenerse en la primera fila, pese -o quizás debido- a la escasa presencia de miembros del PDeCAT en la lista de Puigdemont. El predecesor de Puigdemont justificó que los catalanistas han intentado en las últimas décadas “todo” pero que nada les ha dado resultado.

Y, llegados a este punto, Mas aprovechó para señalar al PSC, por haberse situado entre las fuerzas que defienden el orden constitucional español. “Ahora resulta que los socialistas, que antes pactaban con nosotros, ahora quieren hacerlo con C’s y el PP”, aseguró.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios