Puigdemont deja ver su frustración en Bruselas y reta a la UE
  1. España
  2. Cataluña
"¿Cuánto tiempo vas a seguir mirando hacia otro lado?"

Puigdemont deja ver su frustración en Bruselas y reta a la UE

¿Cuánto tiempo vas a seguir mirando hacia otro lado, Europa? Evitando mirar a este golpe de Estado, al maltrato de nuestros colegas encarcelados, que son cargos electos”, ha lamentado

Foto: Puigdemont deja ver su frustración en Bruselas y reta a la UE
Puigdemont deja ver su frustración en Bruselas y reta a la UE

Ocho días en Bruselas le han bastado a Carles Puigdemont para abrir los ojos. Si recién aterrizado en suelo belga mostraba su intención de reunir apoyos “en la capital de Europa”, este martes no podía esconder su frustración. “¿Cuánto tiempo vas a seguir mirando hacia otro lado, Europa? Evitando mirar a este golpe de Estado, al maltrato de nuestros colegas encarcelados, que son cargos electos”, ha lamentado el 'expresident'.

El desencanto de Puigdemont con la Unión Europea se venía anunciando. En los últimos meses, y muy especialmente tras el referendo ilegal del 1-O, el desconcierto de los independentistas ha ido en aumento. Tras años en que desde el Govern se ha alimentado la idea de que Europa no podría hacer oídos sordos a sus 'aspiraciones democráticas' y que abriría sus puertas a una Cataluña independiente, el respaldo sin fisuras de Bruselas al orden constitucional español ha caído como un jarro de agua fría.

Foto: El expresidente de la Generalitat catalana Carles Puigdemont (c), y los 200 alcaldes independentistas participan en el acto celebrado en Bruselas. (EFE)

La carambola belga de Puigdemont era una apuesta arriesgada, pero valía la pena si, como esperaban, forzaba al fin a Europa a intervenir. Pero lo único que ha cambiado durante la estancia de Puigdemont en la capital europea es su tono con Bruselas. "No veo que el Estado de derecho esté siendo violado por las autoridades españolas. Creo más bien que los que no respetan el orden constitucional español están violando la ley”, aseguraba a principios de semana el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Tras comprobar que Bruselas mantiene su apoyo tanto al Gobierno español tras la destitución de su Govern como a la Justicia española tras el envío a prisión preventiva de nueve miembros del Govern cesado, Puigdemont ha arremetido contra la UE en Bruselas. Y lo ha hecho arropado por los suyos, en presencia de cerca de 200 alcaldes catalanes que han hecho un viaje en el día a Bruselas para mostrar su apoyo a la independencia.

Acto de ‘internacionalización’ del conflicto catalán en Bruselas

"Señor Juncker, señor [Antonio] Tajani, ¿Es esta la Europa que nos invitáis a construir? ¿Una Europa con un Gobierno encarcelado?”, ha dicho Puigdemont durante uno de los momentos álgidos de su primer acto público tras ser puesto en libertad con medidas cautelares por la Justicia belga, a la espera de que se resuelva la petición de su extradición.

Reta a Bruselas a aceptar el independentismo

Puigdemont, por primera vez, ha metido al Gobierno español y a las instituciones comunitarias en el mismo saco. Ha extendido el reto que planteó hace una semana a Madrid a Bruselas: que se comprometan a asumir el veredicto que den las urnas en las elecciones del 21 de diciembre. “¿Aceptarán o no los resultados de los catalanes, si deciden apoyar al Parlamento y la elección de la independencia? Los ciudadanos tienen el derecho a saber si su elección libre va a ser respetada”, ha dicho.

Foto: Puigdemont, persona 'non grata' en la Eurocámara
Puigdemont, persona 'non grata' en la Eurocámara
María Tejero Martín. Bruselas

Pese a la dura retórica de Puigdemont, replicada por varios de los 'exconsellers' y alcaldes que han tomado la palabra durante el acto, los independentistas catalanes siguen identificando los valores que aseguran que encarna su causa con los verdaderos valores europeos. “Escucha, Europa, Cataluña representa ahora los valores sobre los que te tendrás que refundar para sobrevivir. Si no lo haces, no vas a sobrevivir”, ha advertido el 'exconseller' Toni Comín.

Sentados en la segunda fila, justo detrás de Puigdemont y sus 'exconsellers', se encontraba sentado el eurodiputado de la Lega Norte Mario Borghezio, conocido por su euroescepticismo y sus declaraciones racistas, y varios representantes de los nacionalistas flamencos del N-VA. Este partido se ha convertido en su principal apoyo en Bélgica y sus miembros no han dudado en mostrarse muy críticos con la Unión Europea por no intervenir en el caso catalán.

Independencia de Cataluña Referéndum Cataluña 1-O Consulta catalana 1-O Noticias de Cataluña Carles Puigdemont Bruselas Unión Europea
El redactor recomienda