DE MOMENTO, HABRÁ LLAMAMIENTOS PACIFISTAS

Acción directa: ANC y Òmnium pasan mañana a la nueva fase de movilizaciones

Los radicales se sienten legitimados para apretar el acelerador porque han "salido a la calle y el Estado español no reacciona”

Foto: Estudiantes y trabajadores de la Universidad de Barcelona cortan la avenida Diagonal durante un paro este martes. (EFE)
Estudiantes y trabajadores de la Universidad de Barcelona cortan la avenida Diagonal durante un paro este martes. (EFE)

Comienza el mambo: Òmnium ha puesto en alerta a sus militantes y les ha transmitido que, como consecuencia de los últimos acontecimientos, aumentan "el nivel de movilización con el objetivo de obligar al Estado español a reaccionar ante el grito de libertad del pueblo catalán”. Ello supondrá un aumento de la tensión en las calles. De momento, los cuadros ‘cuperos’ han de estar alerta a partir de las 10 de la noche de este jueves, hora en la que recibirán las primeras instrucciones concretas “de la primera acción directa, que tendrá lugar este viernes 20 de octubre a partir de las ocho de la mañana en todo el país”. Aunque se lleva en un secreto absoluto, lo que se espera son movilizaciones y acciones constantes por todo el territorio.

Los radicales se sienten legitimados para apretar el acelerador porque han "salido a la calle y el Estado español no reacciona”. Además, aseguran, han "votado masivamente y no reconocen el resultado”. Y más: “Hemos abierto la puerta al diálogo y la respuesta son las detenciones de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. Las detenciones son de una gravedad máxima que no puede permitir ninguna democracia avanzada”. Ante ello, los radicales afirman que “ahora es la hora de hacernos escuchar de una manera activa. Ahora es la hora de la fuerza de la gente, de las acciones pacíficas para hacer sentir el poder del pueblo”.

El llamamiento lo realiza Crida per la Democràcia, una de las marcas de Òmnium Cultural. “Vienen días históricos en que será preciso defender y blindar la convocatoria del 1 de octubre de los embates del Estado. Y es que vivimos en un Estado que nos impide avanzar. Un Estado que suspende buena parte de las leyes indispensables que aprueba el Parlament para dar respuesta a derechos básicos”, dice en una página web habilitada los últimos días, ya que la suya fue intervenida por la Guardia Civil el pasado día 16. El texto del manifiesto, que lleva por título precisamente ‘Crida per la democràcia’ (Llamamiento por la democracia), resalta que hay casi 30 leyes catalanas suspendidas, como la de emergencia, la de la pobreza energética “o la liquidación de la vía autonómica”.

La CUP se mueve

En las calles también se desenvolverá la CUP, que apoya todas las acciones y que ha llamado a la “movilización permanente”. Poble Lliure, que representa la línea oficialista de la formación, hizo un llamamiento, tras el auto de prisión de 'los Jordis', para declarar “inmediatamente la independencia y proclamar la república, pidiendo el amparo de la ONU”. Exigen, asimismo, la libertad inmediata de los detenidos, el archivo de “todas las causas abiertas contra el independentismo catalán”, reclaman el boicot internacional al Estado español, su expulsión de la UE y la apertura de juicios contra los dirigentes políticos españoles en el Tribunal Penal Internacional y en el Tribunal de los Derechos Humanos.

La CUP lleva meses preparándose para tomar las calles. De hecho, los acontecimientos del 20 de septiembre, sitiando las sedes gubernamentales en las que se realizaban registros judiciales, fueron obra de los comités de defensa del referéndum (CDR), controlados por esta organización. También la apertura de los colegios electorales del 1 de octubre, en buena medida, fue responsabilidad de estas milicias, así como la huelga del 3 de octubre. Los CDR están dispuestos para tomar el control de la situación en las calles en cualquier momento. Ellos asumirían el rol de milicias populares, mientras que ANC y Òmnium pondrían a las masas para ejercer presión. Este mes de septiembre, a los militantes de Arran, la rama juvenil de la CUP, también se les impartieron cursillos sobre situaciones que se pueden encontrar en un futuro próximo. Por ejemplo, cómo es un interrogatorio o cómo se hace un registro policial.

En un manual repartido entre los jóvenes bajo el lema ‘Quadern informatiu’ (Cuaderno informativo), se explica cómo la policía realiza identificaciones y los registros y, a continuación, se dan “consejos prácticos”. Entre estos consejos, se dice: “No vayas nunca solo o sola ni a las manifestaciones ni a encarcelar. Prepara una cita de seguridad o una llamada con los y las compañeras posterior a la acción para corroborar que todo ha ido bien”.

En el manual se aconseja no llevar encima o en el coche ni documentos políticos (actas de reuniones o informes), ni agendas, direcciones o llaves de locales. “En caso de poseer documentación comprometida (direcciones, agendas, cartas, documentos…), es preciso esconderla o destruirla periódicamente. Y, sobre todo, evitar perderla o dejarla descuidada”.

La ropa es otro de los detalles a tener en cuenta: “Si vistes con discreción, será más difícil que te puedan identificar y/o detener después de una acción o de una manifestación. No tiene ningún sentido que te pongas un pañuelo en la cabeza o una careta si antes o después pueden identificarte con la misma ropa a partir de fotografías o vídeos”.

El manual también señala que “la única manera de evitar ciertas vigilancias es conseguir ser el máximo de no sospechoso a los ojos del ocupante. El posado de ‘luchador’, el exhibicionismo y la indumentaria son, a veces, identificadores como mínimo prescindibles”. En la misma línea, aconseja ser muy observador “con todo lo que te rodea. Intenta detectar agentes de paisano o videocámaras (en los balcones, en las ventanas…). Vigila los seguimientos en transportes públicos o aparca el coche a una distancia prudencial. Si descubres seguimientos en el transporte público, baja súbitamente en la siguiente parada o haz cambio de sentido”.

Por si te detienen…

A los activistas se les desaconseja llevar drogas encima porque “no son buenas compañeras de lucha” y alertan sobre los provocadores e infiltrados. “No te dejes llevar por consignas combativas ni hagas acciones de las cuales no conozcas el origen ni la gente que las lleva a cabo. Es necesario seguir las indicaciones de la gente que organiza la manifestación y no ir nunca por libre”. Asimismo, aconseja no correr cuando aparezca la policía y mantener la tranquilidad. “En caso de identificación, has de mantener la calma y la normalidad. Una actitud burlesca o la simple negación puede comportar que te acusen de resistencia a la autoridad”. Por último, resalta que no existe la “retención”, sino solo “la identificación o la detención”, y si existe alguna irregularidad durante la identificación o se aplica la figura de la retención, “trata de identificar a los agentes actuantes para interponer la consiguiente denuncia”.

Otro de los cuadernos formativos detalla cómo se hace una detención y un interrogatorio y da consejos sobre cómo afrontarlos. Especifica cómo ejercer los derechos, cómo pedir un 'habeas corpus' y da unos consejos finales como que “todo tipo de interrogatorio sobre las actividades, ideología, militancia política, etcétera es ilegal” y se puede denunciar. Además, “tienes derecho a no declarar e incluso a mentir. En comisaría siempre es recomendable no declarar”. También prohíbe tocar “cualquier objeto que te ofrezca la policía” y recomienda no conversar con los agentes. “No estás obligado a dar muestras de ADN”, dice el manual, que luego advierte de que “ningún agente de policía puede entrar en tu domicilio sin una orden judicial, ni tan solo estando detenido: si no hay orden judicial, no pueden entrar en tu casa”.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios