Nueva pirueta independentista

Junts pel Sí negocia una declaración de independencia de perfil bajo para hoy

Están divididos, porque hay diputados que defienden que se someta a votación del Pleno toda la declaración. Sin embargo, parece tomar cuerpo la alternativa de perfil bajo

Foto: El presidente de la Generalitat Carles Puigdemont, durante el pleno monográfico. (EFE)
El presidente de la Generalitat Carles Puigdemont, durante el pleno monográfico. (EFE)

Los diputados de Junts pel Sí han estado negociando a primera hora en el Parlament una declaración de independencia de baja intensidad, según la definen fuentes de esta formación política. Una fórmula que permita a Carme Forcadell aceptar la tramitación de la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) en la Mesa pese a las muchas dudas que alberga sobre este mecanismo y las responsabilidades penales que le podría conllevar. La fórmula que se propone es eludir que se vote la declaración pero sí que se someta a votación sus consecuencias.

[Actualización: El Parlament proclama la independencia de Cataluña]

El objetivo es doble: por una lado legitimar buena parte de la ficción del relato independentista, al considerar que el 10 de octubre en el Parlament se declaró la independencia; por otro rebajar el riesgo de responsabilidades legales que pudieran suponer que se perdiese la votación.

El pequeño detalles de que Puigdemont reconoció en su segunda carta a Mariano Rajoy que no se declaró la independencia da lo mismo. El argumento es que no se puede arriesgar a votar en contra de algo que ya se declaró. El que ni se votase, ni se registrase en el Parlament ni se publicase en el DOGC: irrelevantes.

Junts pel Sí están divididos, porque hay diputados que defienden que se someta a votación del Pleno toda la declaración. Sin embargo, parece tomar cuerpo la alternativa de perfil bajo: votar sólo las consecuencias de la declaración de independencia, pero no la declaración misma.

[Siga en directo toda la información que ocurre en Cataluña]

Esto, además tiene otra ventaja: en las consecuencias se instará a la Generalitat a aplicar las medidas para implementar la independencia. De manera que un Parlament que en el fondo se resiste a hacer efectiva la DUI y le vuelve a pasar la pelota a Puigdemont, un president que tampoco quiere responsabilizarse de la declaración. Ayer Puigdemont traspasó al Parlament la responsabilidad de la DUI. Hoy el Parlament le pagará con la misma moneda.

Doble legalidad

En teoría, con perfil alto o con perfil bajo en la DUI, entrará en vigor la Ley de Transitoriedad, ya que al levantarse la suspensión de la declaración de independencia esta norma anulada por el Tribunal Constitucional entra en vigor automáticamente. Algo que debería servir para tranquilizar a la CUP y que se sumen a la votación. La situación de doble legalidad y las condiciones draconianas que despliega esta nueva ley suprema podría provocar una segunda oleada de empresas que trasladen su sede fuera de Cataluña.

Y todo ello mientras en paralelo el Senado tramita la supresión del autogobierno en Cataluña desplegando la aplicación del artículo 155 de la Constitución. A los catalanes nos gusta ser el ombligo del mundo. Pero hoy, como aquellos partidos que juega el Barça pendiente de lo que hace el Madrid en el Bernabeu, será una sesión plenaria de transistores. Mirar de frente será tan importante como hacerlo de reojo.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios