puigdemont finalmente no acudirá

El Senado admite las alegaciones del Govern pese a enviarlas tres minutos fuera de plazo

Ya se ha cumplido el plazo establecido para este trámite, que expiraba a las 10:00 horas de este jueves, y el Senado ha recibido el documento por encima del tiempo límite

Foto: El president de la Generalitat, Carles Puigdemont. (REUTERS)
El president de la Generalitat, Carles Puigdemont. (REUTERS)

La Generalitat de Cataluña envió sus alegaciones al Senado por la aplicación del artículo 155, a través de un burofax que ha llegado fuera de plazo -concretamente a las 10:03 horas-, pero que finalmente ha sido admitido por el organismo. En este documento, el Govern presidido por Carles Puigdemont asegura que "se va a crear una todavía más grave situación extraordinaria al arrebatar a Cataluña su autonomía política".

El Gobierno puso de plazo las 10:00 horas de este jueves como fecha límite para que Puigdemont remitiera las alegaciones al Senado, que fueron remitidas a las 10:03 horas por parte del Govern, pero que no fueron recibidas hasta las 10:23. Minutos más tarde, era el portavoz del PDeCAT en la Cámara Alta, Josep Lluis Cleríes, quien confirmó que el problema con el envío de debió a "un problema técnico" pues "se ha quedado atascado el papel".

En el documento, la Generalitat acusó al Gobierno de haber "sobrepasado ampliamente" y "sin justificación" los límites de las medidas que permite el artículo 155 de la Constitución, porque van más allá de buscar el cese de las actuaciones del Govern relacionadas con el proceso independentista. En la misiva, Puigdemont confirma que designa a Ferran Mascarell i Canalda, delegado del Gobierno de la Generalitat en Madrid para que asuma su representación a los efectos requeridos.

En cuanto al cese del 'president' de la Generalitat, Puigdemont considera que "comportaría su desapoderamiento y que el Gobierno del Estado se arrogue la más alta representación de la Generalitat de Cataluña". Respecto al cese del vicepresident y de los miembros de su Gobierno, también considera que "comporta una injerencia no prevista en el Estatuto de Autonomía y una modificación de sus disposiciones, así como una ruptura de la relación de confianza política entre los representantes electos del pueblo de Cataluña y su Gobierno".

Acerca de la supresión y limitación de las facultades del Parlament, afirma que "las medidas propuestas desnaturalizan el carácter representativo de la Cámara y vulneran el derecho fundamental al ejercicio de sus cargos parlamentarios de los diputados del Parlament". Y sigue: "Estas medidas le privarían de todas las funciones esenciales que lo definen como cámara parlamentaria, tanto la función electiva del presidente como la de control e impulso del Gobierno e incluso la función legislativa".

Por ello, considera que si el Senado autoriza las medidas, "estaría imponiéndolas sin una ponderada causa justificante e incurriendo en un exceso notorio" respecto al objeto del requerimiento previo que el Gobierno hizo a la Generalitat al activar el 155. También interpreta que existe "una clara falta de congruencia" respecto de ese requerimiento y "con manifiesta desproporción entre la finalidad perseguida y las alteraciones impuestas al sistema institucional de la Generalitat". En consecuencia, la Generalitat considera que ha habido una "patente vulneración del procedimiento previsto para el artículo 155 de la Constitución".

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios