"TODA LA CARNE YA ESTÁ EN EL ASADOR"

"No hay marcha atrás": alcaldes 'indepes' llegan con la vara de mando al Parlament

Decenas de alcaldes de todas partes de Cataluña han decidido acudir para apoyar a Carles Puigdemont en su declaración en la que esperan que declare la independencia

Foto: Los alcaldes independentista, con la vara de mando, claman por la independencia. (FOTO: Rafael Méndez)
Los alcaldes independentista, con la vara de mando, claman por la independencia. (FOTO: Rafael Méndez)

Manel Català está radiante. El alcalde de Benavent de Segre (1.500 habitantes, Lleida) es uno de los cientos de alcaldes independentistas que ha acudido al Parlament, vara de mando en mano, a jalear la proclamación de la república catalana. "Ha llegado el momento. Es ahora o nunca", explica. Los alcaldes, convocados por la Asociación de Municipios Independentistas, han llegado entre un pasillo de aplausos que les cantaba: "No estáis solos".

[Actualización: El Parlament proclama la independencia de Cataluña con 70 votos a favor]

Manel lleva una chaqueta de cuadros y una sonrisa de oreja a oreja. "Yo soy independentista desde hace 20 años y no pensé que esto llegaría. Veníamos en un autocar un grupo de alcaldes de Lleida y hemos oído que en el Senado los del PP hacían un 'a por ellos' y esto ya no tiene marcha atrás. La carne está en el asador".

Manel admite que el día anterior, cuando Carles Puigdemont amagó con convocar elecciones, él tuvo dudas: "Temía que el Gobierno retirara el 155 y fuéramos a elecciones, pero al final no fue así. Si tenemos la independencia, será gracias a Rajoy y al PP". Este alcalde del PDECat no teme el 155 ni el incierto escenario que se abre ahora en Cataluña si hay DUI: "Peor que ahora no podemos estar". Y considera que si hay independencia no pasa nada si no tiene reconocimiento internacional: "Negociaremos con España lo que haya que negociar. Estamos condenados a entendernos. Pero nos vamos".

La escena era extraña. Cientos de alcaldes con su vara estaban al sol pendientes de su acreditación. Iban pasando uno a uno, como en procesión. David Masot, alcalde de Maials (1.000 habitantes, Lleida) lo lleva con calma: "Espero que haya proclamación de la república, pero lo que decidan está bien. Soy independentista pero soy demócrata. Esto es como el fútbol, uno sale a jugar y tiene que aceptar el resultado".

Masot sonríe al plantearse si va a haber voto secreto: "Soy de un pueblo pequeño y para mí eso de votar en secreto se me hace raro pero bueno". Enseña la vara de mando, de madera roja roja: "Debe de tener unos 50 años. Mi padre fue teniente de alcalde y ya estaba". Dentro del Parlament, los alcaldes se reunieron en el auditorio donde fueron largamente aplaudidos y, varas de mano en alto, se pusieron a gritar de forma rítmica eso de 'I-Inde-Independencia'.

La invitación a los alcaldes, con su vara de mando, tiene todo el sentido independentista. Fue en Arenys de Munt un pequeño pueblo del norte de Barcelona, donde en 2009 se realizó la primera consulta independentista. Entonces solo un 19% de los catalanes apoyaba la independencia, según el sondeo oficial de la Generalitat. Ahí nació la Asociación de Municipios por la Independencia que comenzó a realizar declaraciones simbólicas a favor de la secesión.

El independentismo es un movimiento que tiene un componente muy rural. En la Cataluña interior apenas hay ya presencia del Estado central y muchos alcaldes se consideran ya independizados. Por eso vienen al Parlament. A traer a Barcelona esa independencia.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios