el turismo extranjero puede castigar a españa

Los turistas no quieren ir a Cataluña: cae un 50% el Imserso y 2018 está "paralizado"

La incertidumbre política está empezando a causar estragos en el turismo catalán. Se prevé una temporada de invierno muy mala que hará tambalear hoteles y miles de empleos

Foto: Imagen de la playa de Levante de Salou (Tarragona) en pleno mes de agosto. (EFE)
Imagen de la playa de Levante de Salou (Tarragona) en pleno mes de agosto. (EFE)

Con el paso de los días comienzan a aflorar las consecuencias de la crisis política sobre el turismo en Cataluña. Y no son nada tranquilizadoras. Las reservas de turismo nacional han caído a plomo para los próximos meses, en especial dos perfiles: el de viajeros jóvenes (grupos de estudiantes y viajes de escuela) y el de la tercera edad. "En el turismo de Imserso se nota una barbaridad, las reservas han caído como mínimo un 50%. Si ahora buscas fechas disponibles en el ordenador, te aparece lleno en toda España menos en Cataluña, que hay plazas en todas partes", confirma César Gutiérrez, presidente de la Federación Empresarial de Asociaciones Territoriales de Agencias de Viajes Españolas (Fetave).

Cataluña es uno de los destinos favoritos de los jubilados españoles. Para la temporada 2017-2018, el Programa de Turismo del Imserso ha abierto 1,35 millones de plazas por todo el país, y la Costa Brava, Lloret de Mar, Salou y por supuesto Barcelona suelen llevarse una buena porción del pastel. Una bombona de oxígeno para el sector, ya que los viajes del Imserso, concentrados en la temporada baja (invierno y primavera), son la base de la subsistencia de pequeños y medianos hoteles, de camareros, guías turísticos y el enorme abanico de puestos de trabajo que genera el turismo. "Hay muchos hoteles en Cataluña que pueden tener abierto todo el año gracias al turismo del Imserso. No son su cliente más rentable, pero son clave para su negocio. Esos hoteles sufrirán esta temporada porque la han comenzado muy mal y al turista no lo convences de que vuelva a Cataluña de un día para el otro. La previsión para 2018 es muy negativa", adelanta Gutiérrez.

Hay muchos hoteles en Cataluña que pueden tener abierto todo el año gracias al turismo de Imserso. Son clave para su negocio

Agencias de viajes en Extremadura, Murcia, Andalucía o Baleares están viendo cómo sus clientes no quieren viajar a Cataluña. "Empieza a ser la norma que nos cambien los viajes de grupo de Cataluña a otros destinos”, apunta Antoni Abrines, presidente de la Agrupación de Agencias de Viajes de Baleares (Aviba). "Grupos de la tercera edad o estudiantes que tienen que salir el mes que viene, o en enero o febrero, y ante la incertidumbre prefieren destinos menos conflictivos. Por ejemplo, ahora un grupo que quería ir a esquiar a La Molina [Pirineo catalán] me ha pedido que les busque sitio en Sierra Nevada. Hablamos de ese tipo de peticiones".

Los viajes de esquí de estudiantes están evitando estaciones catalanas como Baqueira. (EFE)
Los viajes de esquí de estudiantes están evitando estaciones catalanas como Baqueira. (EFE)

La clásica 'semana blanca' de estudiantes que quieren esquiar, rutas culturales por Barcelona o por Girona y Figueres de la gente mayor, el combo Salou-Port Aventura para jóvenes con ganas de fiesta, resorts de playa con buena relación calidad-precio para familias como Lloret de Mar o Santa Susana. Todo eso se está viendo ya comprometido. "En Baleares, el tema de la independencia de Cataluña suele generar menos rechazo social, y aun así se está notando el bajón para todos los destinos catalanes. Así que me imagino que en otras regiones de España con menor tolerancia el efecto debe de ser muy superior", subraya Abrines.

El turismo se comporta igual que el dinero. Es un sector miedoso que odia la inseguridad

El presidente de Fetave explica el fenómeno: "Una familia o una escuela que prepara el viaje de esquí de los niños quiere que salga todo perfecto, y en lugar de irte a Espot Esquí te vas a Formigal. Y no es por boicot, es porque el turismo se comporta igual que el dinero. Es un sector miedoso que odia la inseguridad. Una persona en sus vacaciones quiere disfrutar y que todos los servicios funcionen. Nadie quiere ir a un destino que puede dar problemas, ni el turista nacional ni menos aún el internacional. No es rechazo sino prudencia. La gente se pregunta, ¿por qué voy a gastar mis ahorros en ir a un lugar donde puede haber huelgas, manifestaciones con calles cortadas, cancelación de excursiones de un día para el otro, y arriesgarme a que todo salga mal? La incertidumbre es lo peor para el turismo. Por eso, si esta crisis se enquista en el tiempo, el daño al turismo catalán puede ser fatal".

Presencia policial en la entrada norte de las Ramblas de Barcelona. (Reuters)
Presencia policial en la entrada norte de las Ramblas de Barcelona. (Reuters)

España también sufrirá

El turista nacional 'castiga' a Cataluña cambiando de destino, pero el internacional castiga a toda España al no poner el pie en Cataluña. Ahí radica el riesgo de la crisis catalana para el conjunto del país, cuya dependencia económica del turismo extranjero es enorme. El 13% del total de empleos en España se asocia al turismo (nacional y extranjero) y el sector representa ya un 11,1% del PIB (119.011 millones), según datos de 2015.

"Lo que llamamos turismo de media y larga distancia es el que nos preocupa. Esa familia de Hong Kong que pensaba en venir a España y lo descartará por lo que está viendo en televisión", explica Gutiérrez. "Barcelona es la puerta de entrada de ese turismo, y si la cierras lo haces para toda España. Los extranjeros suelen hacer la ruta Barcelona-Madrid-Toledo-Andalucía u otras variables, pero siempre pasando por Barcelona. Si no pueden visitarla, seguramente cancelarán el resto de etapas en España y elegirán otro destino".

Una de las atracciones del parque temático de Port Aventura. (EFE)
Una de las atracciones del parque temático de Port Aventura. (EFE)

El presidente de Fetave advierte de que "todavía no hay datos sobre la evolución del turismo extranjero", pero avisa al Govern: "El 1 de octubre lograron mucho bombo, consiguieron que muchos países se enterasen de lo que ocurrió. Pero esa estrategia de cuanto peor, mejor, puede generar temor en turistas de todo el mundo. A Barcelona le ha costado muchos años consolidarse como una marca moderna y amigable en Europa, y hoy es de las tres ciudades con mayor notoriedad. Recuperar ese estatus, si la situación no se resuelve pronto, costará mucho trabajo”.

Como muestra, un ejemplo: varios grupos de turistas españoles y extranjeros desviaron su ruta en autocar y visitaron Aragón en lugar de Cataluña la semana pasada. "Por ahora no recibimos muchas cancelaciones ni percibimos que haya alarma. Pero sí es cierto que las reservas para 2018 están paralizadas", afirma Nuria Martínez, presidenta de la Asociación de Agencias de Viajes Catalanas (Asacat). “Entendemos que la gente está retrasando sus reservas hasta que se aclare la situación. Nosotros estamos tranquilos por ahora, pero sentimos mucha incertidumbre. Esta indefinición entre sí o no a la independencia puede ser muy perjudicial. A eso se añade que en el extranjero creen que Cataluña vive un clima mucho más violento de lo que es en realidad. Algunos creen que estamos en guerra. Esa imagen que se proyecta al exterior, con una Barcelona tomada por la policía, no nos favorece", prosigue Martínez.

Tenemos muchos turistas canarios que comienzan por el Pirineo y bajan hasta Port Aventura. Algunos este año irán a otro destino

"En mi agencia, por ejemplo, trabajamos mucho con turistas canarios que comienzan su ruta por el Pirineo y van bajando hasta llegar a Port Aventura. Algunos de ellos seguro que este año irán a otro destino. Todavía tenemos tiempo para cubrir las plazas de primavera, pero si no lo logramos, tendremos que pensar en adoptar medidas, ya sean ofertas de última hora u otros planes", afirma la presidenta de Asacat.

Una terraza llena de turistas extranjeros. (EFE)
Una terraza llena de turistas extranjeros. (EFE)

Pérdida a largo plazo

Cataluña no solo se enfrenta a un desplome temporal del turismo, sino a la pérdida de visitantes a largo plazo. El turista, principalmente nacional, que estaba acostumbrado a viajar a Cataluña a esquiar, pasar unos días de playa o hacer turismo cultural, puede verse forzado a descubrir nuevos destinos dentro de España y fidelizarse a ellos igual que hizo antes con Cataluña. "Si a alguien le gusta un destino que no conocía, e incluso lo encuentra más barato o está más cerca de casa, quizá lo prefiere aunque la situación en Cataluña se normalice. Ese es un riesgo real y quizás el mayor peligro para el sector allí", afirma Abrines.

Gutiérrez, de Fetave, le secunda: "En Cataluña hay varios destinos algo más caros que se sostenían por su atractivo, como Baqueira. Ahora tendrán que bajar precios y les será muy complicado volver a subirlos una vez recuperen el número de reservas. Porque el cliente habrá descubierto otro proveedor en otro destino que está muy bien y es más económico. La crisis en Cataluña está fomentando una competencia en el resto de España que antes no existía".

Por último, aunque no por ello menos relevante, Gutiérrez apunta al turismo de negocios. Un monstruo que mueve miles de personas de una sola tacada y que ha encontrado en Barcelona un escenario ideal. "Ese turismo es incluso más miedoso que el normal. Cuando tú organizas un congreso con 5.000 asistentes, debes tener muy bien atados los hoteles, el transporte, que todo salga perfecto. A la mínima probabilidad de incertidumbre de que ese destino caiga o que falle algo, por ejemplo, una huelga de metro, lo cancelas. Barcelona ha trabajado mucho por atraer ese turismo con un resultado excelente. Y eso ahora mismo está en el aire".

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
37 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios