el gurú del 'procés'

Oriol Soler toca a rebato entre medios afines para salvar el independentismo

El empresario perteneciente al ‘estado mayor’ de Puigdemont cita a influyentes periodistas en el entorno 'indepe' cuando ERC y PDeCAT enfilan las autonómicas

Foto: Oriol Soler.
Oriol Soler.

En las horas clave para la independencia de Cataluña, cuando no estaba claro si el Govern mostraría resistencia el lunes al 155 o si entregaría las llaves como apunta el relevo tranquilo en los Mossos, Oriol Soler, considerado uno de los cerebros en la sombra del 'procés', ha multiplicado sus contactos. Ayer por la tarde convocó una reunión con eminentes periodistas del entorno independentista. La cita se celebró de forma discreta en la sede de la Fundación Bofill, cuya entrada está presidida por un cartel que pide la libertad para 'los Jordis'. Y llega justo cuando ERC y PDeCAT se plantean ir a las elecciones convocadas por Rajoy pero temen ser acusados por el ala más dura del independentismo.

Oriol Soler es para muchos en Cataluña la mano que mece la cuna del independentismo. O una de las manos. Empresario, fundador del diario 'Ara', está vinculado a la productora Batabat, la que realizó el vídeo de 'Help Catalonia'. Pertenece a lo que se conoce como el 'estado mayor', un núcleo duro del Govern de Puigdemont junto a actores relevantes del independentismo que, según 'La Vanguardia', se reunió por última vez el martes pasado.

Allí se reúnen la ANC, Òmnium, Artur Mas, los consejeros más próximos a Puigdemont... Y Soler es de las pocas personas con capacidad para ejercer de nexo de unión en el tortuoso mundo independentista. A él se le atribuye la fallida campaña para retirar 155 euros de los bancos catalanes cuando las entidades financieras comenzaron a trasladar sus sedes. En un reportaje de TV3 con interioridades del 1-O, Soler aparece junto a Junqueras, Jordi Cuixart y Marta Pascal debatiendo en la intimidad detalles del referéndum. Sale de espaldas —dicen que huye de los focos—, pero no hay duda de que es él. También hay quien dice que bajo ese aura de personaje misterioso, ahora se le achacan más medallas de las que en realidad tiene.

Sobre las seis de la tarde comenzaron a llegar a la Fundación Bofill algunos de los periodistas más influyentes del entorno independentista citados por Soler. Allí estaba Mònica Terribas, presentadora estrella de Catalunya Radio, la radio pública catalana. El Gobierno de Mariano Rajoy amagó con intervenir los medios de comunicación autonómicos, pero al final desistió. Terribas fue denunciada por un grupo de guardias civiles que la acusaban de “favorecer actuaciones contra el orden público”, pero el Consejo Audiovisual de Cataluña avaló su actuación. Catalunya Radio ha sido en los últimos días objeto de ataques por parte de ultraderechistas.

También acudió Toni Soler, productor de 'Polònia', un programa de humor en la televisión pública autonómica, columnista de 'Ara' e influyentes opinador en redes. Su productora está entre las principales contratistas de TV3, según 'El Mundo'.

Suyo fue el artículo que Borrell citó en la manifestación del domingo como ejemplo de siembra de odio. Hablando sobre las elecciones del 21-D, Soler escribió: “El bloque unionista se lanzará como los buitres se abalanzan sobre un cadáver”. “¿Cómo se puede tener tan poco cerebro y tan poco respeto para decir estas cosas?”, preguntó Borrell. Soler contestó a través de Twitter. “Yo jamás habría escrito tenemos que tener cuidado, pedazo de analfabeto. Si me vas a citar, cítame bien”.

Oriol Soler no quiso comentar la noticia y este diario intentó anoche obtener la versión de Terribas y de Soler a través del gabinete de prensa de la Corporación Catalana de Medios de Comunicación Audiovisuales (que engloba a TV3 y Catalunya Radio), pero no fue posible.

Había más periodistas respetados, como Ferran Casas, subdirector de 'Nació digital' y presidente del grupo de periodistas Ramon Barnils de promoción de la lengua y la cultura catalana. Y representantes de 'Vilaweb' y 'El Nacional', según fuentes conocedoras del encuentro. Alguno de los presentes no quisieron comentar la reunión, alegando que era un simple encuentro 'off the record', y otros no contestaron a los mensajes de este diario.

El periodismo independentista –o de ese entorno- ha reaccionado con extrañeza a los movimientos de Palau tras la proclamación de al república

Aunque los medios tradicionales como 'El Periódico' y 'La Vanguardia' se han alejado del independentismo y son muy duros con el 'procés' —incluso 'Ara' pidió que no hubiera DUI—, una miríada de diarios digitales y de opinadores mantienen viva la llama.

La reunión se prolongó unas dos horas y llega en un momento en que el independentismo se debate entre si debe ir o no a las elecciones autonómicas convocadas por el Gobierno de Rajoy al amparo del artículo 155, habiendo visto cómo los Mossos asumían inmediatamente el mando de Interior, retiraban la escolta a los consejeros y la foto de Puigdemont de las comisarías y que el relevo del mayor Josep Lluís Trapero se producía de forma limpia a favor de su número dos.

El periodismo independentista —o de ese entorno— ha reaccionado con extrañeza a los movimientos del Palau tras la proclamación de la república, en que no ha habido discurso en el balcón y ni siquiera se ha arriado la bandera española. No ha habido, de momento, llamamientos a la desobediencia como algunos podían esperar.

Pilar Rahola, columnista de 'La Vanguardia' y persona con gran influencia en el sector, reaccionó a la declaración grabada del expresidente Carles Puigdemont el sábado afirmando que no había entendido el sentido de la declaración. Poco después, borró el tuit y afirmó que lo relevante era que Puigdemont no se daba por cesado.

En un artículo publicado el domingo, Oriol Junqueras, vicepresidente de la Generalitat cesado por el Gobierno de Rajoy, escribió en ‘El Punt Avui’ un artículo en el que adelantaba que “en los próximos días tendremos que tomar decisiones que no siempre serán fáciles de entender” y que no había que desaprovechar la oportunidad de validar la república en las urnas.

El problema es que aceptar las elecciones tiene un riesgo. Cuando Puigdemont iba a convocar las suyas, la calle se volvió contra él y ERC tardó solo minutos en llamarle traidor. Además, el viraje, de producirse, debe ser rápido porque los plazos para presentar candidaturas —sea una coalición o no— ya están corriendo. ¿Pueden PDeCAT y ERC concurrir a unas autonómicas convocadas por el Gobierno de Rajoy bajo el 155? Oriol Soler es una de las personas que tienen la respuesta.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios