la política mediática en la capital europea

Sin preguntas y declaraciones por WhatsApp: el ex Govern convoca solo a afines

Entrevistas que solo se conceden a un grupo concreto de medios catalanes y a medios internacionales, preguntas a ciertos periodistas y un grupo de mensajería

Foto: Fotografía facilitada por Catalunya Ràdio del presidente de la Generalitat cesado Carles Puigdemont durante una entrevista hace dos semanas. (EFE)
Fotografía facilitada por Catalunya Ràdio del presidente de la Generalitat cesado Carles Puigdemont durante una entrevista hace dos semanas. (EFE)

Todo empezó con ruedas de prensa a las que se convocaba a prensa catalana e internacional. En ninguna de las dos categorías encajaban los medios españoles, por lo que estos se enteraban de refilón, por compañeros y a última hora. Sucedió con sendas visitas de Raül Romeva y Carles Puigdemont a Bruselas.

Después, llegaron las declaraciones que se distribuían de manera bilateral a periodistas cercanos por WhatsApp en nombre del Govern legítimo. Luego, empezaron las entrevistas que solo se conceden a un grupo concreto de medios catalanes y a medios internacionales. Y ahora prosigue con declaraciones a las que se convoca solo a medios catalanes —y no a todos, sino a los que consideran afines— que luego envía empaquetadas al resto de la prensa, en forma de audio de WhatsApp.

La política mediática que ha emprendido el Gobierno catalán asombra en Bruselas. En la capital europea es común que se distribuya información a un grupo de corresponsales concretos, ya sea porque trabajan para un medio muy especializado o porque este tiene un gran peso en su país. Lo hacen, demasiado a menudo, las instituciones europeas cuando quieren mandar un mensaje o conceder una entrevista de un alto cargo.

Pero en Bruselas no se discrimina a los medios por su línea editorial. No se deja fuera a los críticos y se abren las puertas a los afines. Y esa es precisamente la estrategia emprendida por los miembros del Govern cesado que se encuentran en la capital belga, también aplicada por su red de apoyos.

Así sucedió durante la rueda de prensa que Puigdemont ofreció tras su llegada sorpresa a Bruselas. Se dieron cinco preguntas: tres a medios británicos, una a un medio belga y otra a una enviada especial de TV3.

Pero ha ido más allá este lunes, cuando solo un puñado de periodistas catalanes han sido convocados a un canutazo del 'exconseller' de Sanitat Toni Comí, para valorar que Barcelona haya perdido la oportunidad de albergar la Agencia Europea de Medicamentos. No estaban todos los representantes catalanes: han quedado fuera 'La Vanguardia' y 'El Periódico'. Y, por supuesto, el resto de la prensa española.

El Govern cesado ha avisado de las declaraciones de Comín solo a los periodistas de medios que considera afines: los públicos TV3, Catalunya Ràdio y la Agència Catalana de Notícies, junto a las privadas RAC1 y 'Ara'. Y sin embargo, aspira a que su mensaje sea replicado al resto de la prensa.

Para ello, ha enviado un audio de Comín a un grupo creado en WhatsApp por personas del entorno de Puigdemont para enviar algunas informaciones sobre sus actividades y las de los 'exconsellers' que se encuentran en Bruselas. El audio ha sido enviado sin especificar de dónde salían las declaraciones. Y, por supuesto, negando la posibilidad de que aquellos que no forman parte del grupo elegido puedan formular preguntas.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios