ESTÁN LLAMANDO UNO A UNO A LOS DESCONTENTOS

CCOO y UGT pierden afiliados por “razones políticas” en Cataluña (y sube Intersindical)

Ambos suman 400 afiliados menos tanto de un extremo como del otro, cifras que consideran poco relevantes, pero sí un reflejo de la polarización de la sociedad catalana

Foto: El dirigente de CCOO en Cataluña, Javier Pacheco (dcha.) y el de UGT, Camil Ros. (EFE)
El dirigente de CCOO en Cataluña, Javier Pacheco (dcha.) y el de UGT, Camil Ros. (EFE)

Los dos principales sindicatos reconocen que el panorama político en Cataluña les está pasando factura y que han aumentado el número de bajas debido a razones políticas en los últimos meses.

En total, CCOO ha registrado 300 bajas desde julio por este motivo y UGT, cerca de un centenar. Cifras que ninguno de los sindicatos considera relevantes, pero que son un reflejo de la “polarización que está viviendo la sociedad catalana”, ha explicado a este periódico Javier Pacheco, secretario general de CCOO en Cataluña.

Ambas formaciones han estado durante los últimos meses intentando mantener un equilibrio que contente a la heterogeneidad de sus bases

De hecho, las bajas se han producido tanto por parte de los partidarios de la independencia como de los que critican que los sindicatos no se alejen lo suficiente del secesionismo. “Los independentistas dicen que no defendemos la configuración de la república catalana; y el otro lado, que les estamos dando demasiado juego estableciendo espacios donde se contemplan las propuestas independentistas”, asegura Pacheco.

La postura de CCOO durante estos meses ha sido de “evitar que la confrontación política se llevara a efecto” y defender el derecho a decidir de Cataluña, criticando tanto la vía de la intervención del Estado —el 155— como la declaración unilateral de independencia.

Llamadas para reconducir las bajas

Ambas organizaciones están llamando uno por uno a los afiliados que manifiestan su voluntad de romper con el carné de militante para conocer sus razones e intentar reconducir la situación. "Cuando explicas por qué hemos ido haciendo las cosas y la posición de UGT con el derecho a decidir y la defensa de los derechos y libertades, que viene de lejos, la mayoría lo entiende, aunque siempre hay gente que no está de acuerdo ", afirmó hace unos días a la Agencia Catalana de Noticias Camil Ros, secretario general de UGT en Cataluña, desde donde no han querido hacer más declaraciones sobre este asunto.

Javier Pacheco, con una postura similar, considera de esta situación: “En términos estadísticos, no es problema, pero en términos emocionales me duelen todas”. Y asegura que la fractura en la sociedad catalana se nota más en otras instituciones, como por ejemplo en los partidos políticos. De hecho, incide en que en términos generales la afiliación está subiendo —tienen cerca de 141.000 afiliados— y que es solo la que tiene que ver con la motivación política la que ha experimentado un repunte, al igual que UGT, que cuenta con 100.000 miembros.

Hay una opción sindical que es valiente y digna y que está haciendo el trabajo que toca

Lo cierto es que ambas formaciones han estado durante los últimos meses intentando mantener un equilibrio que contente a la heterogeneidad de sus bases. Ninguno de los dos sindicatos se sumó a la convocatoria de las huelgas generales del 3 de octubre y el 8 de noviembre, aunque sí a las movilizaciones que tuvieron lugar esos días. Aunque creen que el objetivo de los sindicatos es la lucha por los derechos de los trabajadores, desde CCOO añaden que “el conflicto sociopolítico que vive Cataluña preocupa a los trabajadores y por tanto a nosotros también”.

Según Camil Ros, militante de ERC, las bajas se han producido "por haber ido a actos" y manifestaciones y por algunos comunicados de UGT. De hecho, durante su intervención en un acto en la huelga del 8-N, recibió silbidos de parte del público por pedir la liberación de los presos políticos y no secundar la huelga. Sobre este hecho, aseguró a ACN que tenía la “conciencia muy tranquila” por su posición.

Sube la independentista Intersindical-CSC

Paralelamente, el sindicato independentista, Intersindical-CSC, está subiendo sus cifras. El quinto más representativo de Cataluña ha crecido un 12% desde el pasado 1-O. En total, ha sumado 500 afiliados a los 4.500 que tenía, gracias a la convocatoria de las huelgas generales. "Hay una opción sindical que es valiente y digna y que está haciendo el trabajo que toca de acuerdo con el momento político que vive el país", explicó su portavoz, Marc Sallas, hace unos días.

Intersindical está aprovechando la situación política para hacer campaña y aumentar su porción del pastel sindical, con una estrategia de comunicación que refuerza su postura política y el apoyo de líderes como Joan Tardà y Antonio Baños. De hecho, Sallas atacó directamente al resto de sindicatos asegurando que el 'procés' ha puesto de relieve “las carencias” que tenía Cataluña al no contar con “sindicatos nacionales y de clase”.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios