Solo negocian los independientes de la lista

Puigdemont aplaza su agenda política por la vista de este viernes en un juzgado belga

Carles Puigdemont y su grupo de 'consellers' han aplazado tanto la creación estable de una estructura del Govern en el exilio como la planificación de la campaña del próximo 21-D

Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (Reuters)
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (Reuters)

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha tenido que aplazar la mayor parte de su agenda política para preparar la vista que tiene este viernes en Bélgica y que tendrá lugar a las 14:00 en el Tribunal de Primera Instancia de la capital belga. Casi al mismo tiempo, hay que cerrar las listas de cada candidatura, así que loo único que está en marcha es negociar la incorporación de independientes, según aseguran fuentes del entorno de Puigdemont en Bruselas.

Pero para Puigdemont y sus 'consellers' en el exilio, la principal prioridad pasa por convencer al juez belga de que no se los extradite a España en cumplimiento de la euroorden recibida. Conociendo el ritmo de la Justicia belga, el juez tardará unos 10 días en pronunciarse.

Por ello, Puigdemont y su grupo de 'consellers' han aplazado tanto la creación estable de una estructura del Govern en el exilio como la planificación de la campaña política, que por ahora se centrará solo en las apariciones públicas del 'expresident' en medios de comunicación, en la mayor parte de los casos no españoles, según explican fuentes independentistas en Bruselas.

Puigdemont aplaza su agenda política por la vista de este viernes en un juzgado belga

Esta es la estrategia en que se apoya la nueva corte de Puigdemont en Bruselas, configurada por el eurodiputado Ramon Tremosa, buen conocedor de los entresijos de la política comunitaria en Bruselas, y la antigua 'consellera' de Educació Clara Ponsatí. Se prevé que Puigdemont negocie que Ponsatí esté en un puesto destacado en la 'lista del president' que está negociando con el PDeCAT.

Puigdemont y el resto de 'exconsellers' —la propia Ponsatí, Lluís Puig (Cultura), Toni Comín (Salud) y Meritxell Serret (Agricultura)— residen juntos en la misma casa en un lugar del área de Bruselas sin determinar, en parte porque las autoridades les han pedido un perfil bajo y para evitar aglomeraciones mediáticas. Pero todo esto hace que las relaciones entre el denominado Govern en el exilio y la dirección del partido de Puigdemont en Barcelona no estén resultando fáciles. Que ni Marta Pascal, coordinadora del PDeCAT, ni ningún peso pesado del partido vayan a estar en las listas es una prueba de ello. De hecho, el PDeCAT, como partido, no concurre.

Precariedad

La situación de Puigdemont y sus 'consellers' en Bruselas es un tanto precaria. En buena parte, por el vacío que les están haciendo las autoridades de la UE, que no les han dado la cancha que esperaban. Tremosa está intentando que los otros eurodiputados independentistas, Josep Maria Terricabras y Jordi Solé, redoblen sus esfuerzos para poder incidir de alguna manera en la política comunitaria.

Arranca la carrera entre ERC y la 'lista del president' por conseguir la mayor parte de la docena de independientes que había en Junts pel Sí

Y mientras, en Barcelona, la presión se concentra en conseguir suficientes independientes para la 'lista del president'. Están tocando a la mayor parte de los independientes que había en Junts pel Sí, una docena. Algunos, educadamente, están declinando la invitación o solo se ofrecen para cerrar la lista, es decir, para puestos que no saldrían escogidos. Otros, como Anna Caula, entrenadora de básquet femenino, ya se han decantado por la lista de ERC en Girona. También Comín y Serret acompañarán a Junqueras en la lista de los republicanos.

Sin embargo, todo esto es secundario, porque la prioridad se sitúa en permanecer en Bruselas y que, por lo tanto, la extradición no se acabe concretando. El abogado belga de Puigdemont, Paul Bekaert, tiene buenas bazas, porque el delito más grave que se le quiere imputar, rebelión, no existe en la jurisdicción de este país.

Objetivo

El primer objetivo de Puigdemont y de sus 'exconsellers' es seguir en Bélgica o, como mínimo, lo que dure la campaña electoral del 21-D. En este sentido, la perspectiva legal de Puigdemont y el resto de implicados es buena, según explican fuentes legales de Bruselas.

Aunque el viernes el juez opte por la extradición, la decisión puede recurrirse ante la Corte de Apelaciones de Bruselas, donde no se celebraría otra vista oral hasta dos semanas más tarde. Y luego se tomarían otros 10 días en tomar un decisión. Incluso aunque se perdiese en la apelación, Puigdemont y los suyos podrían presentar un recurso de casación ante el Tribunal Supremo, con otras dos semanas de plazo hasta que al final se pronunciase. En total, hasta mediados de enero Puigdemont y sus 'consellers' tienen asegurada su presencia en la capital belga. Es decir, cuando al final puede que tengan que volver a España, ya se estará negociando en el Parlament la formación del nuevo Gobierno catalán. En cualquier caso, la intención de Puigdemont y del resto de 'exconsellers' es poder residir en Bélgica de manera indefinida, sin pedir asilo, solo por el hecho de ser ciudadanos europeos. Además, hasta el 21-D, su exilio es un activo político. El único que puede plantar cara al encarcelado Oriol Junqueras.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios